10 años de la catástrofe del Prestige

Hace casi 10 años se hundía el petrolero PRESTIGE delante de la costa gallega dejando tras sí una desoladora imagen tintada de negro y muerte. Se calculan que entre unas 63.000 y unas 79.000 toneladas de fuel se derramaron del buque que se halla ahora mismo hundido a unos 3.500 – 3.800 metros de la superficie marina.

Siguen muchos asuntos pendientes desde aquella; como la depuración de responsabilidades por parte de quienes tomaron la decisión de alejar el buque de la costa  y “marearlo” durante casi 6 días mar adentro para acabar afectando a más de 900 kilómetros de costa gallega, cornisa cantábrica y sur de Francia y causando más de un billón de dólares de daños. Lo más deplorable es que gran parte de esos políticos siguen gobernando y/o cobrando fondos públicos. 
Tampoco se solucionaron otros temas pendientes como la disponibilidad de un buque anticontaminación, un seguimiento más intensivo del petrolero hundido, de los residuos derivados de la catástrofe, transparencia absoluta en cuanto a los efectos generados en las personas que estuvieron en contacto con el chapapote o la disposición de instrumentos legales para evitar que la catástrofe se repita.

Algunas de las inumerables consecuencias son las que afectaron a los seres vivos. Hay numerosas publicaciones científicas dispersas de la evolución del impacto ambiental sobre fauna y pesquerías. 

Por ejemplo, la afectación del pulpo ha constituido uno de los mayores lamentos de los marineros. En 2005 y respecto a 2004 se pescó un 45 % menos de pulpo.

Cadáver de un ave petroleada, probablemente una ardeida.
Otro ejemplo es el ratio de mortalidad de aves, uno de los mayores por causas no naturales de aves marinas a nivel mundial. Se calcula que fueron recogidas unas 23.181 aves pero diferentes autores estiman que perecieron al menos 115.000 a 300.000 aves. La especie más afectada fue posiblemente el Aaro Común Uria aalge ya entonces gravemente amenazada de extinción.

Una interesante revisión bibliográfica realizada por la Sociedad Gallega de Ornitología saca variadas conclusiones entre las que cabe citar:

“Los efectos del derrame del “Prestige” seguirán afectando a medio y largo plazo a muchas poblaciones de aves marinas, y en particular a aquellas que anidan en Galicia, ya sea a través de efectos subletales o sobre las cadenas alimenticias.” 

“Para la gran mayoría de las aves afectadas se carece de datos anteriores al “Prestige”. Esto complica cualquier conclusión definitiva acerca de qué les puede haber sucedido. Pero lo que es más grave: se sigue careciendo de datos.” 

Alcatraz petroleado
 “Es obligación de nuestras autoridades ambientales corregir esta situación: no es posible gestionar lo que se ignora, y sólo la dejadez de responsabilidades explica la persistencia en esta ignorancia. Es fundamental y urgente crear y mantener soportes financieros para investigaciones en estas materias a largo plazo, incluidos los seguimientos de los efectos del desastre sobre nuestras aves, y para determinar y desarrollar medidas compensatorias que contribuyan a la recuperación de las especies afectadas.”  

Un informe realizado conjuntamente entre el SEC y la CEMMA estima que el número de nutrias Lutra lutra, tortugas marinas, cetáceos (delfines, ballenas, etc) y focas grises Halichoeros gripus oscila entre 707 y 914 individuos. Se han recogido cerca de 140 ejemplares (más de 4 veces lo habitual en esas fechas) entre los cuales, al menos el 80% tenía manchas de petroleo. El suceso ha afectado en mayor número a la población de Marsopa Phocoena phocoena, Tortuga boba Caretta caretta y Delfín mular Tursiops truncatus.
Delfín de escasos dias de vida muerto a raíz de la ingestión de chapapote
Un informe realizado por la FEG y avalado por 16 profesores de la Universidad de Santiago de Compostela denuncia los graves daños colaterales causados a raíz de la catástrofe: 

La apertura indiscriminada de pistas, la instalación de balsas o la circulación incontrolada de maquinaria pesada en zonas de alto valor ecológico e paisajístico, así como la degradación innecesaria de las dunas, son daños ambientales importantes a añadir a los producidos directamente por la marea negra.

