El paisanu, el fueu y el llobu (II)

Escrito por Pepín Fernández en www.asturies.com

El fueu n’Asturies nun naz solu. Cuando’l monte quema ye porque daquién prendió-y fueu. Y la xente que prende fueu, préndelo pa quemar el monte. Fáenlo de nueche, en munchos sitios al mesmu tiempu. Y fáenlo sabiendo cómo quemar más superficie. Nun se trata de xente que tea lloco, que nun sabe lo que fai. Pue ser el casu en dlnguna de les quemes, pero son les menos.

Les persones que prenden fueu son xente de los pueblos que quemen col sofitu de munchos de los sos vecinos. La quema ye un aspeutu más de la rellación col monte que ta nes páxines de los periódicos casi tos los díis. Nun voi dicir lo que me paez lo que pasó, voi discutir les razones que sentimos pa defender el fueu.

Cuando se fala d’esti tema siempre dicen que tu nun sabes, qu’eso siempre se fixo, asina que vamos ver qué ye lo que se fixo ‘siempre’.

Una cosa que se fixo siempre foi segar felechu. Mientres les cuadres nun tuvieren cames de cementu pal ganáu, usábase’l felechu pa estrar, esto ye, pa facer la cama de los animales. El felechu tamién s’usaba pa les cameres de los vaqueros, que dormíen nes caseríes pa llindiar el ganáu. Por eso, el felechu, que ye una planta que nun come nengún animal, yera mui apeciáu y nun se podía segar namás que nel tiempu marcáu pa ello, pa nun lu corar y que l’añu venideru se pudiere volver segar. Por eso’l felechu nun crecía: porque se segaba tolos años.

Les caseríes del monte teníen toes amu y l’amu rozábales y llimpiabales tolos años; mientres vivía na casería pa gastar l’herba que segara y curaba pol veranu na casería. Cuando se segaba pel veranu, fuera nel monte o nun prau nel pueblu, desorellábase; eso quier dicir que se segaba con cuidáu al pie de les sebes pa que nun quedasen matos nin artos que fueren comiendo’l prau.

Nos montes de castañu, granxábense les castañares, porque teníen amu los árboles aunque nun los tuviere’l terrén. Y si yeren del común, puyábase’l frutu tolos años. Ello yera que nun quedaba un palmu terrén ensin andar y ensin pisar. Eso frenaba tamién los matos.

Les escobes, ucies, árgomes según el sitiu, usabánse tamién pa quemar nes cabanes y, por tanto, tamién se cortaben.

Quiero dicir con too esto, que’l trabayu de los vaqueros facía que les mayaes y los praos siguieren de pascu y nun los comieren los matos, que ye’l camín natural del campu n’Asturies si nun apaez la mano del home.

Otra cosa que yera muy importante ye que’l ganau allindiábase. Les cabres sobre manera solíen tar siempre con un pastor o pastora, normalmente un guaḥe.

Coles vaques podía haber oveyes o pollinos, y amás tamién s’allindiaben munches vegaes. Esto ye importante porque un animal que ta al so aire y ensin que lu allindien, come lo que-y paez y lo que más-y gusta. Siempre sentí dicir que ‘ta decimando’, apañando namás que lo que-y gusta y estropiando lo demás. Si amás tengo sólo vaques, ensin pollinos nin oveyes nin cabres, van crecer plantes que les vaques nun comen y los otros animales sí, y a la vuelta d’unos años, la mayada va dir zarrando y teniendo cada añu menos pascu. Por tantu, lo que se facía enaantes nun yera prender fueu; lo que se facía yera un usu milenariu del monte que se caltenía solu, ensin falta del fueu, pero que yera posible porque había muncha mano de obra disponible.

¿Prendíase’l monte va 50 años? Sí, ye verdá prendíase, pero hai que tener en cuenta delles coses. En munchos sitios hai carves y cuestes que yá nun tienen casique aprovechamientu porque lleven munchos años quemándoles y foren viesques de bona tierra y agora son carbes ensin árboles. Eso fíxose, pero nun debemos siguir faciéndolo. Yá nun tamos nel neolíticu. Sabemos qu’hai un cambiu climáticu. Sabemos qu’hai mui puco terrén que nun tea machacáu pol ser humanu y tenemos que mantener les zones que tovía nun destruyimos; y col fueu nun se mantién, destrúyese. El cambiu climáticu tamién fai que’l fueu sía munchu peor pa la tierra, porque al tar más seco, quema mientres varios díis y acaba con tolo qu’hai. Vivimos nel sieglu XXI y nun podemos mantener usos de va mil años como si nun hubiese cambiara nada.

Otra cosa de la que se fala poco son les subvenciones. Parte d’ese quemes fáense pa mantener pastos que, en realidá, nun se usen, pero cuenten a la hora de cobrar les subvenciones

Por tanto y resumiendo, vivimos tiempos nuevos y tenemos qu’entendelos. Si la xente yá nun siega felechu pa estrar, nun veo por qué tien que quemar y dicir que eso ya lo facíen los sos antepasaos. Nun podemos quemar sólo pa tener subvenciones. Tenemos que ver cómo facemos pa caltener el pascu ensin quemar. Y pa eso, una cosa fundamental ye trabayar dende un bancu de tierres que permita qu’una persona que quiera entamar con una ganadería, tenga acesu a la tierra con facilidá y nun necesite quemar el monte pa poder sobrevivir.

