El paisanu, el fueu y el llobu (II)

Escrito por Pepín Fernández en www.asturies.com

El fueu n’Asturies nun naz solu. Cuando’l monte quema ye porque daquién prendió-y fueu. Y la xente que prende fueu, préndelo pa quemar el monte. Fáenlo de nueche, en munchos sitios al mesmu tiempu. Y fáenlo sabiendo cómo quemar más superficie. Nun se trata de xente que tea lloco, que nun sabe lo que fai. Pue ser el casu en dlnguna de les quemes, pero son les menos.

Les persones que prenden fueu son xente de los pueblos que quemen col sofitu de munchos de los sos vecinos. La quema ye un aspeutu más de la rellación col monte que ta nes páxines de los periódicos casi tos los díis. Nun voi dicir lo que me paez lo que pasó, voi discutir les razones que sentimos pa defender el fueu.

Cuando se fala d’esti tema siempre dicen que tu nun sabes, qu’eso siempre se fixo, asina que vamos ver qué ye lo que se fixo ‘siempre’.

Una cosa que se fixo siempre foi segar felechu. Mientres les cuadres nun tuvieren cames de cementu pal ganáu, usábase’l felechu pa estrar, esto ye, pa facer la cama de los animales. El felechu tamién s’usaba pa les cameres de los vaqueros, que dormíen nes caseríes pa llindiar el ganáu. Por eso, el felechu, que ye una planta que nun come nengún animal, yera mui apeciáu y nun se podía segar namás que nel tiempu marcáu pa ello, pa nun lu corar y que l’añu venideru se pudiere volver segar. Por eso’l felechu nun crecía: porque se segaba tolos años.

Les caseríes del monte teníen toes amu y l’amu rozábales y llimpiabales tolos años; mientres vivía na casería pa gastar l’herba que segara y curaba pol veranu na casería. Cuando se segaba pel veranu, fuera nel monte o nun prau nel pueblu, desorellábase; eso quier dicir que se segaba con cuidáu al pie de les sebes pa que nun quedasen matos nin artos que fueren comiendo’l prau.

Nos montes de castañu, granxábense les castañares, porque teníen amu los árboles aunque nun los tuviere’l terrén. Y si yeren del común, puyábase’l frutu tolos años. Ello yera que nun quedaba un palmu terrén ensin andar y ensin pisar. Eso frenaba tamién los matos.

Les escobes, ucies, árgomes según el sitiu, usabánse tamién pa quemar nes cabanes y, por tanto, tamién se cortaben.

Quiero dicir con too esto, que’l trabayu de los vaqueros facía que les mayaes y los praos siguieren de pascu y nun los comieren los matos, que ye’l camín natural del campu n’Asturies si nun apaez la mano del home.

Otra cosa que yera muy importante ye que’l ganau allindiábase. Les cabres sobre manera solíen tar siempre con un pastor o pastora, normalmente un guaḥe.

Coles vaques podía haber oveyes o pollinos, y amás tamién s’allindiaben munches vegaes. Esto ye importante porque un animal que ta al so aire y ensin que lu allindien, come lo que-y paez y lo que más-y gusta. Siempre sentí dicir que ‘ta decimando’, apañando namás que lo que-y gusta y estropiando lo demás. Si amás tengo sólo vaques, ensin pollinos nin oveyes nin cabres, van crecer plantes que les vaques nun comen y los otros animales sí, y a la vuelta d’unos años, la mayada va dir zarrando y teniendo cada añu menos pascu. Por tantu, lo que se facía enaantes nun yera prender fueu; lo que se facía yera un usu milenariu del monte que se caltenía solu, ensin falta del fueu, pero que yera posible porque había muncha mano de obra disponible.

¿Prendíase’l monte va 50 años? Sí, ye verdá prendíase, pero hai que tener en cuenta delles coses. En munchos sitios hai carves y cuestes que yá nun tienen casique aprovechamientu porque lleven munchos años quemándoles y foren viesques de bona tierra y agora son carbes ensin árboles. Eso fíxose, pero nun debemos siguir faciéndolo. Yá nun tamos nel neolíticu. Sabemos qu’hai un cambiu climáticu. Sabemos qu’hai mui puco terrén que nun tea machacáu pol ser humanu y tenemos que mantener les zones que tovía nun destruyimos; y col fueu nun se mantién, destrúyese. El cambiu climáticu tamién fai que’l fueu sía munchu peor pa la tierra, porque al tar más seco, quema mientres varios díis y acaba con tolo qu’hai. Vivimos nel sieglu XXI y nun podemos mantener usos de va mil años como si nun hubiese cambiara nada.

