La misteriosa pluma de Búho real

 Letrinas de Tejón Meles meles
 
El día 10 de abril estuve con el compañero Xosé Pardavila buscando letrinas de tejón en una zona ganadera del centro de Galicia y situada en la Provincia de A Coruña. Cuando rematábamos el último recorrido de la tercera cuadrícula a prospectar, realizamos en una pista forestal un hallazgo un tanto inesperado.

La primera impresión (y creo que la acertada) es que se trata de una pluma de Búho real Bubo bubo.  En el momento, no nos paramos a buscar más indicios en el entorno cercano, simplemente la recogimos (ya habíamos georeferenciado la zona antes) y nos fuimos.
Un vez en casa, eché mano de la pequeña colección de plumas de aves rapaces para hacer unas comparaciones.
 
A la izquierda la pluma encontrada y a la derecha una pluma de la colección
Debido al evidente estado de deterioro, creo que es complicado saber si la pluma hallada pertenece a un ejemplar juvenil o adulto.
Las aves rapaces nocturnas tienen de peculiar que el borde de ataque de las primeras rémiges es serrado en lugar de liso, lo que distorsiona el flujo del aire sobre el ala en vuelo y elimina el ruido del vórtice que se crea cuando fluye el aire sobre una superficie lisa.
Una comparación de las plumas del Gran Duque Bubo bubo y de Cárabo Strix Aluco

Este hallazgo presenta varias curiosidades:
Primeramente, según pude leer, en la zona no se tiene constancia de ningún territorio de la especie. Aunque, los jóvenes y algunos adultos pueden realizar dispersiones de moderada amplitud (hasta 200 km.).
A pesar de ello, no sería descabellado la existencia de esta especie en el lugar, pues ya ha sido comprobada su presencia en zonas forestales la cual, además posiblemente pasaría desapercibida.
Los datos más recientes apuntan que en toda Galicia, existen 11 localidades de cría confirmada y dos territorios sin cría confirmada, situados todos ellos dentro de 11 comarcas alejadas de la zona del hallazgo.
Por otro lado, me llama la atención que la pluma va unida al álula, lo cual sugiere que quizás pertenezca a un ejemplar muerto. 
  
Detalle de la unión de la primaria y el álula
 

Para disfrutar gracias a una cámara en directo de un nido de Búho real de Holanda, pinchad AQUÍ.

Bibliografía:

Rapaces Nocturnas de Europa, Helmo Mikkola, Editorial perfils.


Entrada EXTRA:
Despues de colgar esta entrada, Alberto Gil (coordinador del Plan de recuperación del Águila real en Galicia) me pasó algunos enlaces sobre identificación de plumas de Búho real y otras rapaces, los cuales creo interesantes difundir.
Esto me enseñó que no es tan fácil diferenciar ciertas plumas de Búho real de algunas de Búho chico si no tienes una regla a mano y no sabes cuanto miden las de ambas especies, debido al diseño muy similar que tienen.

Estos enlaces os pueden servir ayuda:


http://anapri-asociacionnaturalistaprimilla.blogspot.com/2009/06/plumas-de-buho-chico.html

Espero que os haya gustado la entrada y hayais aprendido tanto como yo.
Gracias por vuestros comentarios, sobre todo a Alberto Gil.
Anuncios

Congreso GIA Allariz

El fin de semana pasado tuvo lugar el XI Congreso de Aguiluchos organizado por el GIA y la SGO en Allariz (Ourense). Asistimos Pablo, Alberto y el menda que escribe, casi como únicos representantes gallegos (menuda verguenza que los compañeros extremeños casi nos duplicaran en número de asistentes en nuestra propia tierra, (¿compatriotas..dónde os metisteis?).
Aprendimos mucho sobre aguiluchos, comimos muy bien, además, hubo una sesión nocturna de charlas informal por los garitos de Allariz y como consecuencia, alguna cara pesada las primeras horas en la salida del domingo. 😉

Detallo a continuación algunas de las ideas que a raíz de los expuesto en las jornadas, saqué sobre el Aguilucho cenizo:

Macho de Aguilucho cenizo Circus pygargus Foto: Ricardo Rodríguez
Especie generalista en cuanto a su dieta y menos selectiva en cuanto al hábitat, respecto al Aguilucho pálido Circus cyaneus y al Aguilucho papialbo Circus macrouros. Es una especie semi-colonial cuya densidad es altamente variable, principalmente debido a la variación anual de los recursos tróficos.

