El paisanu, el fueu y el llobu (II)

Escrito por Pepín Fernández en www.asturies.com

El fueu n’Asturies nun naz solu. Cuando’l monte quema ye porque daquién prendió-y fueu. Y la xente que prende fueu, préndelo pa quemar el monte. Fáenlo de nueche, en munchos sitios al mesmu tiempu. Y fáenlo sabiendo cómo quemar más superficie. Nun se trata de xente que tea lloco, que nun sabe lo que fai. Pue ser el casu en dlnguna de les quemes, pero son les menos.

Les persones que prenden fueu son xente de los pueblos que quemen col sofitu de munchos de los sos vecinos. La quema ye un aspeutu más de la rellación col monte que ta nes páxines de los periódicos casi tos los díis. Nun voi dicir lo que me paez lo que pasó, voi discutir les razones que sentimos pa defender el fueu.

Cuando se fala d’esti tema siempre dicen que tu nun sabes, qu’eso siempre se fixo, asina que vamos ver qué ye lo que se fixo ‘siempre’.

Una cosa que se fixo siempre foi segar felechu. Mientres les cuadres nun tuvieren cames de cementu pal ganáu, usábase’l felechu pa estrar, esto ye, pa facer la cama de los animales. El felechu tamién s’usaba pa les cameres de los vaqueros, que dormíen nes caseríes pa llindiar el ganáu. Por eso, el felechu, que ye una planta que nun come nengún animal, yera mui apeciáu y nun se podía segar namás que nel tiempu marcáu pa ello, pa nun lu corar y que l’añu venideru se pudiere volver segar. Por eso’l felechu nun crecía: porque se segaba tolos años.

Les caseríes del monte teníen toes amu y l’amu rozábales y llimpiabales tolos años; mientres vivía na casería pa gastar l’herba que segara y curaba pol veranu na casería. Cuando se segaba pel veranu, fuera nel monte o nun prau nel pueblu, desorellábase; eso quier dicir que se segaba con cuidáu al pie de les sebes pa que nun quedasen matos nin artos que fueren comiendo’l prau.

Nos montes de castañu, granxábense les castañares, porque teníen amu los árboles aunque nun los tuviere’l terrén. Y si yeren del común, puyábase’l frutu tolos años. Ello yera que nun quedaba un palmu terrén ensin andar y ensin pisar. Eso frenaba tamién los matos.

Les escobes, ucies, árgomes según el sitiu, usabánse tamién pa quemar nes cabanes y, por tanto, tamién se cortaben.

Quiero dicir con too esto, que’l trabayu de los vaqueros facía que les mayaes y los praos siguieren de pascu y nun los comieren los matos, que ye’l camín natural del campu n’Asturies si nun apaez la mano del home.

Otra cosa que yera muy importante ye que’l ganau allindiábase. Les cabres sobre manera solíen tar siempre con un pastor o pastora, normalmente un guaḥe.

Coles vaques podía haber oveyes o pollinos, y amás tamién s’allindiaben munches vegaes. Esto ye importante porque un animal que ta al so aire y ensin que lu allindien, come lo que-y paez y lo que más-y gusta. Siempre sentí dicir que ‘ta decimando’, apañando namás que lo que-y gusta y estropiando lo demás. Si amás tengo sólo vaques, ensin pollinos nin oveyes nin cabres, van crecer plantes que les vaques nun comen y los otros animales sí, y a la vuelta d’unos años, la mayada va dir zarrando y teniendo cada añu menos pascu. Por tantu, lo que se facía enaantes nun yera prender fueu; lo que se facía yera un usu milenariu del monte que se caltenía solu, ensin falta del fueu, pero que yera posible porque había muncha mano de obra disponible.