El fueu ye’l nuestru enemigu. Mata, destrúi, contamina… Tien qu’acabase. Y hai que dicilo bien nidio. Y hai que dici-ylo a les persones que viven del ganáu. El so ganáu nun val tantu como lo que valen los daños que fai’l fueu.

Llea calcando equí la primer parte del artículu d’opinión.

Pepín Fernández ye inxenieru téunicu y trabaya nuna empresa de telecomunicaciones. Ye del Altu Nalón y vive en Xixón. Ye afiliáu d’EQUO Asturies y foi miembru de la Mesa de Coordinación y responsable de Comunicación hasta’l pasáu 12 de payares.

Anuncios

Sistema Global de gestión de Fuegos

El amigo Jose Carlos Sacedo me envía un interesantísimo enlace que puede dar una idea de lo desgraciadamente comunes que son los incendios forestales en todo el planeta, Incluso en áreas de las que no se tiene ningun tipo de noticia en los medios de comunicación. 
En la página web de la fao (desarrollado por la NASA) conjuntamente usado con el google eart, podeis ver los fuegos activos en este momento en el mundo.

Explicación:

El Sistema Global de Gestión de Información sobre Fuegos (GFIMS) integra tecnologías de teledetección y GIS para proporcionar localizaciones MODIS hotspot/fire a los administradores de los recursos naturales y otros interesados y colaboradores alrededor del mundo.

GFIMS es un sistema de seguimiento de las operaciones con sede en el Departamento de Recursos Naturales (NRD) de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Este programa se deriva del Sistema de Información de Incendios para la Gestión de Recursos (FIRMS) que fue desarrollado en la Universidad de Maryland con fondos de la NASA.

En FAO, GFIMS complementará el conjunto existente de proyectos NRD que proporcionan información casi en tiempo real a los proyectos de monitoreo en curso y de emergencia, a otras organizaciones de las Naciones Unidas, así como también al público en general.

Remata la campaña de incendios

Toca fin la campaña contra incendios forestales de 2009. Otro año más, una decisión política unida a la llegada temporal de las lluvias ponen fin a un despliegue de medios convocado anualmente para proteger los montes de las llamas.
Un gran listado de nombres acudirán a apuntarse a las listas del paro. Entre ellos figuran estudiantes y gente que sólo busca trabajo durante el verano, pero tambien una larga lista de auténticos profesionales en la extinción de incendios y conocedores de la problemática que acecha a nuestras masas arboladas y zonas de especial interés en la conservación.
Este grupo de compañeros se buscará la vida durante el invierno trabajando de lo que sea hasta la llegada de marzo o abril, cuando vuelve el calor y la necesidad de crear pastos usando el mechero.
No vale repetir que sale económicamente más rentable contratar a 1.000 personas todo el año que 3.000 sólo en verano, que miles de hectáreas gallegas estan abandonadas, invadidas por exóticas, pobladas por eucaliptos cuya edad dobla el turno de corta, valles y ríos sin vegetación autóctona, con puntos de agua, tajeas, cunetas y otras infraestrucutras inutilizables.
En honor a todos los que soportamos decisiones absurdas, tomadas por gente sin ningún tipo de criterio, con único interés político, que volvemos cada año a defender nuestra tierra de las llamas a pesar de saber que ese cambio no llegará…También a los profesionales que ya se han ido, abandonaron la profesión, una labor sacrificada, con recursos insuficientes y poco valorada, eclipsada últimamente por el gabinete de prensa del ejército que para nada corresponde con la realidad.
A todos ellos les dedico este vídeo, porque los compañeros y el cuidado del medio ambiente son lo único que me mantiene aqui.

Paisajes desde el Aire

Desde 2003, me dedico a la extinción de incendios, una labor dura, mal pagada y poco valorada. Pero hoy no toca hablar de ello. Actualmente, trabajo en una brigada helitransportada contraincendios forestales.

Os aseguro que desde el aire, todo se percibe de otra manera, quizás nuestros bienes adquieran aún menor importancia.
Descubrí una Galicia diferente a la que creia conocer, más arbolada pero con escasos bosques autóctonos. Las infraestructuras y las amenazas que la acechan fragmentan ese mar verde. Las zonas bien conservadas constituyen islas entre explotaciones y ambientes humanizados, los corredores son de vital importancia. Pero desde ahi arriba, parecemos desconocerlo…


Un mar de calma enturbiado por los eólicos

Creo que debemos ponernos a trabajar en ello cuanto antes. ¿Pero como?
Quizás la custodia del territorio sea una opción? No lo sé la verdad…


Os dejo con unas fotos que representan para mi momentos de calma y serenidad, son momentos de bien estar, entre dos infiernos…vivir con los pies en la tierra y los incendios.






Para compensar un poco la angustia de las fotos finales, os dejo con un vídeo realizado por Xavier Leiro, un compañero de trabajo.
Es un video de un paseo en un día normal de la brigada Queimadelos (Mondariz-Pontevedra), aunque no vuela sobre montaña y bosques maduros primigenios (como a mi me gustaría) sino sobre la costa esquilamada por nuestra especie, espero que os guste.

Le dedico esta entrada a todos los miembros y colaboradores de las ONG’s que vigilan y luchan contra todos las amenazas e intereses que acechan a la conservación de nuestras montañas; con mención especial a los miembros de la Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica.