El paisanu, el fueu y el llobu (II)

Escrito por Pepín Fernández en www.asturies.com

El fueu n’Asturies nun naz solu. Cuando’l monte quema ye porque daquién prendió-y fueu. Y la xente que prende fueu, préndelo pa quemar el monte. Fáenlo de nueche, en munchos sitios al mesmu tiempu. Y fáenlo sabiendo cómo quemar más superficie. Nun se trata de xente que tea lloco, que nun sabe lo que fai. Pue ser el casu en dlnguna de les quemes, pero son les menos.

Les persones que prenden fueu son xente de los pueblos que quemen col sofitu de munchos de los sos vecinos. La quema ye un aspeutu más de la rellación col monte que ta nes páxines de los periódicos casi tos los díis. Nun voi dicir lo que me paez lo que pasó, voi discutir les razones que sentimos pa defender el fueu.

Cuando se fala d’esti tema siempre dicen que tu nun sabes, qu’eso siempre se fixo, asina que vamos ver qué ye lo que se fixo ‘siempre’.

Una cosa que se fixo siempre foi segar felechu. Mientres les cuadres nun tuvieren cames de cementu pal ganáu, usábase’l felechu pa estrar, esto ye, pa facer la cama de los animales. El felechu tamién s’usaba pa les cameres de los vaqueros, que dormíen nes caseríes pa llindiar el ganáu. Por eso, el felechu, que ye una planta que nun come nengún animal, yera mui apeciáu y nun se podía segar namás que nel tiempu marcáu pa ello, pa nun lu corar y que l’añu venideru se pudiere volver segar. Por eso’l felechu nun crecía: porque se segaba tolos años.

Les caseríes del monte teníen toes amu y l’amu rozábales y llimpiabales tolos años; mientres vivía na casería pa gastar l’herba que segara y curaba pol veranu na casería. Cuando se segaba pel veranu, fuera nel monte o nun prau nel pueblu, desorellábase; eso quier dicir que se segaba con cuidáu al pie de les sebes pa que nun quedasen matos nin artos que fueren comiendo’l prau.

Nos montes de castañu, granxábense les castañares, porque teníen amu los árboles aunque nun los tuviere’l terrén. Y si yeren del común, puyábase’l frutu tolos años. Ello yera que nun quedaba un palmu terrén ensin andar y ensin pisar. Eso frenaba tamién los matos.

Les escobes, ucies, árgomes según el sitiu, usabánse tamién pa quemar nes cabanes y, por tanto, tamién se cortaben.

Quiero dicir con too esto, que’l trabayu de los vaqueros facía que les mayaes y los praos siguieren de pascu y nun los comieren los matos, que ye’l camín natural del campu n’Asturies si nun apaez la mano del home.

Otra cosa que yera muy importante ye que’l ganau allindiábase. Les cabres sobre manera solíen tar siempre con un pastor o pastora, normalmente un guaḥe.

Coles vaques podía haber oveyes o pollinos, y amás tamién s’allindiaben munches vegaes. Esto ye importante porque un animal que ta al so aire y ensin que lu allindien, come lo que-y paez y lo que más-y gusta. Siempre sentí dicir que ‘ta decimando’, apañando namás que lo que-y gusta y estropiando lo demás. Si amás tengo sólo vaques, ensin pollinos nin oveyes nin cabres, van crecer plantes que les vaques nun comen y los otros animales sí, y a la vuelta d’unos años, la mayada va dir zarrando y teniendo cada añu menos pascu. Por tantu, lo que se facía enaantes nun yera prender fueu; lo que se facía yera un usu milenariu del monte que se caltenía solu, ensin falta del fueu, pero que yera posible porque había muncha mano de obra disponible.

