El paisanu, el fueu y el llobu (II)

Escrito por Pepín Fernández en www.asturies.com

El fueu n’Asturies nun naz solu. Cuando’l monte quema ye porque daquién prendió-y fueu. Y la xente que prende fueu, préndelo pa quemar el monte. Fáenlo de nueche, en munchos sitios al mesmu tiempu. Y fáenlo sabiendo cómo quemar más superficie. Nun se trata de xente que tea lloco, que nun sabe lo que fai. Pue ser el casu en dlnguna de les quemes, pero son les menos.

Les persones que prenden fueu son xente de los pueblos que quemen col sofitu de munchos de los sos vecinos. La quema ye un aspeutu más de la rellación col monte que ta nes páxines de los periódicos casi tos los díis. Nun voi dicir lo que me paez lo que pasó, voi discutir les razones que sentimos pa defender el fueu.

Cuando se fala d’esti tema siempre dicen que tu nun sabes, qu’eso siempre se fixo, asina que vamos ver qué ye lo que se fixo ‘siempre’.

Una cosa que se fixo siempre foi segar felechu. Mientres les cuadres nun tuvieren cames de cementu pal ganáu, usábase’l felechu pa estrar, esto ye, pa facer la cama de los animales. El felechu tamién s’usaba pa les cameres de los vaqueros, que dormíen nes caseríes pa llindiar el ganáu. Por eso, el felechu, que ye una planta que nun come nengún animal, yera mui apeciáu y nun se podía segar namás que nel tiempu marcáu pa ello, pa nun lu corar y que l’añu venideru se pudiere volver segar. Por eso’l felechu nun crecía: porque se segaba tolos años.

Les caseríes del monte teníen toes amu y l’amu rozábales y llimpiabales tolos años; mientres vivía na casería pa gastar l’herba que segara y curaba pol veranu na casería. Cuando se segaba pel veranu, fuera nel monte o nun prau nel pueblu, desorellábase; eso quier dicir que se segaba con cuidáu al pie de les sebes pa que nun quedasen matos nin artos que fueren comiendo’l prau.

Nos montes de castañu, granxábense les castañares, porque teníen amu los árboles aunque nun los tuviere’l terrén. Y si yeren del común, puyábase’l frutu tolos años. Ello yera que nun quedaba un palmu terrén ensin andar y ensin pisar. Eso frenaba tamién los matos.

Les escobes, ucies, árgomes según el sitiu, usabánse tamién pa quemar nes cabanes y, por tanto, tamién se cortaben.

Quiero dicir con too esto, que’l trabayu de los vaqueros facía que les mayaes y los praos siguieren de pascu y nun los comieren los matos, que ye’l camín natural del campu n’Asturies si nun apaez la mano del home.

Otra cosa que yera muy importante ye que’l ganau allindiábase. Les cabres sobre manera solíen tar siempre con un pastor o pastora, normalmente un guaḥe.

Coles vaques podía haber oveyes o pollinos, y amás tamién s’allindiaben munches vegaes. Esto ye importante porque un animal que ta al so aire y ensin que lu allindien, come lo que-y paez y lo que más-y gusta. Siempre sentí dicir que ‘ta decimando’, apañando namás que lo que-y gusta y estropiando lo demás. Si amás tengo sólo vaques, ensin pollinos nin oveyes nin cabres, van crecer plantes que les vaques nun comen y los otros animales sí, y a la vuelta d’unos años, la mayada va dir zarrando y teniendo cada añu menos pascu. Por tantu, lo que se facía enaantes nun yera prender fueu; lo que se facía yera un usu milenariu del monte que se caltenía solu, ensin falta del fueu, pero que yera posible porque había muncha mano de obra disponible.

¿Prendíase’l monte va 50 años? Sí, ye verdá prendíase, pero hai que tener en cuenta delles coses. En munchos sitios hai carves y cuestes que yá nun tienen casique aprovechamientu porque lleven munchos años quemándoles y foren viesques de bona tierra y agora son carbes ensin árboles. Eso fíxose, pero nun debemos siguir faciéndolo. Yá nun tamos nel neolíticu. Sabemos qu’hai un cambiu climáticu. Sabemos qu’hai mui puco terrén que nun tea machacáu pol ser humanu y tenemos que mantener les zones que tovía nun destruyimos; y col fueu nun se mantién, destrúyese. El cambiu climáticu tamién fai que’l fueu sía munchu peor pa la tierra, porque al tar más seco, quema mientres varios díis y acaba con tolo qu’hai. Vivimos nel sieglu XXI y nun podemos mantener usos de va mil años como si nun hubiese cambiara nada.