¿Prendíase’l monte va 50 años? Sí, ye verdá prendíase, pero hai que tener en cuenta delles coses. En munchos sitios hai carves y cuestes que yá nun tienen casique aprovechamientu porque lleven munchos años quemándoles y foren viesques de bona tierra y agora son carbes ensin árboles. Eso fíxose, pero nun debemos siguir faciéndolo. Yá nun tamos nel neolíticu. Sabemos qu’hai un cambiu climáticu. Sabemos qu’hai mui puco terrén que nun tea machacáu pol ser humanu y tenemos que mantener les zones que tovía nun destruyimos; y col fueu nun se mantién, destrúyese. El cambiu climáticu tamién fai que’l fueu sía munchu peor pa la tierra, porque al tar más seco, quema mientres varios díis y acaba con tolo qu’hai. Vivimos nel sieglu XXI y nun podemos mantener usos de va mil años como si nun hubiese cambiara nada.

Otra cosa de la que se fala poco son les subvenciones. Parte d’ese quemes fáense pa mantener pastos que, en realidá, nun se usen, pero cuenten a la hora de cobrar les subvenciones

Por tanto y resumiendo, vivimos tiempos nuevos y tenemos qu’entendelos. Si la xente yá nun siega felechu pa estrar, nun veo por qué tien que quemar y dicir que eso ya lo facíen los sos antepasaos. Nun podemos quemar sólo pa tener subvenciones. Tenemos que ver cómo facemos pa caltener el pascu ensin quemar. Y pa eso, una cosa fundamental ye trabayar dende un bancu de tierres que permita qu’una persona que quiera entamar con una ganadería, tenga acesu a la tierra con facilidá y nun necesite quemar el monte pa poder sobrevivir.

El fueu ye’l nuestru enemigu. Mata, destrúi, contamina… Tien qu’acabase. Y hai que dicilo bien nidio. Y hai que dici-ylo a les persones que viven del ganáu. El so ganáu nun val tantu como lo que valen los daños que fai’l fueu.

Llea calcando equí la primer parte del artículu d’opinión.

Pepín Fernández ye inxenieru téunicu y trabaya nuna empresa de telecomunicaciones. Ye del Altu Nalón y vive en Xixón. Ye afiliáu d’EQUO Asturies y foi miembru de la Mesa de Coordinación y responsable de Comunicación hasta’l pasáu 12 de payares.

El paisanu, el fueu y el llobu (I)

Escrito por Pepín Fernández en www.Asturies.com

En cuantes sal en periódicu una noticia sobre’l campu, yá se ta oyendo’l cantar de que los pueblos tán morriendo, que los paisanos tán en víes de desaniciu y que too eso ye culpa de los ecoloxistes y de los políticos que tienen gana d’acabar colos pueblos y coles formes de vida tradicionales, que son amás les que supieren conservar Asturies asina de guapina y de verde como ye.

Bono, sepa vusté que ye mentira. Los paisanos nun tán en víes de desaniciu; yá tán estinguios. Yá nun hai paisanos. Y los pueblos tán morriendo equí; y n’Alemaña y n’Italia.

La xente marcha de los pueblos a les ciudades como un movimientu global en tol mundu. El conceyu d’Illas perdió’l 50 por cientu de la población nos 30 años postreros. Illas ta en medio d’una zona industrial, enllena d’autovíes, ferrocarriles y d’industries contaminantes. N’Illas nun hai llobos; nin osos nin figures de proteición. Si miramos otres zones como l’altu Ayer, vemos qu’una industria como ye la de la nieve tampoco para la perda de xente nos pueblos. Si nos vamos a sitios protexíos como Cabrales o Somiedu, vemos que les perdes de población son asemeyaes a les d’Illas o menores. Nun ye poro la presencia de llobos o les figures de proteición lo que faen que la xente marche.

Les causes son munches y variaes y nun da esti espaciu pa deciles toes, pero hai dos coses que podemos destacar. Una ye’l paru. Hai paru n’Asturies y la xente mozo marcha d’Asturies y d’España. Si la xente mozo cola de Xixón o d’Avilés, ¿qué mos fai suponer que nun van marchar de los pueblos de la Sierra del Cuera?