¿Prendíase’l monte va 50 años? Sí, ye verdá prendíase, pero hai que tener en cuenta delles coses. En munchos sitios hai carves y cuestes que yá nun tienen casique aprovechamientu porque lleven munchos años quemándoles y foren viesques de bona tierra y agora son carbes ensin árboles. Eso fíxose, pero nun debemos siguir faciéndolo. Yá nun tamos nel neolíticu. Sabemos qu’hai un cambiu climáticu. Sabemos qu’hai mui puco terrén que nun tea machacáu pol ser humanu y tenemos que mantener les zones que tovía nun destruyimos; y col fueu nun se mantién, destrúyese. El cambiu climáticu tamién fai que’l fueu sía munchu peor pa la tierra, porque al tar más seco, quema mientres varios díis y acaba con tolo qu’hai. Vivimos nel sieglu XXI y nun podemos mantener usos de va mil años como si nun hubiese cambiara nada.

Otra cosa de la que se fala poco son les subvenciones. Parte d’ese quemes fáense pa mantener pastos que, en realidá, nun se usen, pero cuenten a la hora de cobrar les subvenciones

Por tanto y resumiendo, vivimos tiempos nuevos y tenemos qu’entendelos. Si la xente yá nun siega felechu pa estrar, nun veo por qué tien que quemar y dicir que eso ya lo facíen los sos antepasaos. Nun podemos quemar sólo pa tener subvenciones. Tenemos que ver cómo facemos pa caltener el pascu ensin quemar. Y pa eso, una cosa fundamental ye trabayar dende un bancu de tierres que permita qu’una persona que quiera entamar con una ganadería, tenga acesu a la tierra con facilidá y nun necesite quemar el monte pa poder sobrevivir.

El fueu ye’l nuestru enemigu. Mata, destrúi, contamina… Tien qu’acabase. Y hai que dicilo bien nidio. Y hai que dici-ylo a les persones que viven del ganáu. El so ganáu nun val tantu como lo que valen los daños que fai’l fueu.

Llea calcando equí la primer parte del artículu d’opinión.

Pepín Fernández ye inxenieru téunicu y trabaya nuna empresa de telecomunicaciones. Ye del Altu Nalón y vive en Xixón. Ye afiliáu d’EQUO Asturies y foi miembru de la Mesa de Coordinación y responsable de Comunicación hasta’l pasáu 12 de payares.

El paisanu, el fueu y el llobu (I)

Escrito por Pepín Fernández en www.Asturies.com

En cuantes sal en periódicu una noticia sobre’l campu, yá se ta oyendo’l cantar de que los pueblos tán morriendo, que los paisanos tán en víes de desaniciu y que too eso ye culpa de los ecoloxistes y de los políticos que tienen gana d’acabar colos pueblos y coles formes de vida tradicionales, que son amás les que supieren conservar Asturies asina de guapina y de verde como ye.

Bono, sepa vusté que ye mentira. Los paisanos nun tán en víes de desaniciu; yá tán estinguios. Yá nun hai paisanos. Y los pueblos tán morriendo equí; y n’Alemaña y n’Italia.

La xente marcha de los pueblos a les ciudades como un movimientu global en tol mundu. El conceyu d’Illas perdió’l 50 por cientu de la población nos 30 años postreros. Illas ta en medio d’una zona industrial, enllena d’autovíes, ferrocarriles y d’industries contaminantes. N’Illas nun hai llobos; nin osos nin figures de proteición. Si miramos otres zones como l’altu Ayer, vemos qu’una industria como ye la de la nieve tampoco para la perda de xente nos pueblos. Si nos vamos a sitios protexíos como Cabrales o Somiedu, vemos que les perdes de población son asemeyaes a les d’Illas o menores. Nun ye poro la presencia de llobos o les figures de proteición lo que faen que la xente marche.

Les causes son munches y variaes y nun da esti espaciu pa deciles toes, pero hai dos coses que podemos destacar. Una ye’l paru. Hai paru n’Asturies y la xente mozo marcha d’Asturies y d’España. Si la xente mozo cola de Xixón o d’Avilés, ¿qué mos fai suponer que nun van marchar de los pueblos de la Sierra del Cuera?