Otra cosa de la que se fala poco son les subvenciones. Parte d’ese quemes fáense pa mantener pastos que, en realidá, nun se usen, pero cuenten a la hora de cobrar les subvenciones

Por tanto y resumiendo, vivimos tiempos nuevos y tenemos qu’entendelos. Si la xente yá nun siega felechu pa estrar, nun veo por qué tien que quemar y dicir que eso ya lo facíen los sos antepasaos. Nun podemos quemar sólo pa tener subvenciones. Tenemos que ver cómo facemos pa caltener el pascu ensin quemar. Y pa eso, una cosa fundamental ye trabayar dende un bancu de tierres que permita qu’una persona que quiera entamar con una ganadería, tenga acesu a la tierra con facilidá y nun necesite quemar el monte pa poder sobrevivir.

El fueu ye’l nuestru enemigu. Mata, destrúi, contamina… Tien qu’acabase. Y hai que dicilo bien nidio. Y hai que dici-ylo a les persones que viven del ganáu. El so ganáu nun val tantu como lo que valen los daños que fai’l fueu.

Llea calcando equí la primer parte del artículu d’opinión.

Pepín Fernández ye inxenieru téunicu y trabaya nuna empresa de telecomunicaciones. Ye del Altu Nalón y vive en Xixón. Ye afiliáu d’EQUO Asturies y foi miembru de la Mesa de Coordinación y responsable de Comunicación hasta’l pasáu 12 de payares.

El paisanu, el fueu y el llobu (I)

Escrito por Pepín Fernández en www.Asturies.com

En cuantes sal en periódicu una noticia sobre’l campu, yá se ta oyendo’l cantar de que los pueblos tán morriendo, que los paisanos tán en víes de desaniciu y que too eso ye culpa de los ecoloxistes y de los políticos que tienen gana d’acabar colos pueblos y coles formes de vida tradicionales, que son amás les que supieren conservar Asturies asina de guapina y de verde como ye.

Bono, sepa vusté que ye mentira. Los paisanos nun tán en víes de desaniciu; yá tán estinguios. Yá nun hai paisanos. Y los pueblos tán morriendo equí; y n’Alemaña y n’Italia.

La xente marcha de los pueblos a les ciudades como un movimientu global en tol mundu. El conceyu d’Illas perdió’l 50 por cientu de la población nos 30 años postreros. Illas ta en medio d’una zona industrial, enllena d’autovíes, ferrocarriles y d’industries contaminantes. N’Illas nun hai llobos; nin osos nin figures de proteición. Si miramos otres zones como l’altu Ayer, vemos qu’una industria como ye la de la nieve tampoco para la perda de xente nos pueblos. Si nos vamos a sitios protexíos como Cabrales o Somiedu, vemos que les perdes de población son asemeyaes a les d’Illas o menores. Nun ye poro la presencia de llobos o les figures de proteición lo que faen que la xente marche.

Les causes son munches y variaes y nun da esti espaciu pa deciles toes, pero hai dos coses que podemos destacar. Una ye’l paru. Hai paru n’Asturies y la xente mozo marcha d’Asturies y d’España. Si la xente mozo cola de Xixón o d’Avilés, ¿qué mos fai suponer que nun van marchar de los pueblos de la Sierra del Cuera?

Pero los pueblos tienen otra causa y ye la marcha de les muyeres. La forma de vida tradicional ye una forma de vida mui dura, sobre manera pa les muyeres. L’home diba al chigre y la muyer tenía que quedar na casa trabayando. La violencia pa la muyer nel mundu rural tradicional yera dalgo asumío socialmente. Convido-y a lleer la novela d’Armando Palacio Valdés ‘El idilio de un enfermo”. Les muyeres fuxeren de los pueblos y eso fizo que los pueblos tengan una población mui vieya, coles escueles vacíes o zarraes. Tamién había un clasismu social y un caciquismu importante y por eso la xente marchaba de los pueblos yá nel sieglu XIX. Lo que pasa ye que como nel sieglu XIX les families teníen munchos fiyos, si marchaben dos pa Cuba y morríen otros dos, tovía quedaba dalgún nel pueblu. Güei tenemos ún per cada casa y si marcha pa Londres ya nun queda xente mozo nel pueblu.

Énte esi panorama podemos dicir que les formes de vida tradicionales yá nun existen. Yá nun ye sólo la cantidá de fiyos de les families o que toles persones de la familia trabayaben na casería familiar. Ye que la casería nun yera una ganadería, porque los paisanos nun yeren ganaderos, yeren llabradores. Semaben patates, maíz, escanda, fabes… Apañaben castañes, mazanes, ablanes… Criaben pites, gochos… Les vaques yeren una parte más de la casería, nun yeren el sustentu únicu. Nun había subvenciones y el númberu de vaques nuna familia de 6 persones yera la cuarta parte de les vaques que tien güei un paisanu solu.

Al empar, el derechu consuetudinariu de lo común tenía unes normes y nun facía falta’l Seprona pa que se cumpliesen. Güei pues dir pel monte y alcontrar un fresnu cortáu nuna mayada y una antena de televisión enriba’l troncu pa que daquién vea la tele na cabaña; pa eso tien un xenerador al que-y xuben el gasoil con un touterrén. Enantes los fresnos usábenlos pa da-y de comer al ganáu cuando nun había otra comida y naide podía cortar un árbol que taba no común.

El mundu nel que vivimos güei ye completamente diferente del que vivieren los nuesos güelos. Esa xente qu’anda glayando pel Facebook de lo mal que ta’l mundu rural nun se da cuenta qu’al publicar nel Facebook tán demostrando qu’esi mundu del que falen yá nun existe.

Pero eso nun ye bono nin malo. Podemos siguir lloramingando pelos periódicos y pel chigre o podemos ver les coses bones d’esti tiempu que vivimos, y preparanos pa los cambios que van siguir viniendo. El futuru d’Europa y d’Asturies ye mestizu y eso cambia munches de les construcciones mentales que tenemos.

Tenemos que ser quienes a construir el futuru de los pueblos d’Asturies con eses condiciones. Y podemos facelo si aprendemos de les coses bones del pasáu. Tenemos qu’aprender, pero non de los paisanos antiguos, sinón de les paisanes. El futuru economicu pasa pola diversificación y pa eso hai que mirar pa les paisanes d’enantes. El turismu rural, les pequeñes industries de tresformación alimentaria… L’aprovechamientu d’otros recursos supuestamente marxinales ye lo que facíen les paisanes. Inclusove cuando falamos de biomasa, nun ye mui diferente nel fondu de lo que facía la mio güela cuando traía gárabos del monte al dir a dar un paséu. Precisamente lo que tenemos que facer ye aprovechar esos recursos de la forma que lo facíen les paisanes, trayendo gárabu a gárabu, ensin facer el babayu nos chigres nin tirar de quads y tronzaor ensin pensar nel futuru. Asina podemos ver como una cooperativa como Campu Astur, que ta creciendo y xenerando emplegu ensin facer ruíu, ta presidida por una muyer. Pequeñes empreses como Con Raíz, qu’acaba de recibir un premiu del Ayuntamientu de Llangréu, ye tamién d’una muyer. El futuru ye femenín y nos pueblos tien que selo tamién.

Esi pasáu míticu del que mos falen nun yera tan bonu como dicen, y amás yá nun existe. Pero nun hai que ponese a dar glayíos, hai que mirar pal futuru. Los paisanos morrieren. Puxa les paisanes.

Pepín Fernández ye inxenieru téunicu y trabaya nuna empresa de telecomunicaciones. Ye del Altu Nalón y vive en Xixón. Ye afiliáu d’EQUO Asturies y foi miembru de la Mesa de Coordinación y responsable de Comunicación hasta’l pasáu 12 de payares.

Lobos por Votos, Callando Protestas a Tiros.

Hace un mes ya, el pasado 10 de julio, la administración asturiana disparó a una loba en estado de lactancia en el Parque Natural de Somiedo. La muerte de esta hembra reproductora dejó pocas esperanzas de vida a sus cachorros que probablemente habrán muerto ya de inanición.

Un destino cruel sin ninguna justificación científica, cuanto menos ética y con graves perjuicios ecológicos determinado por una decisión que pretende “favorecer” a unos pocos o al menos callar sus protestas.

Otras opiniones resaltan lo inapropiado que es llamarle Parque Natural a esa parte de terreno presuntamente protegida del mal llamado paraíso natural.

Paisaje deforestado para favorecer a la ganadería extensiva en el P. N. de Somiedo

Recientemente, se acaba de publicar un interesante y relevante artículo sobre las consecuencias de la muerte de ejemplares reproductores en una manada de lobos que podéis ver traducido por Carmen Toribio en la web de ASCEL. 

El trabajo realizado en el Parque Nacional de Denali (Alaska) y publicado en la revista  Journal of Animal Ecology, señala que cuando un ejemplar reproductor desaparece, su sexo y el tamaño de la manada a la que pertenecía determinarán si el grupo desaparece, siendo más proclive a la escisión si el ejemplar eliminado es una hembra reproductora.

Los investigadores de la Universidad de Alaska, Fairbanks  notificaron una disminución de las observaciones de lobos después de la muerte de la hembra reproductora de uno de los grupos del parque y que condujo a la disolución de toda la manada.

A raíz de ello, los investigadores decidieron analizar los datos recogidos en 70 manadas durante un estudio a largo plazo realizado en el parque. Los resultados revelaron que en el 77% de los casos, la muerte del ejemplar reproductor conllevó a la desaparición completa del grupo y que sólo en un tercio de los casos, el grupo permaneció en la zona.

Además, el estudio señala que la muerte de un ejemplar durante los periodos post-reproductor y reproductor tiene efectos drásticos y contribuye en un mayor número de casos a la desaparición total del grupo.

Pero, el dato más importante que este estudio destaca (como otros muchos artículos publicados) y que la administración asturiana sigue sin entender es que las altas tasas de mortalidad de ejemplares reproductores y la alteración de la composición de las manadas no se corresponden con un descenso de la población, lo que indica que la población de lobos es capaz de adaptarse a la pérdida de ejemplares reproductores a nivel poblacional. Los autores sugieren que los lobos pueden compensar la pérdida de de ejemplares reproductores mediante ciertos mecanismos como por ejemplo incrementar el éxito reproductivo al ano siguiente.

Aunque la pérdida de ejemplares reproductores podría no tener un gran efecto a nivel poblacional (por ejemplo en la población total de la península ibérica), supone serios perjuicios a nivel local (SO de la Cordillera Cantábrica).

Hembra amamantando cachorros en el P. N. de Denali. Copyright: National Park Service

Conclusiones:

1. La administración del Principado de Asturias decidió matar un lobo en el Parque Natural de Somiedo durante el periodo reproductor a pesar de disponer de datos que desaconsejan los controles como método de gestión y de los riesgos de ejecutarlos durante estos meses del ano. Además, no es una excepción, sino la regla ya que la mayoría de los lobos tiroteados por órdenes de la administración, lo son durante la época de reproducción.

2. La desacertada y obstinada decisión tuvo como consecuencia la desaparición de una hembra en estado de lactancia que posiblemente conllevó la muerte por inanición de un número indeterminado de cachorros y condicionará el futuro próximo de toda la manada.

3. Aún así, estas muertes no conseguirán disminuir la población de lobos a medio plazo ni repercutirá a mejorar el supuesto conflicto que sólo se alimenta por el sensacionalismo mediático y una gestión a ciegas que sólo persigue el voto de ciertos colectivos locales. A pesar de ello, en Asturias, en lo que va de año al menos 8 lobos (6 adultos y dos cachorros) han sido matados en Parques Naturales (sin contar los tiroteados fuera de espacios protegidos (n=3, al menos!) y todos los que han muerto de modo ilegal (veneno, lazos, tiro, etc) y por otras causas (atropello, mortalidad natural e interespecífica, …)

En Somiedo ya no quedan urogallos. Los osos son acosados por el turismo y los lobos son tiroteados para callar las protestas de quienes han optado en convertir uno de los concejos más bellos de Asturias en un destino turístico que está cada vez más urbanizado y en el que he incluso visto realizar desbroces mecanizados en primavera, cuando en el matorral de un mal llamado parque natural crían especies catalogadas.

Dime Belarmino, ¿Cual es el siguiente paso?

Urogallo, la lucha por la supervivencia

 Este vídeo aporta información interesante sobre el Urogallo cantábrico, sus amenazas y su conservación y recoge los diferentes puntos de vista sobre su gestión (investigadores, administración, gestores, etc).

 Me parece especialmente relevante la aparición de Serafina Alvarez, la directora de recursos naturales del Principado de Asturias. Al enumerar los factores que afectan a la conservación del Urogallo cita primero el aumento de predadores (¿en qué datos se basa para hablar de aumento?), el aumento de competidores (obviando citar al ganado como competidor) y por último, habla de un hábitat cada vez más “urbanizado”. Obviamente, no menciona la explotación forestal, la sobreprotección a la cabaña ganadera o los constantes desbroces y clareos en los montes que su administración sigue promoviendo.
 Creo que podemos hallar en la tribuna recientemente publicada por Alfredo Ojanguren una réplica muy acertada al comentario de la directora

“….Sin embargo, eso es lo que las sociedades humanas están causando, pérdida de especies y reducción de la diversidad biológica como consecuencia de una explotación tan intensa que impide la regeneración de los ecosistemas. Y más o menos seguimos todos de acuerdo, hasta que empezamos a poner ejemplos concretos y cercanos….”


 Por otra parte, el comentario de Luis Robles relacionando “el abandono de los montes” con que “no le ha mejorado nada al Urogallo“, es bastante impreciso y omite que la regresión de la especie tampoco está relacionada con un abandono del monte. Es más, la parte oriental de la cordillera cantábrica dónde las actividades humanas son más intensas es dónde los niveles poblacionales de la especie son más críticos.