Las áreas de roca y las playas se llevaron la peor parte, no solo por los efectos del fuel sino también por la agresividad de la limpieza. Las excavadoras invadiendo los arenales, arrastrando arena y algas, refugio y fuente de alimentos, y las mangueras a presión que repasaron las superficies rocosas acabaron de rematar el desastre. La capacidad de agarre del producto, muy denso, provocó la asfixia de todo ser vivo y cayó sobre una manta mortal sobre los fondos. 

Además de todo lo anterior mencionado, hay que añadir el impacto causado en las comunidades bentónicas y demersales (asociadas al fondo marino) entre los cuales mencionamos efectos directos letales (mortalidad directa), efectos directos subletales (no provoca la muerte directa del organismo pero puede provocar una disminución de efectivos a corto o largo plazo, como reducción de la productividad, superviviencia y viabilidad) y efectos indirectos (perturbaciones en los ecosistemas).  
Grupo de voluntarios limpiando playas, algunos fueron unos auténticos hérores, otros unos sinverguenzas sacando tajada económica del desastre..
  
 No es menor el daño causado a la flora, tanto vascular como algas. Un trabajo publicado en la revista Conservación vegetal señala graves afecciones a las 7 de las 11 poblaciones que más individuos contienen de la ya amenazada Rumex rupestris. Así como 2 de las 3 poblaciones existentes de Linaria arenaria y a 5 de las 10 poblaciones totales del endemismo Omphalodes littoralis gallaecica

Estos botánicos denuncian también que las labores de limpieza de estos medios no se han hecho con el debido cuidado, de forma que éstas fueron en algunos casos más perniciosas que el propio efecto de la marea negra y han podido verse dañadas algunas poblaciones de especies amenazadas de extinción como Limonium dodartii, Eleocharis parvula y Puccinellia faciculata.


Las comunidades de algas del supralitoral y litoral superior de las costas rocosas acantiladas de Galicia más interesantes y que han sido afectadas son las dominadas por Bangia atropurpurea y Porphyra linearis, donde principalmente se refugian especies relictas tan interesantes como Petalonia zosterifolia; o las de Callithamnion granulatum y Ceramium shuttleworthianum, donde podemos encontrar el interesante Aglaothamnion sepositu.

 A pesar de todas estas evidencias, hay políticos y medios politizados que se afanan en restarle hierro al asunto y obviar el significado de la palabra BIOACUMULACIÓN. 
Los contaminantes pasaron de la bodega del barco al mar, se incorporaron a la cadena trófica, dispersos por el océano para siempre (y algunos acabarán en nuestras mesas).

 


Fuentes:
 

Informe de la Sociedade Galega de Ornitoloxía descargable pinchando AQUI.

Informe de la Federación Ecoloxista Galega descargable pinchando AQUI.

Informe y PANEL de la Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños y la Sociedad Española de Cetáceos descargable pinchando AQUI  y AQUI

www.greenpeace.org 

Información científica relacionada con la catástrofe del Prestige entre la que hallé interesantes cartas y artículos publicados en revistas de prestigio: http://otvm.uvigo.es/prestigeart.html


Anuncios

La Contaminación de la Central Térmica As Pontes

Un amigo me facilitó la excelente grabación que os expongo a continuación. En ella podeís ver la espectacular contaminación generada por la central térmica de As Pontes desde un entorno destruido por el negocio eólico.

Un informe realizado por la consultora inglesa EMRC ya advertía en 2001 de que la central térmica de As Pontes (A Coruña) es el “mayor” foco emisor de toda Europa que mayores daños provoca a la salud humana por emisiones de dióxido de azufre y de óxidos de nitrógeno.

Asimismo, este documento revela que las emisiones de As Pontes se traducen en 1.800 muertes prematuras cada año, mientras que la de Meirama implica 420 muertes, distribuidas todas ellas en función de los diferentes lugares hasta los que puede llegar a afectar esa contaminación.

Otros informes señalan también que debido a estas centrales que emiten el 30% del dióxido de azufre de  España (casi 400.000 toneladas anuales!),  Galicia lidera los episodios de lluvia ácida.
La media de emisiones de CO2 de As Pontes es de 9.121.027 toneladas. O sea, lo equivalente a lo que emiten 3.040.000 coches! Por ello es también el mayor foco de toda España. La estrecha relación de este gas con el cambio climático es algo que ya no se cuestiona y que es uno de los causantes de la alarmante pérdida de biodiversidad que estamos sufriendo.