Pero los pueblos tienen otra causa y ye la marcha de les muyeres. La forma de vida tradicional ye una forma de vida mui dura, sobre manera pa les muyeres. L’home diba al chigre y la muyer tenía que quedar na casa trabayando. La violencia pa la muyer nel mundu rural tradicional yera dalgo asumío socialmente. Convido-y a lleer la novela d’Armando Palacio Valdés ‘El idilio de un enfermo”. Les muyeres fuxeren de los pueblos y eso fizo que los pueblos tengan una población mui vieya, coles escueles vacíes o zarraes. Tamién había un clasismu social y un caciquismu importante y por eso la xente marchaba de los pueblos yá nel sieglu XIX. Lo que pasa ye que como nel sieglu XIX les families teníen munchos fiyos, si marchaben dos pa Cuba y morríen otros dos, tovía quedaba dalgún nel pueblu. Güei tenemos ún per cada casa y si marcha pa Londres ya nun queda xente mozo nel pueblu.

Énte esi panorama podemos dicir que les formes de vida tradicionales yá nun existen. Yá nun ye sólo la cantidá de fiyos de les families o que toles persones de la familia trabayaben na casería familiar. Ye que la casería nun yera una ganadería, porque los paisanos nun yeren ganaderos, yeren llabradores. Semaben patates, maíz, escanda, fabes… Apañaben castañes, mazanes, ablanes… Criaben pites, gochos… Les vaques yeren una parte más de la casería, nun yeren el sustentu únicu. Nun había subvenciones y el númberu de vaques nuna familia de 6 persones yera la cuarta parte de les vaques que tien güei un paisanu solu.

Al empar, el derechu consuetudinariu de lo común tenía unes normes y nun facía falta’l Seprona pa que se cumpliesen. Güei pues dir pel monte y alcontrar un fresnu cortáu nuna mayada y una antena de televisión enriba’l troncu pa que daquién vea la tele na cabaña; pa eso tien un xenerador al que-y xuben el gasoil con un touterrén. Enantes los fresnos usábenlos pa da-y de comer al ganáu cuando nun había otra comida y naide podía cortar un árbol que taba no común.

El mundu nel que vivimos güei ye completamente diferente del que vivieren los nuesos güelos. Esa xente qu’anda glayando pel Facebook de lo mal que ta’l mundu rural nun se da cuenta qu’al publicar nel Facebook tán demostrando qu’esi mundu del que falen yá nun existe.

Pero eso nun ye bono nin malo. Podemos siguir lloramingando pelos periódicos y pel chigre o podemos ver les coses bones d’esti tiempu que vivimos, y preparanos pa los cambios que van siguir viniendo. El futuru d’Europa y d’Asturies ye mestizu y eso cambia munches de les construcciones mentales que tenemos.

Tenemos que ser quienes a construir el futuru de los pueblos d’Asturies con eses condiciones. Y podemos facelo si aprendemos de les coses bones del pasáu. Tenemos qu’aprender, pero non de los paisanos antiguos, sinón de les paisanes. El futuru economicu pasa pola diversificación y pa eso hai que mirar pa les paisanes d’enantes. El turismu rural, les pequeñes industries de tresformación alimentaria… L’aprovechamientu d’otros recursos supuestamente marxinales ye lo que facíen les paisanes. Inclusove cuando falamos de biomasa, nun ye mui diferente nel fondu de lo que facía la mio güela cuando traía gárabos del monte al dir a dar un paséu. Precisamente lo que tenemos que facer ye aprovechar esos recursos de la forma que lo facíen les paisanes, trayendo gárabu a gárabu, ensin facer el babayu nos chigres nin tirar de quads y tronzaor ensin pensar nel futuru. Asina podemos ver como una cooperativa como Campu Astur, que ta creciendo y xenerando emplegu ensin facer ruíu, ta presidida por una muyer. Pequeñes empreses como Con Raíz, qu’acaba de recibir un premiu del Ayuntamientu de Llangréu, ye tamién d’una muyer. El futuru ye femenín y nos pueblos tien que selo tamién.

Esi pasáu míticu del que mos falen nun yera tan bonu como dicen, y amás yá nun existe. Pero nun hai que ponese a dar glayíos, hai que mirar pal futuru. Los paisanos morrieren. Puxa les paisanes.

