La alimentación suplementaria en especies amenazadas

En el canal de Youtube de Aventuras Barbudas nos hemos encontrado con esta charla de Jose Antonio Donázar, científico, investigador en la Estación Biológica de Doñana y gran experto en la ecología del buitre leonado. Me encanta la gente apasionada y Jose es sin duda uno de los mejores ejemplos.

Esta charla es la quinta y última ponencia de la Jornada sobre gestión de muladares y puntos de apoyo a la alimentación de aves necrófagas organizada por la Unidad de Conservación del Medio Natural del Ayuntamiento de Zaragoza.

En ella nos sobre cómo afecta la alimentación suplementaria a la fauna salvaje, desde los pajaritos del patio de atrás de nuestra casa hasta los alimoches o los quebrantahuesos, especies preocupantemente amenazadas. Que la disfruteis!

Anuncios

De Buitres y Hombres

El lobo, las culebras, las arañas, los buitres, el raposo…
Un largo listado de especies que entran a diario en conflicto con el hombre y cuyos cadáveres aparecen muchas veces inertes en el campo a raíz de esa rivalidad ancestral. De poco sirve el beneficio que nos puedan causar, este queda nublado por los cientos de leyendas que empañan la importancia de estas especies en los ecosistemas. Su función ecológica es obviada por ridículas fobias que no dejan ver más allá de un ser que se presume odioso.

Es imprescindible mudar esas percepciones y hacer ver que esos seres odiados nos pueden aportar algo y que la coexistencia no sólo es posible, sino además gratificante. El divulgarlo no sólo es tarea de los “ecologistas” y de la administración, los periodistas tambien juegan un papel muy importante, aunque, pocas veces este es realmente asumido. Estamos habituados a leer en la prensa noticias sobre lobos feroces que degollan al ganado, serpientes venenosas de 3 metros que entran en casas, buitres que matan corderos, zorros robagallinas y un largo listado de animales que son tratados como alimañas a erradicar.

Colonia de Buitres en Monfragüe

Hace unos días, algunos medios difundieron una noticia acerca de los beneficios económicos que supone la presencia de buitres en los ecosistemas y cuyo titular decía lo siguiente:

Los buitres permiten en España un ahorro enegético igual al gasto de 9.000 hogares. Además, el cuerpo de la noticia señalaba que estas aves necrófagas evitan que 193.000 toneladas de CO2 acaben liberadas a la atmósfera (casi nada!!).
 

En España, se generan cada año 380.000 toneladas de carroña, de las que unas 150.000 corresponden a rumiantes (cabras y ovejas). Su incineración implica un alto coste energético, económico y ambiental derivado de la emisión de gases contaminantes y la imposibilidad del reciclaje natural de estos nutrientes por parte de la fauna salvaje y son necesarios 46 millones de litros de fuel oil anuales.

Si consideramos que un buitre adulto consume una media de 3 kg de carne semanales y que los ganaderos debe abonar una cuantía por la recogida y tratamiento de cada res que fallece, lo lógico sería que este gremio fuese el mayor defensor de las aves carroñeras de nuestro país. Desgraciadamente, esto no es así..

Seguimos encontrando buitres envenenados en nuestros campos y quejas en los medios de comunicación sobre los ataques a recien nacidos que puedan ejercer algunos buitres hambrientos, muchas de ellas, de dudosa credibilidad.

¿Conociendo estos claros beneficios, porque se nos hace tán difcíl la coexistencia?

 

En otros países, los buitres son animales venerados a los que se le ofrece el cuerpo de los seres queridos una vez fallecidos. De llevarse a cabo esta práctica en Europa, rápido acabaríamos con el vergonzoso negocio eclesiástico además de contribuir a la conservación de nuestras rapaces. 


En la elevada región del Tíbet, donde sus habitantes viven más cerca del cielo que del suelo, también mueren más cerca de las nubes que de la tierra. Por eso, a los tibetanos les aguarda un singular ritual funerario cuando fallecen: el entierro en el cielo.

Los tibetanos creen que el cuerpo es sólo un recipiente vacío para el alma; una vez llegada la muerte, esta emprende su viaje hacia otra reencarnación que será mejor o peor dependiendo del karma que haya tenido durante su vida, el cuerpo es destruido de la siguiente manera.

Con las primeras luces del día y espantando a los buitres que ya esperan su desayuno, la familia deposita al ser querido una vez descuartizado.

Los buitres, considerados daikinis o ángeles que bailan entre las nubes son los encargados de transportar el alma a los cielos.

Por último, los huesos son descompuestos en astillas que luego serán mezcladas con una harina de cebada llamada tsampa.

A algunos no les parecerá un fin digno y preferirán estar hacinados en un cementerio rodeados de desconocidos. Particularmente, yo no sé si existe un más allá, pero que las partículas que componen mi cuerpo retornen a un medio lo más natural posible me parece el mínimo agradecimiento que uno le puede devolver a la madre naturaleza por haber podido disfrutar de su esplendor.

Por último, quiero dedicarle unos minutos a José Antonio Labordeta. Su pérdida nos entristece en estos momentos. 

Hasta siempre!

Buitres en Pontevedra


Las mejores observaciones son las que uno no se espera, ya sea por ser la presencia de un animal en un lugar o en un momento inesperado; aquellas que son fruto del hazar o cuando tienes la suerte de observar en primera persona un comportamiento inusual o dificil de ver en directo en un animal.
En toda la provincia de Pontevedra son bien raras y puntuales las observaciones de aves carroñeras y no superan la decena de ejemplares. Os imaginareis mi cara de sorpresa al salir de casa, aun medio dormido, y encontrarme con un bando de más de 30 buitres leonados (Gyps fulvus). Posiblemente, sea el registro más numeroso de ejemplares en todo la provincia.
El área de reproducción más cercana del Buitre leonado se sitúa a casi doscientos kilómetros al norte de la zona donde fueron observados. Su presencia probablemente se deba a movimientos dispersivos en busca de alimento aprovechando las térmicas originadas por el calor derivado del buen tiempo que estamos teniendo estos días. Así, un Buitre puede realizar largos desplazamientos sin apenas batir las alas y gastar energía.
Después de mantener una charla telefónica con el amigo Victor Cabaleiro que tambien los estaba observando aunque desde otro punto, llegamos a la conclusión de que unos 39-42 ejemplares formaban el grupo. 
Hace poco más de un mes, durante el censo de aves rapaces en la Sierra del Cando, tuvimos igualmente la suerte de observar un bando de 3 buitres.
Galicia es una comunidad rica en aves forestales pero pobre en aves planeadoras. Esto se debe  a varios factores, entre los cuales podríamos nombrar la escasez de áreas propicias para la reprodución (paredones o cortados) y quizás un clima lluvioso que implica tener que batir las alas para desplazarse durante muchos días al año incrementando asi cuantiosamente el gasto energético.