Por otra parte, como dato irrefutable para quienes les importe un pito preservar la biodiversidad (podríamos debatir largo y tendido sobre el asunto pero nos explayaríamos..) se puede señalar que la contaminación industrial cuesta a España entre 6.451 millones y 10.182 millones de euros al año en daños a la salud y el medioambiente, según la estimación publicada por la Agencia Europea del Medio Ambiente con datos correspondientes a 2009. 


No es en vano la redacción de un decálogo por parte de las principales asociaciones ecologistas (EeA, FEG, SGHN, Greenpeace y Verdegaia) con 10 razones para cerrar las centrales térmicas: 


1. Son enormes fábricas de cambio climático.
2. Incrementan la deuda de carbono.
3. La minería de carbono es muy destructiva. Un ejemplo lo podeís ver en esta entrada del blog.
4. Elevan la huella ecológica.
5. Deterioran la calidad del aire.
6. La descarga y el transporte del carbono degradan el medio ambiente.
7. Acentúan la dependencia enegética externa.
8. Son muy ineficientes.
9. No son necesarias para atender el consumo energético de Galicia
10. Es mejor un modelo enegético sin carbón


Por razones de espacio en la entrada omití la explicación de cada uno de estos puntos. Os aconsejo acceder al decálogo completo pinchando AQUI (en castellano) o AQUI (en gallego).


Rogamos la máxima difusión del vídeo y de la entrada del blog. Gracias!



Usos tradicionales y Conservación de la Naturaleza

Creo de primer orden difundir artículos como la tribuna redactada hace unos días por Rolando Rodríguez Muñoz, Investigador de la Universidad de Exeter de Reino Unido.

Explotar un ecosistema natural no contribuye a conservarlo

En los últimos años ha cobrado auge la idea de que el mantenimiento de los usos tradicionales agrícolas y ganaderos es fundamental para la conservación de la naturaleza. Esta idea parte de la importancia que tiene continuar con este tipo de prácticas para evitar que desaparezcan los ecosistemas artificiales a que han dado origen durante los últimos cientos de años. Sin embargo, su aplicación a la conservación de hábitats naturales resulta contraproducente, ya que aunque un nivel moderado de explotación puede ser compatible con la conservación, en ningún caso contribuye a ella.

Los pastizales alpinos son hábitats naturales generados entre otras  razones por las características climáticas de las altitudes en las que se hallan. En este caso, la imagen corresponde a una pastizal de Somiedo creado tras talar el bosque autóctono y el mantenimiento de altas cargas ganaderas y desbroces continuos realizados con fondos públicos.
La explotación ganadera, agrícola y forestal desarrollada en España desde la Edad Media ha dado origen a «ecosistemas» artificiales que actualmente ocupan la mayor parte del país. Los bosques originales fueron sustituidos por pastizales, campiñas y cultivos cerealistas, lo que hizo desaparecer la fauna forestal y favoreció la expansión de animales y plantas asociados a este tipo de ambientes deforestados. Dada la magnitud del cambio, las poblaciones de algunas de estas especies son ahora más abundantes en estos paisajes artificiales que en las zonas en las que ya existían previamente de manera natural. Por ello, algunas podrían ser consideradas en la actualidad como rehenes del mantenimiento de esos ecosistemas artificiales, sin los cuales su estatus podría verse amenazado.
Mosaico artificial de diferentes hábitats en la montaña luguesa. Aunque en su conjunto quizás pueda albergar un número mayor de especies que el bosque primitivo, en ningún caso se puede considerar esta alteración (la tala del bosque autóctono para la creación de este paisaje) como un fomento de la biodiversidad y además, este mosaico no alcanza lo complejidad biológica que alcanzaría en el mismo emplazamiento el hábitat climácico (que en este caso sería un robledal caducifolio).