Pepín Fernández ye inxenieru téunicu y trabaya nuna empresa de telecomunicaciones. Ye del Altu Nalón y vive en Xixón. Ye afiliáu d’EQUO Asturies y foi miembru de la Mesa de Coordinación y responsable de Comunicación hasta’l pasáu 12 de payares.

Lobos por Votos, Callando Protestas a Tiros.

Hace un mes ya, el pasado 10 de julio, la administración asturiana disparó a una loba en estado de lactancia en el Parque Natural de Somiedo. La muerte de esta hembra reproductora dejó pocas esperanzas de vida a sus cachorros que probablemente habrán muerto ya de inanición.

Un destino cruel sin ninguna justificación científica, cuanto menos ética y con graves perjuicios ecológicos determinado por una decisión que pretende “favorecer” a unos pocos o al menos callar sus protestas.

Otras opiniones resaltan lo inapropiado que es llamarle Parque Natural a esa parte de terreno presuntamente protegida del mal llamado paraíso natural.

Paisaje deforestado para favorecer a la ganadería extensiva en el P. N. de Somiedo

Recientemente, se acaba de publicar un interesante y relevante artículo sobre las consecuencias de la muerte de ejemplares reproductores en una manada de lobos que podéis ver traducido por Carmen Toribio en la web de ASCEL. 

El trabajo realizado en el Parque Nacional de Denali (Alaska) y publicado en la revista  Journal of Animal Ecology, señala que cuando un ejemplar reproductor desaparece, su sexo y el tamaño de la manada a la que pertenecía determinarán si el grupo desaparece, siendo más proclive a la escisión si el ejemplar eliminado es una hembra reproductora.

Los investigadores de la Universidad de Alaska, Fairbanks  notificaron una disminución de las observaciones de lobos después de la muerte de la hembra reproductora de uno de los grupos del parque y que condujo a la disolución de toda la manada.

A raíz de ello, los investigadores decidieron analizar los datos recogidos en 70 manadas durante un estudio a largo plazo realizado en el parque. Los resultados revelaron que en el 77% de los casos, la muerte del ejemplar reproductor conllevó a la desaparición completa del grupo y que sólo en un tercio de los casos, el grupo permaneció en la zona.

Además, el estudio señala que la muerte de un ejemplar durante los periodos post-reproductor y reproductor tiene efectos drásticos y contribuye en un mayor número de casos a la desaparición total del grupo.

Pero, el dato más importante que este estudio destaca (como otros muchos artículos publicados) y que la administración asturiana sigue sin entender es que las altas tasas de mortalidad de ejemplares reproductores y la alteración de la composición de las manadas no se corresponden con un descenso de la población, lo que indica que la población de lobos es capaz de adaptarse a la pérdida de ejemplares reproductores a nivel poblacional. Los autores sugieren que los lobos pueden compensar la pérdida de de ejemplares reproductores mediante ciertos mecanismos como por ejemplo incrementar el éxito reproductivo al ano siguiente.

Aunque la pérdida de ejemplares reproductores podría no tener un gran efecto a nivel poblacional (por ejemplo en la población total de la península ibérica), supone serios perjuicios a nivel local (SO de la Cordillera Cantábrica).

Hembra amamantando cachorros en el P. N. de Denali. Copyright: National Park Service

Conclusiones:

1. La administración del Principado de Asturias decidió matar un lobo en el Parque Natural de Somiedo durante el periodo reproductor a pesar de disponer de datos que desaconsejan los controles como método de gestión y de los riesgos de ejecutarlos durante estos meses del ano. Además, no es una excepción, sino la regla ya que la mayoría de los lobos tiroteados por órdenes de la administración, lo son durante la época de reproducción.

2. La desacertada y obstinada decisión tuvo como consecuencia la desaparición de una hembra en estado de lactancia que posiblemente conllevó la muerte por inanición de un número indeterminado de cachorros y condicionará el futuro próximo de toda la manada.