 A mi parecer es muy acertada la opinión de Víctor Vazquez, el jefe de sección de Biodiversidad de la Consejería de Agroganadería.
“..y claro, en una especie longeva como el Urogallo abatir cinco machos puede significar dar un palo muy importante para la zona..”
 Lo cual contrasta con las perversas declaraciones carentes de conocimiento realizadas por Albano Longo un portavoz del grupo político Foro.

 Podréis encontrar más argumentos en contra de la gestión que actualmente se está realizando de la especie en el blog Cantabricus y mucha información científica en la web www.urogallocantabrico.org.

 Cierro la introducción al vídeo con las palabras de José Ramón Obeso:
“La conservación del Urogallo cantábrico es un magnífico ejemplo de modelo de conservación. Si consiguiésemos conservar al Urogallo cantábrico, conseguiríamos conservar a toda la cordillera cantábrica….pero naturalmente, conservar toda la cordillera cantábrica significa asumir una serie de compromisos que no estamos dispuestos a asumir, pues sería la reducción de actuaciones humanas en un territorio muy extenso.”



 Quiero agradecer a la Asociación Geotrupes por la difusión de tan interesante material y la contínua publicación de interesantísimas tribunas en La Nueva España.

Maniobras de distracción (actualizada 15-2-2012)

Antes de iniciaros en esta entrada, os pediré que visiteis esta otra entrada que colgué hace un tiempo y que os ayudará a saber de qué hablamos hoy y de la magnitud del desastre. Sé que puede dar pereza pero las imágenes impactantes os harán entender a qué me refiero.

Asociaciones como Filón Verde, Montaña de Babia y Luna y la Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica, (entre otras) llevan años denunciando la destrucción del valle de Laciana por el negocio de la minería a cielo abierto (negocio para unos pocos, que quede desde el principio bien claro).

Durante estos últimos años, la Comisión Europea y los diferentes tribunales dictaron continuas sentencias relacionadas con la ilegalidad de las explotaciones, tanto por ocupar territorios sin permiso ni autorizaciones, como por contaminación de ríos y destrozo de los recursos naturales imprescindibles para los habitantes locales (entre los que se hallan incluso los propios obreros de dichas explotaciones).

Victorino Alonso es el empresario cabecilla de toda esta destrucción a manos de diferentes empresas que crea y destruye para evadir impuestos, percibir subvenciones y un largo etc. No me extenderé mucho para explicaros quién es este personaje porque hay información abundante y muy interesante en la web. Podéis verlo en la wikipedia, en una entrada sobre el señor oscuro del blog amigo del Alto Sil, o en este vídeo. Pero si os diré que este hombre consciente de todo lo que estaba (y está) haciendo y, sus hazañas son defendidas por los alcaldes de los gobiernos locales. Victorino Alonso es el artífice creador de la expresión “a la brava” que no tiene otro significado que “O me dáis los permisos para horadar, destruir, explotar y enriquecerme destruyendo vuestro territorio y echar a mis obreros al paro para que os presionen cuando me toqueis las narices o tendré que hacerlo a la brava, osea, sin el consentimiento legal…

Obviamente, tarde o temprano los tribunales le acaban dando la razón a quienes luchan por preservar su entorno, a quienes saben que la minería a cielo abierto es pan para hoy y hambre para mañana, a quienes no quieren ver aniquiladas sus montañas y destruidos los sueños de vivir en ese paraiso bien conservado. 
A pesar de ello, la táctica seguida por el empresario minero siempre fué la misma: hacer caso omiso a las sentencias que obligan la paralización de la actividad minera y presionar tanto a los políticos de los ayuntamientos locales como de la comunidad. No en vano tiene apoyo incondicional de la Junta de Castilla y León que defiende la destrucción de hábitats protegidos que albergan especies amenazadas como podéis ver en este enlace y este otro. Incluso los periodistas se ponen del lado de la minería con noticias tan poco rigurosas y contrastadas como esta o esta. Afortunadamente, siempre hay artículos buenos y acertados para quienes no conocen la situación real como el blog de Mario Quevedo y la tribuna de Rolando Rodríguez de la cual me inspiré para el título de esta entrada.

Llamas de Laciana, una belleza sin minas…
En este caso la destrucción minera en Fonfría

Puede resultar esta una historia digna de una película mafiosa y no es para menos..pero en este caso la realidad supera la ficción! 
Tenemos un territorio que está siendo saqueado y destruido, un todopoderoso que ignora tribunales y es apoyado por los políticos (como podéis ver en este enlace) porque éstes son presionados por las gentes de esos pueblos cuando éstas, a su vez, son amenazadas con el desempleo cada vez que señor oscuro ve afectados sus intereses. Los obreros que, desgraciadamente no tienen otro método de vida (porque sus políticos no fueron capaces de explotar de otro modo los valiosos recursos naturales existentes en Laciana y no tuvieron las agallas necesarias para pararle los pies a Victorino Alonso) salen a la calle a reclamar su pan de distintos modos algunos incomprehensibles
Como véis, es una pescadilla que se muerde la cola y que la administración no se atreve a solucionar porque las condenas europeas las acabaremos pagando todos los ciudadanos.  