Pero los pueblos tienen otra causa y ye la marcha de les muyeres. La forma de vida tradicional ye una forma de vida mui dura, sobre manera pa les muyeres. L’home diba al chigre y la muyer tenía que quedar na casa trabayando. La violencia pa la muyer nel mundu rural tradicional yera dalgo asumío socialmente. Convido-y a lleer la novela d’Armando Palacio Valdés ‘El idilio de un enfermo”. Les muyeres fuxeren de los pueblos y eso fizo que los pueblos tengan una población mui vieya, coles escueles vacíes o zarraes. Tamién había un clasismu social y un caciquismu importante y por eso la xente marchaba de los pueblos yá nel sieglu XIX. Lo que pasa ye que como nel sieglu XIX les families teníen munchos fiyos, si marchaben dos pa Cuba y morríen otros dos, tovía quedaba dalgún nel pueblu. Güei tenemos ún per cada casa y si marcha pa Londres ya nun queda xente mozo nel pueblu.

Énte esi panorama podemos dicir que les formes de vida tradicionales yá nun existen. Yá nun ye sólo la cantidá de fiyos de les families o que toles persones de la familia trabayaben na casería familiar. Ye que la casería nun yera una ganadería, porque los paisanos nun yeren ganaderos, yeren llabradores. Semaben patates, maíz, escanda, fabes… Apañaben castañes, mazanes, ablanes… Criaben pites, gochos… Les vaques yeren una parte más de la casería, nun yeren el sustentu únicu. Nun había subvenciones y el númberu de vaques nuna familia de 6 persones yera la cuarta parte de les vaques que tien güei un paisanu solu.

Al empar, el derechu consuetudinariu de lo común tenía unes normes y nun facía falta’l Seprona pa que se cumpliesen. Güei pues dir pel monte y alcontrar un fresnu cortáu nuna mayada y una antena de televisión enriba’l troncu pa que daquién vea la tele na cabaña; pa eso tien un xenerador al que-y xuben el gasoil con un touterrén. Enantes los fresnos usábenlos pa da-y de comer al ganáu cuando nun había otra comida y naide podía cortar un árbol que taba no común.

El mundu nel que vivimos güei ye completamente diferente del que vivieren los nuesos güelos. Esa xente qu’anda glayando pel Facebook de lo mal que ta’l mundu rural nun se da cuenta qu’al publicar nel Facebook tán demostrando qu’esi mundu del que falen yá nun existe.

Pero eso nun ye bono nin malo. Podemos siguir lloramingando pelos periódicos y pel chigre o podemos ver les coses bones d’esti tiempu que vivimos, y preparanos pa los cambios que van siguir viniendo. El futuru d’Europa y d’Asturies ye mestizu y eso cambia munches de les construcciones mentales que tenemos.

Tenemos que ser quienes a construir el futuru de los pueblos d’Asturies con eses condiciones. Y podemos facelo si aprendemos de les coses bones del pasáu. Tenemos qu’aprender, pero non de los paisanos antiguos, sinón de les paisanes. El futuru economicu pasa pola diversificación y pa eso hai que mirar pa les paisanes d’enantes. El turismu rural, les pequeñes industries de tresformación alimentaria… L’aprovechamientu d’otros recursos supuestamente marxinales ye lo que facíen les paisanes. Inclusove cuando falamos de biomasa, nun ye mui diferente nel fondu de lo que facía la mio güela cuando traía gárabos del monte al dir a dar un paséu. Precisamente lo que tenemos que facer ye aprovechar esos recursos de la forma que lo facíen les paisanes, trayendo gárabu a gárabu, ensin facer el babayu nos chigres nin tirar de quads y tronzaor ensin pensar nel futuru. Asina podemos ver como una cooperativa como Campu Astur, que ta creciendo y xenerando emplegu ensin facer ruíu, ta presidida por una muyer. Pequeñes empreses como Con Raíz, qu’acaba de recibir un premiu del Ayuntamientu de Llangréu, ye tamién d’una muyer. El futuru ye femenín y nos pueblos tien que selo tamién.