3. Aún así, estas muertes no conseguirán disminuir la población de lobos a medio plazo ni repercutirá a mejorar el supuesto conflicto que sólo se alimenta por el sensacionalismo mediático y una gestión a ciegas que sólo persigue el voto de ciertos colectivos locales. A pesar de ello, en Asturias, en lo que va de año al menos 8 lobos (6 adultos y dos cachorros) han sido matados en Parques Naturales (sin contar los tiroteados fuera de espacios protegidos (n=3, al menos!) y todos los que han muerto de modo ilegal (veneno, lazos, tiro, etc) y por otras causas (atropello, mortalidad natural e interespecífica, …)

En Somiedo ya no quedan urogallos. Los osos son acosados por el turismo y los lobos son tiroteados para callar las protestas de quienes han optado en convertir uno de los concejos más bellos de Asturias en un destino turístico que está cada vez más urbanizado y en el que he incluso visto realizar desbroces mecanizados en primavera, cuando en el matorral de un mal llamado parque natural crían especies catalogadas.

Dime Belarmino, ¿Cual es el siguiente paso?

De Lobos y Hombres

 Acabo de visionar el documental sobre “Lobos y Hombres” transmitido hace unos días en la TV2 en el cual hago una breve intervención. 

   Creo que este documental aporta una visión muy buena sobre el conflicto social. Cada sector aporta sus ideas y presiona con los medios que dispone a una administración que trata de contentar a unos u a otros y de este modo hemos ido “tirando” los últimos años (décadas incluso).

Pero, aunque el documental logra recoger las opiniones que se tiene sobre la especie en el mundo rural, opino que no logra expresar o divulgar las razones científicas por las que la gestión del lobo debe diferir de la actual. Creo que no logramos trasladar a la sociedad el conocimiento que decenas de científicos han acumulado y publicado en artículos e informes.

 El conjunto de soluciones propuestas para mejorar la coexistencia con el lobo en las diferentes comunidades ha sufrido leves modificaciones a pesar de haberse escrito miles de folios sobre el mismo. La ciencia o el conocimiento acumulado no es aplicado adecuadamente en los modelos de gestión y ello repercute negativamente en la búsqueda de soluciones duraderas recurriendo a parches temporales (como es “matar lobos y pagar daños”).

No pretendo ampliar más el contenido de esta entrada por motivos de espacio y tiempo pero intentaré explicarme mejor en una futura entrada aportando algunas referencias que faciliten tal explicación. Mientras tanto, os dejo un enlace al documental para que lo veáis agradeciendo vuestros comentarios y conclusiones sobre el mismo.

Fladry como método de prevención de ataques al ganado

Esta entrada es una traducción aproximada de un post recientemente colgado en mi otro blog (el cual aprovecho para presentar: http://4thenaturesake.wordpress.com/).

El fladry consiste en un cordel del cual cuelgan flecos o bandas de colores (generalmente rojo) separados a una distancia de 40 a 60cm y de una longitud de entre 50 a 80 cm que se moverán con cualquier ligera brisa y cuyo objetivo es impedir que carnívoros como los lobos crucen una barrera o vallado.  

El fladry es un temporal pero eficiente método de prevención para evitar casos de predación al ganado en pequeños pastizales tal y como podeís comprobar en el vídeo a continuación:


Los lobos – especialmente los ejemplares más viejos o mas experimentados – son a menudo escépticos ante nuevas estructuras en su entorno. Así que, por alguna razón, temen esas banderillas coloreadas que ondean con la mínima brisa.  

Gran parte del éxito del fladry es que, al parecer, los lobos se asustan al intentar atravesar dicha barrera. Estudios han demostrado su efectividad en experimentos en el campo hasta 60 días antes de que los lobos la cruzasen (Musiani 2003). 

Se ruega difusión de esta entrada ya que, la reducción de los conflictos con el ganado es una de las claves para el incremento de la tolerancia social hacia los grandes carnívoros y para lograr la coexistencia del ser humano con los mismos. 
Este método es simple y barato y sin duda de gran utilidad para ser usado en muchas partes del noroeste ibérico.

Pinchando en este ENLACE accederás al interesante y completo manual sobre el fladry de la web People and Carnivores.


Fuentes y más información sobre fladrys:

Musiani, M., C. Mamo, L. Boitani, C. Callaghan, C. C. Gates, L. Mattei,  E. Visalberghi, S. Breck, and G. Volpi. 2003. Wolf depredation trends  and the use of fladry barriers to protect livestock in western North  America. Conservation Biology 17(6):1538-1547. 
This scientific paper is available by clicking HERE.

