Chorima

Anunciando la primavera, se hallan en estas fechas las retamas (Cytisus sp.), los tojos (Ulex sp.) y las Carqueixas (Pterospartum sp.) adornando con un florido velo amarillento algunos de los montes del noroeste ibérico.


El título de esta entrada se refiere a la flor del tojo (Ulex sp.), matorral del que 4 especies diferentes vegetan en esta tierra:

Ulex europaeus L.

1. Ulex europaeus L. cuyos ejemplares corresponden a las tres primeras fotos de la entrada.
Es el llamado Toxo arnal, el más grande del género. En los acantilados marinos de gran parte de Galicia y del norte de Portugal, encontramos la subespecie endémica latebracteatus.

Ulex minor Roth

2. Ulex minor Roth, El Toxo gateño está presente en la mitad sur de Pontevedra y Ourense. Es característico de zonas con cierta humedad edáfica.


Ulex gallii Planch.

3. Ulex gallii Planch. Esta Aulaga se distribuye en distintas subespecies. En Galicia concretamente aparecen dos: la más abundante es la subsp. breoganii. La subsp. gallii aparece sólo en el norte de A Coruña-Lugo.

Ulex micranthus Lange

Ulex micranthus Lange


4. Y por último, Ulex micranthus Lange que tambien recibe el nombre de Ulex lusitanicus. Es el más pequeño de los tojos. Es un endemismo del norte de Portugal y Galicia que tiene su límite de distribución meridional en la ciudad de Pontevedra. Estas fotos que tomé, corresponden a ejemplares situados en las Gándaras de Budiño.


Antaño, el Tojo era valorado por su importancia en la economía labriega para tapizar el suelo de las cortes donde se guardaba el ganado y despues emplear el conjunto como valioso abono para las fincas. Ahora, es considerado poco menos que una planta a erradicar, un signo claro del abandono del mundo rural y del avance del bosque.


Sin embargo, mis sentimientos se divididen cuando observo un tojal.


Por un lado, observo una bella formación arbustiva, que corresponde a la comunidad climax en ciertos ecosistemas y cuyos componentes forman parte de hábitats de interés comunitario (concretamente el 4030 y el 4040).


Pero, por otro lado percibo el resultado de decenas de incendios provocados por el hombre y derivados de un aprovechamiento ganadero intensivo que originó una pérdida de suelo dificil de cuantificar.


A causa de ello, la formaciones arbóreas que antiguamente cubrían gran parte del territorio gallego quedaron relegadas a los fondos de valle con la esperanza de que el paulatino abandono del campo y la disminución de la ganadería les permita resurgir de sus cenizas.



Al margen de lo dicho, es innegable la importancia que tienen los toxos en la cultura gallega.
Para rematar la entrada, os dejo con una canción dedicada al Alecrín, otro nombre además de Chorima con el cual se le denomina a la preciosa flor del tojo.

Alecrín, alecrín dourado
que naceu no monte
sen ser sementado (bis)
Ai, meu amor
quen che dixo a ti
que a flor do campo
era o alecrín? (bis)
Alecrín do meu corazón
por causa de ti
fixen esta canción (bis)
Ai, meu amor
quen che dixo a ti
que a flor do campo
era o alecrín? (bis)
Anuncios

3 pensamientos en “Chorima

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s