Esi pasáu míticu del que mos falen nun yera tan bonu como dicen, y amás yá nun existe. Pero nun hai que ponese a dar glayíos, hai que mirar pal futuru. Los paisanos morrieren. Puxa les paisanes.

Pepín Fernández ye inxenieru téunicu y trabaya nuna empresa de telecomunicaciones. Ye del Altu Nalón y vive en Xixón. Ye afiliáu d’EQUO Asturies y foi miembru de la Mesa de Coordinación y responsable de Comunicación hasta’l pasáu 12 de payares.

Usos tradicionales y Conservación de la Naturaleza

Creo de primer orden difundir artículos como la tribuna redactada hace unos días por Rolando Rodríguez Muñoz, Investigador de la Universidad de Exeter de Reino Unido.

Explotar un ecosistema natural no contribuye a conservarlo

En los últimos años ha cobrado auge la idea de que el mantenimiento de los usos tradicionales agrícolas y ganaderos es fundamental para la conservación de la naturaleza. Esta idea parte de la importancia que tiene continuar con este tipo de prácticas para evitar que desaparezcan los ecosistemas artificiales a que han dado origen durante los últimos cientos de años. Sin embargo, su aplicación a la conservación de hábitats naturales resulta contraproducente, ya que aunque un nivel moderado de explotación puede ser compatible con la conservación, en ningún caso contribuye a ella.

Los pastizales alpinos son hábitats naturales generados entre otras  razones por las características climáticas de las altitudes en las que se hallan. En este caso, la imagen corresponde a una pastizal de Somiedo creado tras talar el bosque autóctono y el mantenimiento de altas cargas ganaderas y desbroces continuos realizados con fondos públicos.
La explotación ganadera, agrícola y forestal desarrollada en España desde la Edad Media ha dado origen a «ecosistemas» artificiales que actualmente ocupan la mayor parte del país. Los bosques originales fueron sustituidos por pastizales, campiñas y cultivos cerealistas, lo que hizo desaparecer la fauna forestal y favoreció la expansión de animales y plantas asociados a este tipo de ambientes deforestados. Dada la magnitud del cambio, las poblaciones de algunas de estas especies son ahora más abundantes en estos paisajes artificiales que en las zonas en las que ya existían previamente de manera natural. Por ello, algunas podrían ser consideradas en la actualidad como rehenes del mantenimiento de esos ecosistemas artificiales, sin los cuales su estatus podría verse amenazado.
Mosaico artificial de diferentes hábitats en la montaña luguesa. Aunque en su conjunto quizás pueda albergar un número mayor de especies que el bosque primitivo, en ningún caso se puede considerar esta alteración (la tala del bosque autóctono para la creación de este paisaje) como un fomento de la biodiversidad y además, este mosaico no alcanza lo complejidad biológica que alcanzaría en el mismo emplazamiento el hábitat climácico (que en este caso sería un robledal caducifolio).