Usos tradicionales y Conservación de la Naturaleza

Creo de primer orden difundir artículos como la tribuna redactada hace unos días por Rolando Rodríguez Muñoz, Investigador de la Universidad de Exeter de Reino Unido.

Explotar un ecosistema natural no contribuye a conservarlo

En los últimos años ha cobrado auge la idea de que el mantenimiento de los usos tradicionales agrícolas y ganaderos es fundamental para la conservación de la naturaleza. Esta idea parte de la importancia que tiene continuar con este tipo de prácticas para evitar que desaparezcan los ecosistemas artificiales a que han dado origen durante los últimos cientos de años. Sin embargo, su aplicación a la conservación de hábitats naturales resulta contraproducente, ya que aunque un nivel moderado de explotación puede ser compatible con la conservación, en ningún caso contribuye a ella.

Los pastizales alpinos son hábitats naturales generados entre otras  razones por las características climáticas de las altitudes en las que se hallan. En este caso, la imagen corresponde a una pastizal de Somiedo creado tras talar el bosque autóctono y el mantenimiento de altas cargas ganaderas y desbroces continuos realizados con fondos públicos.
La explotación ganadera, agrícola y forestal desarrollada en España desde la Edad Media ha dado origen a «ecosistemas» artificiales que actualmente ocupan la mayor parte del país. Los bosques originales fueron sustituidos por pastizales, campiñas y cultivos cerealistas, lo que hizo desaparecer la fauna forestal y favoreció la expansión de animales y plantas asociados a este tipo de ambientes deforestados. Dada la magnitud del cambio, las poblaciones de algunas de estas especies son ahora más abundantes en estos paisajes artificiales que en las zonas en las que ya existían previamente de manera natural. Por ello, algunas podrían ser consideradas en la actualidad como rehenes del mantenimiento de esos ecosistemas artificiales, sin los cuales su estatus podría verse amenazado.
Mosaico artificial de diferentes hábitats en la montaña luguesa. Aunque en su conjunto quizás pueda albergar un número mayor de especies que el bosque primitivo, en ningún caso se puede considerar esta alteración (la tala del bosque autóctono para la creación de este paisaje) como un fomento de la biodiversidad y además, este mosaico no alcanza lo complejidad biológica que alcanzaría en el mismo emplazamiento el hábitat climácico (que en este caso sería un robledal caducifolio).

Tras la revolución industrial y, sobre todo, tras la entrada de España en la Unión Europea, muchas de las zonas explotadas durante siglos han sido abandonadas o sometidas a nuevos sistemas de aprovechamiento más intensivos. Estos cambios de uso han hecho que las áreas afectadas dejen de ser aptas para esa fauna y flora cuya expansión se vio favorecida históricamente. Los argumentos a favor de los usos tradicionales como herramienta de conservación tienen sentido cuando el objetivo es evitar esos cambios y mantener estos ecosistemas artificiales y sus especies asociadas. Sin embargo, la situación es muy distinta cuando se trata de ecosistemas naturales. Ya sea con métodos tradicionales o modernos, la agricultura y la ganadería son los principales factores causantes de la destrucción de hábitats naturales en todo el mundo, promoviendo la pérdida de suelo y la desertificación. Los bosques han resultado particularmente afectados por estos procesos. En el caso de Asturias, una región que en origen era eminentemente forestal, el bosque ocupa actualmente menos de la décima parte del territorio. Su distribución es muy desigual. En las zonas montanas ocupa alrededor de una quinta parte de la superficie, mientras que en las zonas más bajas casi ha sido erradicado, primero con métodos tradicionales y posteriormente con la implantación de sistemas de explotación intensivos. En algunas áreas, sobre todo en zonas de montaña del Occidente, el despoblamiento y el abandono de esos usos tradicionales han favorecido el inicio de un proceso natural de recuperación del bosque. Esta recuperación se produce mediante una transición gradual en la que las praderías se cubren de matorrales y posteriormente esas zonas de matorral se cubren de árboles. Plantear la potenciación de los aprovechamientos tradicionales en estas zonas como método de recuperación del bosque es un sinsentido, ya que supone un retroceso en ese proceso gradual de regeneración natural.