Existen soluciones! Si, las hay! Por ejemplo, podemos citar que el empresario minero está obligado a medidas compensatorias como la restauración de las zonas ya “explotadas” (que hubiesen generado 100 puestos de empleo durante estos últimos 10 años).
Podéis observar en la imagen como se está realizando actualmente dicha restauración.

Zonas de la explotación minera supuestamente ya restauradas

La voz de la cordura a quién la justicia da la razón la ponen las asociaciones Filón Verde y Montaña de Babia y Luna cuyos miembros no son ecologistas de salón ajenos a la realidad de lo que sucede (como muchos podrían pensar) sino que algunos han sufrido la minería en sus propias carnes y son habitantes de los mismos pueblos que rodean tal devastación. Estas personas están siendo ahora mismo perseguidas y acosadas por denunciar la situación que os comento y que no es otra que la paralización cautelar de la mina Nueva Julia que se halla en pleno corazón del hábitat del amenazadísimo Urogallo cantábrico y, ante la cual el empresario minero actuó con un ere que afecta a más de 60 trabajadores locales. Podéis leer una noticia sobre el acoso que sufren estos compañeros pinchando aqui.

Pintadas en la calle señalando casas y negocios de miembros de Filón Verde. Así reaccionan quienes han sufrido en ere actuando como auténticas marionetas del empresario minero.

Debemos decidirnos entre seguir con la minería y acabar devastando Laciana convirtiéndola en una escombrera y llegar a una situación irremediable o detener la minería a cielo abierto, buscar un futuro para estas gentes invirtiendo los millones de euros que cobró el empresario (en subvenciones públicas a lo largo de estos años) en restaurar el medio actualmente afectado y poder darle un futuro a los hijos de Laciana.
¿Políticos, a qué coño esperáis?


Como desde este humilde blog sólo puedo difundir la dramática situación, os aconsejo que leais el artículo en este enlace escrito por quienes llevan luchando y sufriendo tantos años. Os ruego a todos los lectores la misma difusión.


Para los más escépticos, podéis contrastar toda la información que aporto en esta página web y este enlace.
Un saludo y gracias por leer el blog!


Actualización 15-2-2012: Después de haber redactado esta entrada, varios encapuchados intentaron quemarle la cuadra a un vecino que lucha por el cese de la minería ilegal lanzando un cóctel molotov contra su casa tras propinarle varios golpes. Podéis encontrar información en este enlace.

Las entrañas de la Cordillera Cantábrica

 El 22 de abril es el Día de la Tierra que mejor razón para mostraros el destrozo que sufre nuestra Cordillera Cantábrica.
Este material visual fue cedido por la Plataforma FILÓN VERDE, os recomiendo entrar en su web y divulgar su labor.
 El Valle cantábrico de Laciana equivale al término de Villablino (León).
Se localiza en la cuenca alta del río Sil, aguas arriba de la fosa tectónica del Bierzo.
Todo el territorio, de perfil muy accidentado, se encuentra entre los 1.000 y los 2.188 m de altitud.

La excepcional calidad paisajística y biológica del término municipal en su integridad, le ha valido, entre otras, las declaraciones de:
– Zona L.I.C. (Lugar de Interés Comunitario) Red Europea Natura 2000
– Zona Z.E.P.A. (Zona de Especial Protección de Aves)
– Reserva Mundial de la Biosfera
– Área de Especial Protección del Oso Pardo
– Área de Conservación del Urogallo Cantábrico
 

 

 

 

Explotaciones a cielo abierto:
En color rojo: Áreas arrasadas hasta el momento
En amarillo: Áreas que la Junta de Castilla y León considera en el Plan Regional de Explotaciones a cielo abierto para el periodo 2009-2020.

 
 
Explotación ya “restaurada” de Cerredo (Asturias) vecina a las explotaciones leonesas del municipio de Villablino (Valle de Laciana).

 

 

Las explotaciones se suceden en lo alto de las montañas, entre valles contiguos y en la inmediatez de los pueblos que se ven privados de pastos, bosque, fuentes y regueras.

