Trophic Downgrading of Planet Earth

Es el nombre del reciente artículo publicado en Science por una larga lista de prestigiosos investigadores.

La publicación destaca la importancia de los grandes carnívoros no sólo para la regulación de los ecosistemas, sino incluso para la salud humana. 
Las relaciones existentes entre los diferentes elementos de la frágil cadena trófica y los efectos del ser humano en la misma son muy complicados de entender. De modo general, las poblaciones de grandes carnívoros (desde lobos a aves rapaces, pasando por nutrias, tiburones, etc.) se están reduciendo a lo largo del planeta, con descensos muy acusados en algunas especies que antaño incluso eran bastante comunes. La desaparición de los peldaños superiores de la cadena trófica tiene serias consecuencias sobre su funcionamiento. La rotura de ese equilibro perjudica a las poblaciones de otras especies e incluso afecta directamente al ser humano, ya sea por un aumento de la prevalencia de patógenos o a algunos de sus intereses económicos. Además, el artículo demuestra otros efectos para muchos insospechados tales como un aumento de los incendios forestales, de la contaminación, de enfermedades infecciosas, afecciones a la calidad del agua y al ciclo de nutrientes.


 video reciente de una pareja de leopardos de Amur



La pérdida y fragmentación de hábitats y la caza provocada por el hombre son los principales causantes del descenso de los grandes carnívoros, tanto en los medios terrestres como marinos y tanto a altas como a bajas latitudes. El impacto total que genera el descenso de los grandes predadores no es entendido hasta el momento de su desaparición completa. La rarefacción y desaparición de estas especies clave es una de las razones de la llamada sexta extinción que está actualmente en curso y parece ser más grave de lo que se esperaba.
Esperemos que los gestores de nuestros ecosistemas tengan estas investigaciones en cuenta a la hora de gestionar el medio y las especies que lo habitan.

Podeis acceder al artículo original pinchando aquí:

Otros medios de comunicación difundieron el artículo:

Anuncios

Parque Natural de la Sierra de Andújar

Sumándome a la moda de los “Report Trip“, os contaré mi experiencia en el Parque Natural de la Sierra de Andújar que visité dos veces, en 2007 y en 2009, ambas durante el mes de Abril.

La Sierra de Andújar se halla en el corazón de Sierra Morena y es un buen representante del ecosistema mediterráneo. En ella viven especies tan emblemáticas como el lince ibérico Lynx pardina, el águila imperial Aquila adalberti y el lobo Canis lupus, todas ellas en peligro de extinción. Además podemos ver: Águila real Aquila chrysaetos, Cigüeña negra Ciconia nigra, y Búho real Bubo bubo, entre muchas otras.

Este espacio natural está constituido por cotos privados de caza, casi todos ellos con vallados cinegéticos (algunos de dudosa legalidad) de ahi que no sea posible realizar las numerosas rutas y senderos que caracterizan otros espacios protegidos. En las carreteras que lo atraviesan hay varios puntos que pueden servir como miradores hacia estos terrenos acotados, por lo que algunos visitantes pasan su estancia con el ojo pegado al telescopio espiando la riqueza faunística del entorno.

En mi humilde opinión, esto resulta interesante al amanecer y anochecer, pero durante el resto de horas del día, yo recomiendaría recorrer el Parque Natural entero y llegar incluso hasta Sierra Madrona, situada ya en Cuidad Real, (Castilla La Mancha). En esta carretera, al dejar atrás el desvío de la Virgen de la Cabeza, ví cosas interesantes como cadáveres de Gamos Dama dama cercanos a los vallados. Estos son a veces empleados por lobos y linces para arrinconar a sus presas.

Ví al Colirrojo real Phoenicurus phoenicurus, 47 Rabilargos Cyanopica cyano en fila india, una pareja de Águilas perdiceras Hieraaetus fasciatus, Corzos Capreolus capreolus, etc.

Otro recorrido interesante une el centro de interpretación con el embalse del Jándula. En él pude ver numerosos Alcaudones reales y comunes Lanius excubitor/senator,

Abejarucos Meriops apiaster

Buitres leonado y negro Gyps fulvus y Aegypius monachus, Escribano cerillo Emberiza cia, Collalba rubia Oeanthe hispanica, Liron careto Elyomis quercinius,

Críalos Clamator Glandarius

numerosos Ciervos Cervus elaphus.

Lo de observar grandes depredadores como el lince es cuestión de suerte, paciencia, perseverancia y mucha ética. Con ello me refiero a que en los miradores hay que dejar aparcados los vehículos de modo que no obstaculicen a los demás usuarios pero sobre todo, hay que GUARDAR SILENCIO.


En Andújar conocí a muchos aficionados como yo y a gente muy especial con la que pasé muy buenos momentos, intercambié opiniones, aprendí sobre óptica y fotografía (Gracias Joana!), etc. por lo que es fácil dejarse llevar y olvidar que estamos en un espacio protegido.

Pero sobre todo, lo que NUNCA se debe hacer es ENTRAR en uno de estos TERRENOS PRIVADOS o realizar cualquier acción que pueda MOLESTAR A SUS PROPIETARIOS (aunque alguno sea un gilipollas que se pasea en Quad para espantar a los linces) , estaríamos entorpeciendo las relaciones que mantienen con los expertos por la conservación de estas especies amenazadas.

Resumiendo, disfrutareis mucho de vuestra estancia en Andújar. Aún recuerdo el cacareo constante de la perdiz, una cópula de Mochuelo Athene noctua,

los numerosos ungulados y al lince de caza!




Las fotos de Paisajes son de Ricardo Paredes, Eugenio y Rosa Marti, las fotos de fauna son de Rubén Portas