Desbroce realizado en zona osera. Teneis una explicación muy aclaradora en este ENLACE

No cabe duda de que el mantenimiento de los usos tradicionales es importante para conservar ecosistemas artificiales, como las campiñas, de los que depende la producción de alimentos y otros recursos que todos necesitamos, y en los que viven una gran variedad de especies de animales y plantas. Pero no menos importante es restringir ese tipo de usos en las áreas designadas como espacios protegidos, uno de cuyos principales objetivos es la conservación de los hábitats naturales. En último término, la base del problema parece estar en la confusión entre la acción del hombre y la de la naturaleza como modeladores del paisaje.

Brutal desbroce recientemente realizado en la Sierra del Cando (Red Natura 2000) para favorecer la ganadería extensiva. Los tractores desbrozaron varias parcelas de matorrales higrófilos y turberas, hábitats prioritarios protegidos por la normativa europea.

Trashumancia 3ª parte

Remato la trilogía de entradas sobre la trashumancia con la narración del trayecto final que, a pesar de discurrir ya únicamente por vías asfaltadas, atraviesa los paisajes de gran belleza que caracteriza a la comarca de Babia. 
Para los que no sepais de qué va el asunto, podeís acceder a la primera entrada pinchando AQUÍ y a la segunda pinchando AQUÍ.
Después de dormir en la iglesia de Pruneda, reemprendimos el camino con los primeros rayos del sol.

La estampa del día: Invasión del ganado en la CL-626, la carretera que une Villablino con León. Afortunadamente para los usuarios de la vía asfaltada era domingo por lo que mucha prisa se supone que no tendrían. Lo cierto es que la mayoría aprovechaban para sacar fotos, hacer preguntas e incluso alguno/a se bajaba a caminar un rato con el grupo. Aunque, otros se acordaban de la madre del cordero…

¡Estábamos en Babia!


Decenas de cuerpos lanosos frotándose contra los vehículos.


Tradiciones centenarias que desaparecen a lo largo de los años…


Llegada a San Emiliano


Conforme se acercaba mediodía, el calor se hacía más notorio e insoportable. El hecho de caminar continuamente por carretera asfaltada supone un mayor desgaste, las pezuñas del ganado sufren más e incluso Verdugo, el mastín se mostró cansado durante este último tramo.


Ya quedaban apenas unos kilómetros antes de la llegada a Villargusán. Las ovejas aprovechaban los márgenes para lanzar bocados furtivos en marcha.


Una de las casas de Villargusán construidas por cuadrillas de Ourense, con el macizo de Ubiña al fondo.
Una vez llegados a Villargusán, disfrutamos de un merecido descanso, el ganado quedó encerrado hacinándose en las escasas sombras que propiciaban los fresnos. Nosotros nos unimos a la familia y amigos que Elías el pastor tiene en el pueblo para darnos un buen banquete. Nos entretuvimos fotografíando las numerosas mariposas que revoloteaban por el pueblo y hasta cinco especies de Hespéridos. 
Hablando con los aldeanos, nos recordaron que antes la vida era más dura, con mucha más nieve y que aprecia que ésta vino a menos desde principios de los años 60. De aquella, la gente tenía que bajar a Puenteorujo para “limpiar para peón” (para permitir el paso de una persona). Cuando venían los estudiantes por las navidades de León, tenían que bajar a buscarlos en caballería. El coche de línea de aquella no pasaba de la Madalena.

Después de comer, nos despedimos de los compañeros de viaje. La idea inicial era volverme con ellos a casa una vez llegados a Villargusán, pero contento de la experiencia vivida, la vista de Pena Ubiña me animó a quedarme unos días en la majada, disfrutando del entorno, de la vida pastoril y aprovechando a subirme a la Peña. 


Las siguientes horas discurrieron apaciblemente, con la brisa de la montaña en la cara, viendo el ganado recuperando fuerzas, fotografíando plantas, aves e insectos y disfrutando de buenas conversaciones con Elías.