 

 
Explotación Fonfría (Villablino, León)
Todas las explotaciones en el valle de Laciana se llevan a cabo entre las cotas de los 1.300 y 1.600 metros, utilizando vaguadas naturales para verter el escombro siempre que es posible (Mountain Top Valley Fills).
La supuesta restauración se ejecuta sin recuperar los perfiles originales y sin cumplir la normativa vigente en cuanto a longitud y pendiente de taludes (>50%), bermas, etc..
Entre los escombros permanecen los aceites degradados que utiliza la maquinaria pesada, todos los residuos de las voladuras, las grasas, neumáticos y diversos tipos de materiales tóxicos.

 

 

Las siguientes fotografías se corresponden con el área encuadrada en color rojo.
La carretera que discurre por la base de la escombrera es la C-631, de Ponferrada a La Espina, a la altura del km. 68.

 

 

 

Las fuentes y arroyos han desaparecido pero las escorrentías tóxicas bajan a incorporarse a los arroyos de los pueblos y, finalmente al río Sil.

 

 Relleno con escombros en una vaguada natural tras haber eliminado un robledal en plena zona osera.
 

 

La vaguada donde ahora se acumula el escombro es producto de un corrimiento del terreno en épocas lejanas. La inestabilidad permanece. El rectángulo rojo inferior muestra uno de los frecuentes parches con los que se repara el pavimento que cede en diversos lugares de este tramo. El área del rectángulo rojo superior se vé ampliada en la fotografía siguiente.

 

 

Con muros colosales como el de la fotografía se pretende retener la posible avañancha sin éxito, como evidencia la siguiente fotografía.

 

 

 

Desde la construcción de la escombrera vienen apareciendo en la base de la vaguada zanjas de cientos de metros de longitud y profundidad no determinada. La empresa minera trata de ocultarlas extendiendo escombro fino entre el robledal.

 

 Explotación Robledo (municipio de Villablino), evidencia de la “restauración” diez años después..
 

 

 
La más conocida de las explotaciones del municipio de Villablino es la de El Feixolín (fotografías siguientes), ejecutada sin ningún tipo de licencia y burlando sucesivas sentencias judiciales de paralización.

 

 

En primer término, la explotación Feixolín. En la siguiente montaña, la explotación Fonfría en sus “inicios”.

 

 

Una vez acumulado el escombro en la vaguada natural (derecha de la imagen) y faltando material para reconstruir el perfil del monte, la empresa abandona el lugar en este estado y trata de “vender” el farallón resultante como un “aula geológica” capaz de atraer el turismo rural.

 

 

La superficie “restaurada” hace seis años muestra este aspecto.

 

 

Terrenos supuestamente recuperados. La vaca, empleada como un maniquí, sólo está al servicio de la foto publicitaria. Detrás podeís apreciar de izquierda a derecha las minas ilegales de Feixolín, de Fonfría y de Leitariegos más al fondo. Todos estos terrenos se sitúan en el corazón de la Cordillera Cantábrica y ocupan un hábitat esencial para especies tan amenazadas como el Oso pardo o el Urogallo Cantábrico.

 

 

Explotaciones en La Vega de la Mora. La empresa MSP (Coto Minero Cantábrico) se comprometió a ejecutar la nueva explotación “Nueva Julia” restaurando simultáneamente los antiguos destrozos visibles en la fotografía. Una voz más, nada de lo acordado fue realidad. Ni se restauró la nueva explotación ni la antigua.

 

 

 

La explotación a cielo abierto en el valle leonés de Laciana, altamente subvencionada, trajo consigo el cierre de las minas subterráneas, originando una merma rápida e imparable de población y el menoscabo y desprestigio de los excepcionales valores ambientales que constituyen el mayor capital y acaso la única posibilidad de actividad económica futura.
 
El sistema de minería a cielo abierto que se lleva a cabo en el Valle de Laciana es lo que la comunidad científica internacional denomina como Mountaintop Mining Valley Fills (Minería en lo alto de la montaña y relleno de las vaguadas). Los daños medio ambientales causados por esta actividad no tienen vuelta atrás y son seria amenaza para la salud humana.

Si alguno cree que esta destrucción es un impacto visual y paisajístico que no va más allá del Valle de Laciana, está muy equivocado. Le recomiendo que le eche un ojo al blog de la Plataforma  para la defensa del río Ibias.  Allí podreís descargaros el documental Río Ibias, río Negro que dura unos 15 minutos.

Para finalizar la entrada, os recomiendo la visualización del Documental: Laciana, Territorio Comanche del Escarabajo Verde de la 2 y que dura 24 minutos. 

http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-escarabajo-verde/el-escarabajo-verde-laciana-territorio-comanche/533831/

Gracias a los compañeros de Filón Verde!