Tras la revolución industrial y, sobre todo, tras la entrada de España en la Unión Europea, muchas de las zonas explotadas durante siglos han sido abandonadas o sometidas a nuevos sistemas de aprovechamiento más intensivos. Estos cambios de uso han hecho que las áreas afectadas dejen de ser aptas para esa fauna y flora cuya expansión se vio favorecida históricamente. Los argumentos a favor de los usos tradicionales como herramienta de conservación tienen sentido cuando el objetivo es evitar esos cambios y mantener estos ecosistemas artificiales y sus especies asociadas. Sin embargo, la situación es muy distinta cuando se trata de ecosistemas naturales. Ya sea con métodos tradicionales o modernos, la agricultura y la ganadería son los principales factores causantes de la destrucción de hábitats naturales en todo el mundo, promoviendo la pérdida de suelo y la desertificación. Los bosques han resultado particularmente afectados por estos procesos. En el caso de Asturias, una región que en origen era eminentemente forestal, el bosque ocupa actualmente menos de la décima parte del territorio. Su distribución es muy desigual. En las zonas montanas ocupa alrededor de una quinta parte de la superficie, mientras que en las zonas más bajas casi ha sido erradicado, primero con métodos tradicionales y posteriormente con la implantación de sistemas de explotación intensivos. En algunas áreas, sobre todo en zonas de montaña del Occidente, el despoblamiento y el abandono de esos usos tradicionales han favorecido el inicio de un proceso natural de recuperación del bosque. Esta recuperación se produce mediante una transición gradual en la que las praderías se cubren de matorrales y posteriormente esas zonas de matorral se cubren de árboles. Plantear la potenciación de los aprovechamientos tradicionales en estas zonas como método de recuperación del bosque es un sinsentido, ya que supone un retroceso en ese proceso gradual de regeneración natural.

Desbroce realizado en zona osera. Teneis una explicación muy aclaradora en este ENLACE

No cabe duda de que el mantenimiento de los usos tradicionales es importante para conservar ecosistemas artificiales, como las campiñas, de los que depende la producción de alimentos y otros recursos que todos necesitamos, y en los que viven una gran variedad de especies de animales y plantas. Pero no menos importante es restringir ese tipo de usos en las áreas designadas como espacios protegidos, uno de cuyos principales objetivos es la conservación de los hábitats naturales. En último término, la base del problema parece estar en la confusión entre la acción del hombre y la de la naturaleza como modeladores del paisaje.

Brutal desbroce recientemente realizado en la Sierra del Cando (Red Natura 2000) para favorecer la ganadería extensiva. Los tractores desbrozaron varias parcelas de matorrales higrófilos y turberas, hábitats prioritarios protegidos por la normativa europea.

Trophic Downgrading of Planet Earth

Es el nombre del reciente artículo publicado en Science por una larga lista de prestigiosos investigadores.

La publicación destaca la importancia de los grandes carnívoros no sólo para la regulación de los ecosistemas, sino incluso para la salud humana. 
Las relaciones existentes entre los diferentes elementos de la frágil cadena trófica y los efectos del ser humano en la misma son muy complicados de entender. De modo general, las poblaciones de grandes carnívoros (desde lobos a aves rapaces, pasando por nutrias, tiburones, etc.) se están reduciendo a lo largo del planeta, con descensos muy acusados en algunas especies que antaño incluso eran bastante comunes. La desaparición de los peldaños superiores de la cadena trófica tiene serias consecuencias sobre su funcionamiento. La rotura de ese equilibro perjudica a las poblaciones de otras especies e incluso afecta directamente al ser humano, ya sea por un aumento de la prevalencia de patógenos o a algunos de sus intereses económicos. Además, el artículo demuestra otros efectos para muchos insospechados tales como un aumento de los incendios forestales, de la contaminación, de enfermedades infecciosas, afecciones a la calidad del agua y al ciclo de nutrientes.


 video reciente de una pareja de leopardos de Amur



La pérdida y fragmentación de hábitats y la caza provocada por el hombre son los principales causantes del descenso de los grandes carnívoros, tanto en los medios terrestres como marinos y tanto a altas como a bajas latitudes. El impacto total que genera el descenso de los grandes predadores no es entendido hasta el momento de su desaparición completa. La rarefacción y desaparición de estas especies clave es una de las razones de la llamada sexta extinción que está actualmente en curso y parece ser más grave de lo que se esperaba.
Esperemos que los gestores de nuestros ecosistemas tengan estas investigaciones en cuenta a la hora de gestionar el medio y las especies que lo habitan.

Podeis acceder al artículo original pinchando aquí:

Otros medios de comunicación difundieron el artículo:

SOBRE LOS EFECTOS DE LA CAZA EN LOS GRANDES CARNÍVOROS

Es habitual escuchar y leer que los lobos (y otras especies que entran en conflicto con los intereses humanos, principalmente otros carnívoros) deben ser gestionados y controlados para que sus poblaciones no se disparen y no supongan una amenaza para el resto de los seres con los que comparten hábitats (incluso a veces se les achaca sin argumentos de suponer una amenaza para la integridad física humana).