En Galicia, los Aguiluchos cenizos cazan fundamentalmente en pastizales y en monte bajo. Sus presas más frecuentes son topillos, topos, ortópteros, grillos, etc.

Nuestros Aguilichos cenizos son fieles a sus zonas de invernada que están situadas en el África subsahariana, principalmente en Mauritania, Malí y en menor medida en Burkina Faso, Ghana, Senegal, Gambia y Guinea Bissau. Sus áreas de campeo allí son grandes y hacen desplazamientos frecuentes que varían entre los 30 y 70 km.

En Galicia, al Aguilucho cenizo le llamamos Tartaraña cincenta. A continuación expongo algunos datos presentados por Xavier Pumariño en el congreso sobre la especie en la comunidad.

Evolución de la población reproductora de Aguilucho cenizo en Galicia

Evolución de la población reproductora de Aguilucho cenizo en la comarca de A Limia (Datos: Villariño et. al. 75-85 y 94-2001 y Pumariño, X. 2008-09).

En los datos aportados en las tablas superiores, se puede percibir una ligera disminución de la especie en la comunidad gallega. Especialmente en la comarca de A Limia con una regresión de entre el 39’4% y el 58’4%. La reducción de los efectivos, podría ir acompañada con una reducción del área de distribución, lo que parece podría haber sucedido en la provincia de A Coruña (Xabier Pumariño com.pers.). 

Se conocen causas concretas que propiciaron la desaparición de parejas de aguilucho. Entre ellas, figuran la implantación indiscriminada de aerogeneradores, la caza y la pérdida de hábitat derivada de las plantaciones forestales de pinos y eucaliptos en matorrales propicios para la nidificación de la especie, por la transformación en pastizales de los matorrales que usan para nidificar (muchos de ellos hábitats de interés prioritario), el uso de pastizales para el regadio (maíz y patatas) y por la urbanización del entorno rural (construcción de granjas). 
Además, las amenazas que acechan a esta y otras especies en sus áreas de invernada no son nada despreciables. Aunque de ello, hablaremos en otra entrada. 

Hábitat del Aguilucho cenizo Circus pygargus en Galicia
Los últimos estudios realizados permiten sacar numerosas conclusiones. Pero, la principal quizás sea que los Aguiluchos cenizos en Galicia viven en ambientes diferentes a los del resto de la península. 
Que la casi totalidad de sus nidos fueran encontrados en matorrales de tojo y el alto porcentaje de melanismo detectado en la población galaica, podrían hacernos considerar que se trata de una población significativa, lo que le da un mayor interés de cara a su conservación.

A pesar de no disponer de amplias llanuras cerealistas, el territorio gallego alberga una población de aguilucho cenizo relativamente importante cuyas principales amenazas parecen además estar  claramente identificadas. Lo que no siempre ocurre con especies que se hallan en regresión.

Desgraciadamente, esto parece no ser suficiente para que el gobierno gallego apueste por preservación de nuestros aguiluchos y actualmente, mantiene paralizado el Plan integral de conservación del género Circus en Galicia y las subvenciones van destinadas a financiar actividades cinegéticas cuyas repercusiones ni siquiera son estudiadas…

Podeis leer las conclusiones de estas jornadas en este enlace.

De Buitres y Hombres

El lobo, las culebras, las arañas, los buitres, el raposo…
Un largo listado de especies que entran a diario en conflicto con el hombre y cuyos cadáveres aparecen muchas veces inertes en el campo a raíz de esa rivalidad ancestral. De poco sirve el beneficio que nos puedan causar, este queda nublado por los cientos de leyendas que empañan la importancia de estas especies en los ecosistemas. Su función ecológica es obviada por ridículas fobias que no dejan ver más allá de un ser que se presume odioso.

Es imprescindible mudar esas percepciones y hacer ver que esos seres odiados nos pueden aportar algo y que la coexistencia no sólo es posible, sino además gratificante. El divulgarlo no sólo es tarea de los “ecologistas” y de la administración, los periodistas tambien juegan un papel muy importante, aunque, pocas veces este es realmente asumido. Estamos habituados a leer en la prensa noticias sobre lobos feroces que degollan al ganado, serpientes venenosas de 3 metros que entran en casas, buitres que matan corderos, zorros robagallinas y un largo listado de animales que son tratados como alimañas a erradicar.