Otra cosa de la que se fala poco son les subvenciones. Parte d’ese quemes fáense pa mantener pastos que, en realidá, nun se usen, pero cuenten a la hora de cobrar les subvenciones

Por tanto y resumiendo, vivimos tiempos nuevos y tenemos qu’entendelos. Si la xente yá nun siega felechu pa estrar, nun veo por qué tien que quemar y dicir que eso ya lo facíen los sos antepasaos. Nun podemos quemar sólo pa tener subvenciones. Tenemos que ver cómo facemos pa caltener el pascu ensin quemar. Y pa eso, una cosa fundamental ye trabayar dende un bancu de tierres que permita qu’una persona que quiera entamar con una ganadería, tenga acesu a la tierra con facilidá y nun necesite quemar el monte pa poder sobrevivir.

El fueu ye’l nuestru enemigu. Mata, destrúi, contamina… Tien qu’acabase. Y hai que dicilo bien nidio. Y hai que dici-ylo a les persones que viven del ganáu. El so ganáu nun val tantu como lo que valen los daños que fai’l fueu.

Llea calcando equí la primer parte del artículu d’opinión.

Pepín Fernández ye inxenieru téunicu y trabaya nuna empresa de telecomunicaciones. Ye del Altu Nalón y vive en Xixón. Ye afiliáu d’EQUO Asturies y foi miembru de la Mesa de Coordinación y responsable de Comunicación hasta’l pasáu 12 de payares.

La Contaminación de la Central Térmica As Pontes

Un amigo me facilitó la excelente grabación que os expongo a continuación. En ella podeís ver la espectacular contaminación generada por la central térmica de As Pontes desde un entorno destruido por el negocio eólico.

Un informe realizado por la consultora inglesa EMRC ya advertía en 2001 de que la central térmica de As Pontes (A Coruña) es el “mayor” foco emisor de toda Europa que mayores daños provoca a la salud humana por emisiones de dióxido de azufre y de óxidos de nitrógeno.

Asimismo, este documento revela que las emisiones de As Pontes se traducen en 1.800 muertes prematuras cada año, mientras que la de Meirama implica 420 muertes, distribuidas todas ellas en función de los diferentes lugares hasta los que puede llegar a afectar esa contaminación.

Otros informes señalan también que debido a estas centrales que emiten el 30% del dióxido de azufre de  España (casi 400.000 toneladas anuales!),  Galicia lidera los episodios de lluvia ácida.
La media de emisiones de CO2 de As Pontes es de 9.121.027 toneladas. O sea, lo equivalente a lo que emiten 3.040.000 coches! Por ello es también el mayor foco de toda España. La estrecha relación de este gas con el cambio climático es algo que ya no se cuestiona y que es uno de los causantes de la alarmante pérdida de biodiversidad que estamos sufriendo.

Por otra parte, como dato irrefutable para quienes les importe un pito preservar la biodiversidad (podríamos debatir largo y tendido sobre el asunto pero nos explayaríamos..) se puede señalar que la contaminación industrial cuesta a España entre 6.451 millones y 10.182 millones de euros al año en daños a la salud y el medioambiente, según la estimación publicada por la Agencia Europea del Medio Ambiente con datos correspondientes a 2009. 


No es en vano la redacción de un decálogo por parte de las principales asociaciones ecologistas (EeA, FEG, SGHN, Greenpeace y Verdegaia) con 10 razones para cerrar las centrales térmicas: 


1. Son enormes fábricas de cambio climático.
2. Incrementan la deuda de carbono.
3. La minería de carbono es muy destructiva. Un ejemplo lo podeís ver en esta entrada del blog.
4. Elevan la huella ecológica.
5. Deterioran la calidad del aire.
6. La descarga y el transporte del carbono degradan el medio ambiente.
7. Acentúan la dependencia enegética externa.
8. Son muy ineficientes.
9. No son necesarias para atender el consumo energético de Galicia
10. Es mejor un modelo enegético sin carbón


Por razones de espacio en la entrada omití la explicación de cada uno de estos puntos. Os aconsejo acceder al decálogo completo pinchando AQUI (en castellano) o AQUI (en gallego).


Rogamos la máxima difusión del vídeo y de la entrada del blog. Gracias!