Pero más allá de esas aseveraciones está la discutible premisa de que la caza reduce los conflictos con el hombre (por ejemplo, los daños al ganado). Presumiblemente, dado el fuerte e incondicional apoyo de nuestros políticos a la caza podríamos suponer que existen numerosas evidencias científicas que tratan de demostrar que la caza reduce los ataques al ganado y mejora las poblaciones de las presas, (siendo una herramienta de gestión adecuada para especies como el lobo).
Desafortunadamente, existen pocas investigaciones para poner a prueba esas asunciones y zanjar estos reiterados debates. Por otra parte, una mayor cuantía de evidencias sugieren que el control indiscriminado de predadores por caza deportiva (como los campeonatos del zorro en Galicia o los cupos de lobos que establece la Junta de Castilla y León) o por controles (como los llevados a cabo por el Principado de Asturias y avalados en su Plan de Gestión del Lobo) tienen incluso el efecto contrario e incrementan los conflictos entre humanos y predadores.

Por ejemplo, Adrian Treves realizó una revisión sobre los efectos de la caza en los grandes carnívoros en The Journal of Applied Ecology concluyendo que “el impacto directo de la caza en los conflictos entre los carnívoros y la especies cinegéticas o los daños al ganado es confuso e incluso dudoso dada la incapacidad y falta de voluntad de los cazadores para eliminar individuos seleccionados específicamente“. En otras palabras, la caza, aún funcionando correctamente, sería una herramienta muy contundente e inefectiva para aliviar los conflictos reales y/o percibidos entre hombres y carnívoros.

Otro estudio revisó la caza de osos en 5 Estados de los EEUU y una provincia de Canadá y señaló que un mayor número de osos muere a raíz de la aprobación de normativas cinegéticas más liberales que a raiz de conflictos reales con humanos (equiparable a lo que nos sucede con los lobos en la península ibérica). En comparativa, los autores revisaron los conflictos entre humanos y osos en poblaciones no sometidas a la caza donde la educación y los cambios en el comportamiento humano fueron complementados con modificaciones en la gestión de los residuos orgánicos y su acceso por parte de los osos (algo interesante para aplicar en los conflictos relacionados con el aumento de las gaviotas, siendo una medida que debería anteponerse a su control poblacional) y hallaron que incluso aumentando el número de osos, los conflictos disminuyeron significativamente. Concluyeron que la caza de osos fue estadísticamente inefectiva para reducir dicho conflicto.

Puma o León de Montaña  Puma oncolor
Quizás, la mejor documentación existente sobre los efectos de la caza en los conflictos predador-hombre procede de California. En 1991, los votantes californianos aprobaron una iniciativa que ilegalizaba la caza de pumas. En la actualidad, en California viven más pumas (sobre 6.000) que en cualquier otro Estado del oeste y aún así, sigue siendo el que tiene la menor tasa de ataques de puma de todo el oeste. En otras palabras, en Estados donde los pumas son cazados y que presumiblemente tienen más “miedo al hombre”, hay más ataques de puma que en California (a pesar de que en California hay más gente y más pumas que en cualquier otro Estado) lo que estadísticamente hablando significa una menor tasa de ataques de puma dónde estos no son cazados.

California también tiene una de las menores pérdidas de ganado atribuidas a pumas de todo el oeste. Lo que, a su vez, sugiere que la caza es ineficaz para reducir conflictos con la ganadería (a ver si lo tienen en cuenta nuestros gestores aquí). Es más, las evidencias sugieren que actualmente, la caza incrementa las pérdidas de ganado en muchos casos.

En las estadísticas de los últimos años (2009), el Departamento de Caza y Pesca de California mató sólo 42 pumas en todo el Estado (de una población de 6.000); lo que es una decisión muy conservadora si la comparamos con los cientos matados anualmente en otros estados del oeste que tienen además poblaciones del felino mucho más reducidas. Por ejemplo, los cazadores en Oregon mataron 247 pumas en 2009, sin incluir todos los pumas muertos por el servicio de fauna salvaje para disminuir los daños al ganado y/o alegando razones de seguridad humana. Incluso Oregon, con una población de la décima parte de California posee muchos más conflictos entre pumas y hombres que California.