Colonia de Buitres en Monfragüe

Hace unos días, algunos medios difundieron una noticia acerca de los beneficios económicos que supone la presencia de buitres en los ecosistemas y cuyo titular decía lo siguiente:

Los buitres permiten en España un ahorro enegético igual al gasto de 9.000 hogares. Además, el cuerpo de la noticia señalaba que estas aves necrófagas evitan que 193.000 toneladas de CO2 acaben liberadas a la atmósfera (casi nada!!).
 

En España, se generan cada año 380.000 toneladas de carroña, de las que unas 150.000 corresponden a rumiantes (cabras y ovejas). Su incineración implica un alto coste energético, económico y ambiental derivado de la emisión de gases contaminantes y la imposibilidad del reciclaje natural de estos nutrientes por parte de la fauna salvaje y son necesarios 46 millones de litros de fuel oil anuales.

Si consideramos que un buitre adulto consume una media de 3 kg de carne semanales y que los ganaderos debe abonar una cuantía por la recogida y tratamiento de cada res que fallece, lo lógico sería que este gremio fuese el mayor defensor de las aves carroñeras de nuestro país. Desgraciadamente, esto no es así..

Seguimos encontrando buitres envenenados en nuestros campos y quejas en los medios de comunicación sobre los ataques a recien nacidos que puedan ejercer algunos buitres hambrientos, muchas de ellas, de dudosa credibilidad.

¿Conociendo estos claros beneficios, porque se nos hace tán difcíl la coexistencia?

 

En otros países, los buitres son animales venerados a los que se le ofrece el cuerpo de los seres queridos una vez fallecidos. De llevarse a cabo esta práctica en Europa, rápido acabaríamos con el vergonzoso negocio eclesiástico además de contribuir a la conservación de nuestras rapaces. 


En la elevada región del Tíbet, donde sus habitantes viven más cerca del cielo que del suelo, también mueren más cerca de las nubes que de la tierra. Por eso, a los tibetanos les aguarda un singular ritual funerario cuando fallecen: el entierro en el cielo.

Los tibetanos creen que el cuerpo es sólo un recipiente vacío para el alma; una vez llegada la muerte, esta emprende su viaje hacia otra reencarnación que será mejor o peor dependiendo del karma que haya tenido durante su vida, el cuerpo es destruido de la siguiente manera.

Con las primeras luces del día y espantando a los buitres que ya esperan su desayuno, la familia deposita al ser querido una vez descuartizado.

Los buitres, considerados daikinis o ángeles que bailan entre las nubes son los encargados de transportar el alma a los cielos.

Por último, los huesos son descompuestos en astillas que luego serán mezcladas con una harina de cebada llamada tsampa.

A algunos no les parecerá un fin digno y preferirán estar hacinados en un cementerio rodeados de desconocidos. Particularmente, yo no sé si existe un más allá, pero que las partículas que componen mi cuerpo retornen a un medio lo más natural posible me parece el mínimo agradecimiento que uno le puede devolver a la madre naturaleza por haber podido disfrutar de su esplendor.

Por último, quiero dedicarle unos minutos a José Antonio Labordeta. Su pérdida nos entristece en estos momentos. 

Hasta siempre!

Falco Peregrinus

Muy liado ando ultimamente que tengo esto muy abandonado…
A los pocos que me siguen, les dedico el mediocre video que hice a continuación de una de las cebas de la pareja de halcones peregrinos que sigo desde hace un par de años.
Se estiman unas 20 parejas en la provincia de Pontevedra, creo que la falta de paredes rocosas puede ser uno de los factores limitantes para la especie en esta provincia. A ello, debemos sumarle varias amenazas:
Principalmente el expolio de nidos y el furtivismo que sufre la especie. La cetreria y la columbofilia son las principales razones.
Arriba la femio cebando a los 3 pollos (desgraciadamente,sólo logró sacar a dos)
Abajo podemos apreciar como el color pizarra del macho lo camufla entre las rocas

En concreto la pareja que os muestro, la expoliaron el nido hace dos primaveras.
Las molestias realizadas por escaladores es una de las causas que tambien amenazan a esta pareja.
En fin, tan bellas y admiradas por unos y odiadas por otros, dificil esto de ser un ave rapaz! (y lobo, y oso, y todo lo que no sea un ser humano…).
Que disfruteis los vídeos.
Este vídeo fue realizado a distancia usando un telescopio acoplado a una cámara. Agradecimientos a Pablo Sierra