Serra de Ancares – Bosque Cabana Vella

Despues de una larga temporada sin pasarme por aquí, me animo por fín a rematar la trilogía Serra de Ancares y a hacer algunos cambios en el blog. 
Los más observadores habrán visto la modificación de los vídeos de la columna de la izquierda correspondientes al programa de radio y vídeo de la semana, (espero que disfruteis de ellos). En la columna de la derecha añadí la posibilidad de descargaros dos modestos articulillos escritos por un servidor; está pendiente la colocación de tres más, de la misma temática (grandes y pequeños carnívoros ibéricos).

Seguimos en la Sierra de Ancares (actualmente azotada por los incedios primaverales), despues de subir al Tres Obispos, atravesamos el precioso bosque de Cabana vella.

En esta zona, el bosque está formado por interesantes masas de Acebos Ilex aquifolium, Tejos Taxus baccata adornadas con el colorido de algunos Abedules Betula alba  y Robles melojo o Cerquiños Quercus pyrenaica.


Roble melojo o Cerquiño Quercus pyrenaica


Tejo Taxus baccata


En esta ladera, la masa de Acebos y Tejos se encuentre restringida a la parte baja y más humeda del valle, relacionada con condiciones climáticas templado-frías. Sin embargo, la ladera opuesta, orientada a la umbría, conserva ejemplares de Acebos y Tejos dispersos entre el bosque de Cerquiños.

Estos bosques relativamente extensos, contínuos y bien conservados, pueden ser formaciones naturales de origen antiguo que han llegado hasta nuestros días resistiendo bienla llegada de nuevos taxones más modernos, adaptados a los climas templados y colonizadores de los espacios libres, como muchos Quercus, pero que no han podido desplazar a las acebedas de los citados enclaves-refugio.  La acebeda densa puede considerarse como una formación estable en el tiempo y representa el óptimo o vegetación correspondiente al ecosistema terminal en los biotopos en que se desarrolla.


Acebo Ilex aquifolium


Llama la atención al analizar la distribución de esta especie en Europa, que a pesar de tener esa morfología foliar (hojas lustrosas, planas y persistentes), el Acebo tenga centrada su área de dispersión en una región de clima templado. Este arbolillo vive preferentemente sobre sustratos ácidos, suelos húmedos y de cierta profundidad. Cuando forma bosques prácticamente puras, sus características morfológicas determinan que se filtre poca luz al interior de sus masas y que el sotobosque sea extremadamente pobre, limitando su composición florística.


 Atravesando la galería de acebos, escuchamos páridos, zorzales, petirrojos y trepadores, cuando, en un claro de la cubierta arbórea una silueta nos sorprendió…

Vaya!! Un Águila real Aquila chrysaetos, mi primer avistamiento en Galicia de la especie..toda una sorpresa y una alegría!


En el sustrato nevado permanecían huellas de varios mamíferos, Arriba correspondientes a un Jabalí Sus scrofa y abajo a un Corzo Capreolus capreolus.


Huellas de Corzo Capreolus capreolus

Huellas de Liebre de piornal Lepus castroviejoi


A saltos, la liebre tiene un modo asombroso de desplazarse con una distancia considerable entre movimientos.



En la ladera orientada a la umbría el bosque de Quercus pyrenaica se halla salpicado de Ilex aquifolium, Taxus baccata y Betula alba.



Los avellanos Corylus avellana adornan en este lugar el bosque ripario.

Conforme nos alejábamos del fondo del valle y del río, nos adentrábamos en una masa más pura de melojos.


Las gallas, unos ingeniosos artilugios que desarrolla el árbol para librarse de los insectos que dejan en él sus huevos, coloreaban el follaje en el suelo.



Toda materia orgánica es digna de ser consumida, aprovechada y degradada.



Un buen ejemplar de Quercus pyrenaica resquebrajado por un rayo. Al lado, el amigo Manolo, prismáticos siempre en mano.


Este vivo colorido otoñal contrastaba con la blancura que dominaba el paisaje unos kilómetos antes.


Robles melojo o Cerquiños  Quercus pyrenaica



 Hermosas y coloridas estampas del melojar

Un hormiguero bajo nieve


Los frutos del acebo son auténtica fuente de vida en estas duras condiciones climáticas.

  
Un excremento en medio de la pista no señala el probable paso de la Marta Martes martes.

Un grupete de Ranas bermejas Rana temporaria en una poza de agua.

Esta particular corteza y las hojas de la foto siguiente pertenecen al Sauce Cabruno Salix caprea, un taxón característico de zonas elevadas y montañosas.

Una perfecta muestra de competencia arbórea, harmonía, diversidad y en definitiva, belleza natural.




Con estas últimas tomas remato la entrada, espero que os haya gustado.


Ancares..nos vemos en primavera!