Anacamptis pyramidalis


Pena Ubiña y la chica a la derecha


Calzas de lobo  Digitalis parviflora


El imponente macizo calizo de Pena Ubiña (2.417 msnm) que tendría la oportunidad de ascender al día siguiente con avistamientos interesantes, lo vereís en la próxima entrada.


Algunas ovejas rendidas por el viaje pastaban de rodillas. Al cabo de unos días de reposo en este paraje se recuperarían.


El pastor tiene arrendadas unas 700 hectáreas en este entorno para el pastoreo de poco más de 600 ovejas y una docena de cabras que hacen retemblar unos 120 cencerros. Quedarán preñadas aquí, recogiéndose con la llegada del frío hacia los cuarteles de invierno situados cerca de León donde, una vez llegadas, las ovejas comenzarán a dar a luz.


Los carneros ya empezaban a pelear entre ellos por el celo de las ovejas. Lo curioso era ver como algunos carneros no poseían cuernos y como algunas hembras sí los tenían. Ya sé que la frase da su juego, pero no lo daba expresado de otro modo. 😉
Se puede ver en esta foto Puerto ventana al fondo. Nos contó uno de los amables ancianos que ver un jabalí por esa zona en los años 50 era toda una novedad. Antes, había mucho más ganado que mantenía a raya la vegetación impidiéndo la sucesión ecológica. Un dicho muy relevante al respecto es: ” Cien cabras traen todos los días un carro de leña para casa“. Teniéndo en cuenta las últimas observaciones oseras en la zona y relacionándolas con ese abandono del medio rural y el descenso de la carga ganadera, es cuanto menos interesante debatir hasta qué punto la ganadería promueve la biodiversidad, qué tipo de ganadería lo hace (quizás no todas las ganaderías son sostenibles, véase la Sierra del Cuera). Esto nos permitiría una mejor orientación de los fondos europeos de la política agraria común.

Rocambolesca entrada al bebedero
Elías actualmente pasa el verano a caballo entre dos majadas. Antes, sólo disponía de ésta que veís en las fotos a continuación, viviendo a inicios del periodo estival en la parte más baja de la ladera (hasta agotar el pasto) en un remolque adaptado sin luz, ni calefacción. Así, durante 7 años, entre sus 53 y 60. Ahora, a sus 63 años, ya cuenta con dos cabañas decentes que disponen de luz, gracias a una placa solar que le colocan anualmente los amigos que nos acompañaron la primera parte del viaje y que me invitaron a esta experiencia (Gracias!).
Lleva 10 años trashumando a esta zona. Antes estuvo durante 17 años en Murias de Paredes, Valdeloberos (cerca de Vecilla de Boñar), también en Cubil cerca de Robledo de Caldas, Cueto Arbás y Abelgas de Luna, lo que suma un total de 33 años trashumantes.
Perspectiva de la majada con la cabaña en la que duerme el pastor y el cerrado para las ovejas que levantó con sus propias manos ayudado por el macho (la mula). El cerrado que pudisteis apreciar en la foto anterior sirve de refugio para los corderos cuando antes permitía que las ovejas los tuviesen en la zona estival de pastoreo.
Un atarcerder tranquilo entre caliza lleno de anécdotas. Aquí es dónde el pastor trashumante sufrió el único daño de lobo que afectó a una sóla res. “Tenía atados los mastines y me la jugaron de noche. Me di cuenta a la mañana siguiente.” Ahora entre 3 y 4 mastines y varios perros carea vigilan su ganado.

Aquí acaba la entrada y mi primera experiencia trashumante. Procuraré volver el próximo año. Os dejo con algunos de los verdaderos protagonistas de la historia. Espero que os haya gustado. Un saludo y gracias por visitar el blog! Gracias a Xermán García Romai por ayudarme en la identificación de la Digitalis y la orquídea pyramidal.
 Verdugo, el mastín 

Zagal, un perro carea

 Chispa, una hembra carea

y por último, Elías, un pastor trashumante a punto de jubilarse y como veis muy moderno.