Otro reciente estudio sobre pumas en Washington encontró una relación similar. La caza del puma fue intensificada por la agencia estatal de fauna salvaje y los investigadores pudieron documentar que la población de puma estaba en severa disminución. A pesar de ello, las reclamaciones y los conflictos entre hombres y pumas siguieron incrementándose.

¿Entonces, qué sucede aquí?

Pues que la caza indiscriminada perturba la estructura social de estos predadores creando un caos social. Algo similar a lo que sucede con los humanos que viven en una zona con guerra y recurren a soluciones desesperadas para sobrevivir (como el robo, el comercio ilegal, etc.). En ese sentido, estos carnívoros responden a estas perturbaciones sociales (en forma de caza) en un aumento de los conflictos con humanos (ataques, daños al ganado, etc). Una explicación es que la caza influye en la estructura de las poblaciones enjuveneciendolas. Los ejemplares jóvenes son cazadores menos hábiles y más proclives a recorrer grandes distancias para cazar o buscar un territorio propio, lo que incrementa el potencial conflicto con los humanos.

Las administraciones tratan de tranquilizar a los ciudadanos afirmando que controlarán las poblaciones de carnívoros pero, desconocen por completo la ecología social de estos predadores. Es posible que a pesar de crear ese caos social derivado de la caza deportiva, se mantengan los números de depredadores (aunque alterando su estructura de edades y sexos, entre otros factores). Por ejemplo, las manadas de lobos no sometidas a explotación cinegética suelen ser más estables y tener una mayor tasa de adultos que jóvenes o cachorros. Una manada estable de lobos con más cazadores maduros y experimentados es más efectiva buscando presas. Cuanto mayor sea el tamaño de la manada, con mayor facilidad podrá mantener y proteger un amplio territorio, lo que significa que la presión predadora global hacia las presas menguará a raíz de que algunas porciones de dicha área sufran menor presión y propicien un refugio para las presas.

Joven lobo abatido en controles por daños en Picos de Europa, el único Parque Nacional con presencia de la especie.

Sin embargo, en poblaciones de lobos severamente cazadas el tamaño de grupo suele ser menor,con menos cazadores adultos experimentados y una mayor proporción de cachorros a alimentar (lo que supone menos éxito en la caza de presas grandes y más dificiles de abatir). Cuanto menores sean los grupos, más complicado será defender un territorio estable. De este modo, será más probable cazar en un territorio desconocido (adentrarse en sus límites para cazar). Con más manadas presentes, se puede hacer una cobertura más efectiva de un área geográfica determinada lo que aumenta la presión depredadora sobre las presas. Esto se traduce en más grupos con una proporción menor de adultos y mayor de cachorros a alimentar cubriendo la misma superficie, lo que desemboca en una mayor depredación (más daños al ganado) .

Para ilustrar lo anterior expuesto, imaginad una población de lobos no sometida a caza con 15 ejemplares compuestos por 10 adultos y 5 cachorros del año ocupando un territorio de 500 hectáreas. Los 10 adultos pueden facilmente alimentar a los 5 cachorros y además hacerse con un territorio y defenderlo.
En una población sometida a caza podrías tener los mismos 15 lobos cazando en las mismas 500 hectáreas, pero quizás escindidos en 3 grupos de cinco lobos compuestos por 2 adultos y 3 jóvenes cada uno. La media de edad de los lobos en poblaciones cazadas es considerablemente más joven que en poblaciones no cazadas (entre 2 a 6 años frente a entre 7 a 10 años respectivamente). Los lobos jóvenes son cazadores menos experimentados de modo que son más proclives a cazar presas fáciles (como ganado en extensivo sin ningún tipo de protección). Además, los tres grupos pueden patrullar con más regularidad las 500 hectáreas del territorio ocupado, de modo que dejan menores áreas de refugio a las presas.

Nuestras imaginarias manadas sometidas a caza se componen de dos adultos por grupo. Eses dos adultos tienen una mayor dificultad temporal para proporcionar alimento a los cachorros que los 10 adultos del grupo no cazado, especialmente teniendo en cuenta que un adulto permanece con la prole mientras que el otro está cazando. Un único lobo es incapaz de abatir grandes presas (por ejemplo ciervos o jabalies adultos). Como consecuencia de ello, los grupos de lobos sometidos a explotación cinegética tienen más probabilidades de matar presas fáciles como el ganado (y más si está en regimen extensivo y sin protección).

Lo que es peor aún para estos cazadores (los lobos) es que las manadas pequeñas no pueden consumir una presa de gran tamaño en una sola noche y por su menor tamaño de grupo pueden tener más dificultades para defenderla, por lo que es más probable que carroñeros como zorros, osos, buitres, cuervos y jabalies puedan arrebatarles la misma (o parte de ella) obligando al grupo a salir y cazar otra vez. Mientras que una manada más grande puede más facilmente protegerla y alimentarse de la misma por completo.

Además, los cachorros en crecimiento consumen sorprendentemente una gran cantidad de alimento en relación a su tamaño. Los 15 lobos sometidos a caza y divididos en tres grupos tienen 9 cachorros que alimentar en comparación a los 5 cachorros de la población no explotada cinegéticamente. De modo que tendrán que cazar más y obtener más biomasa para mantener a sus cachorros que una población estable y no cazada (con todas las complicaciones para abatir grandes presas mencionadas anteriormente y debiéndose centrar en las pequeñas).

Finalmente, aseveraciones por parte de los cazadores como que los predadores destruirán la caza (ciervos, corzos, conejos, liebres etc.) son pretenciosas y exageradas. Si bien no cabe duda que los lobos y otros predadores pueden reducir las poblaciones cinegéticas en algunos casos, tales declinaciones de la población no suponen una amenaza para la caza. En Minnesota, viven entre 3.000 y 3.500 lobos. Estos números han sido considerados desde hace mucho tiempo demasiado altos por este gremio. En dicho Estado existe más de un millón de ciervos, de los cuales, los cazadores matan entre 150.000 y 200.000 anualmente. Obviamente, los datos demuestran que la caza no va a desaparecer en Minnesota a consecuencia de la predación lobuna.


Los grandes carnívoros como el lobo ejercen una regulación poblacional más eficiente y selectiva de los ungulados silvestres que la caza deportiva.

Incluso dónde y cuando los predadores parecen reducir los números de ungulados podría no caracterizarse por ser un problema tal y como es comunmente representado por las administraciones o las asociaciones de cazadores. Recientes investigaciones sobre el efecto de los lobos y otros carnívoros en los números de ciervos y otros herbívoros sugieren que los predadores pueden a veces cambiar el uso del hábitat por parte de estas especies (además de mejorar su salud en términos poblacionales). Sin embargo, el efecto global es a menudo positivo para el paisaje. Una reducción de la presión herbívora resulta en un incremento de arbustos como sauces y álamos, mejorando el hábitat para los paseriformes, contribuyendo a la restauración ribereña para una mayor estabilidad del cauce fluvial lo que, mejora el hábitat de la trucha y del castor. Asombroso, ¿verdad?

La presencia de lobos puede también influenciar y condicionar las población de otros predadores (como los zorros). Por ejemplo, los coyotes son el mayor depredador de los cervatillos de Berrendo Antilocapra americana, un incremento de los lobos resultó en una mayor superviviencia de los juveniles de esta especie. Estos son cambios positivos (y muchos otros que probablemente ni siquiera conozcamos) que demuestran la importancia de la presencia de los predadores. En otras palabras, si queremos lobos para tener ecosistemas funcionales, debemos gestionar los predadores en poblaciones máximas, no bajo números mínimos como ha sido defendido por muchas organizaciones cinegéticas y apoyado por las administraciones.

Resumiendo, la caza no es significativamente efectiva para reducir los conflictos hombre-predador. De hecho, un creciente número de investigaciones científicas (a menudo ignoradas por las administraciones) sugieren que la gestión estandarizada y simplista basada en la caza deportiva incrementa los conflictos entre el hombre y los carnívoros y amenaza a largo término la salud de los ecosistemas. No se pueden gestionar los lobos como cualquier otra fauna salvaje (ni ningún otro gran carnívoro). De hecho, queda ampliamente demostrado que la mejor gestión de carnívoros que se puede hacer es no matándolos en absoluto (excepto quizás la extracción de algunos ocasionales ejemplares habituados crónicamente a depredar sobre el ganado).

Este artículo es una traducción aproximada y adaptada de otro publicado en esta web.