Tras la revolución industrial y, sobre todo, tras la entrada de España en la Unión Europea, muchas de las zonas explotadas durante siglos han sido abandonadas o sometidas a nuevos sistemas de aprovechamiento más intensivos. Estos cambios de uso han hecho que las áreas afectadas dejen de ser aptas para esa fauna y flora cuya expansión se vio favorecida históricamente. Los argumentos a favor de los usos tradicionales como herramienta de conservación tienen sentido cuando el objetivo es evitar esos cambios y mantener estos ecosistemas artificiales y sus especies asociadas. Sin embargo, la situación es muy distinta cuando se trata de ecosistemas naturales. Ya sea con métodos tradicionales o modernos, la agricultura y la ganadería son los principales factores causantes de la destrucción de hábitats naturales en todo el mundo, promoviendo la pérdida de suelo y la desertificación. Los bosques han resultado particularmente afectados por estos procesos. En el caso de Asturias, una región que en origen era eminentemente forestal, el bosque ocupa actualmente menos de la décima parte del territorio. Su distribución es muy desigual. En las zonas montanas ocupa alrededor de una quinta parte de la superficie, mientras que en las zonas más bajas casi ha sido erradicado, primero con métodos tradicionales y posteriormente con la implantación de sistemas de explotación intensivos. En algunas áreas, sobre todo en zonas de montaña del Occidente, el despoblamiento y el abandono de esos usos tradicionales han favorecido el inicio de un proceso natural de recuperación del bosque. Esta recuperación se produce mediante una transición gradual en la que las praderías se cubren de matorrales y posteriormente esas zonas de matorral se cubren de árboles. Plantear la potenciación de los aprovechamientos tradicionales en estas zonas como método de recuperación del bosque es un sinsentido, ya que supone un retroceso en ese proceso gradual de regeneración natural.

Desbroce realizado en zona osera. Teneis una explicación muy aclaradora en este ENLACE

No cabe duda de que el mantenimiento de los usos tradicionales es importante para conservar ecosistemas artificiales, como las campiñas, de los que depende la producción de alimentos y otros recursos que todos necesitamos, y en los que viven una gran variedad de especies de animales y plantas. Pero no menos importante es restringir ese tipo de usos en las áreas designadas como espacios protegidos, uno de cuyos principales objetivos es la conservación de los hábitats naturales. En último término, la base del problema parece estar en la confusión entre la acción del hombre y la de la naturaleza como modeladores del paisaje.

Brutal desbroce recientemente realizado en la Sierra del Cando (Red Natura 2000) para favorecer la ganadería extensiva. Los tractores desbrozaron varias parcelas de matorrales higrófilos y turberas, hábitats prioritarios protegidos por la normativa europea.

Serra de Ancares – Bosque Cabana Vella

Despues de una larga temporada sin pasarme por aquí, me animo por fín a rematar la trilogía Serra de Ancares y a hacer algunos cambios en el blog. 
Los más observadores habrán visto la modificación de los vídeos de la columna de la izquierda correspondientes al programa de radio y vídeo de la semana, (espero que disfruteis de ellos). En la columna de la derecha añadí la posibilidad de descargaros dos modestos articulillos escritos por un servidor; está pendiente la colocación de tres más, de la misma temática (grandes y pequeños carnívoros ibéricos).

Seguimos en la Sierra de Ancares (actualmente azotada por los incedios primaverales), despues de subir al Tres Obispos, atravesamos el precioso bosque de Cabana vella.

En esta zona, el bosque está formado por interesantes masas de Acebos Ilex aquifolium, Tejos Taxus baccata adornadas con el colorido de algunos Abedules Betula alba  y Robles melojo o Cerquiños Quercus pyrenaica.


Roble melojo o Cerquiño Quercus pyrenaica


Tejo Taxus baccata


En esta ladera, la masa de Acebos y Tejos se encuentre restringida a la parte baja y más humeda del valle, relacionada con condiciones climáticas templado-frías. Sin embargo, la ladera opuesta, orientada a la umbría, conserva ejemplares de Acebos y Tejos dispersos entre el bosque de Cerquiños.

Estos bosques relativamente extensos, contínuos y bien conservados, pueden ser formaciones naturales de origen antiguo que han llegado hasta nuestros días resistiendo bienla llegada de nuevos taxones más modernos, adaptados a los climas templados y colonizadores de los espacios libres, como muchos Quercus, pero que no han podido desplazar a las acebedas de los citados enclaves-refugio.  La acebeda densa puede considerarse como una formación estable en el tiempo y representa el óptimo o vegetación correspondiente al ecosistema terminal en los biotopos en que se desarrolla.


Acebo Ilex aquifolium


Llama la atención al analizar la distribución de esta especie en Europa, que a pesar de tener esa morfología foliar (hojas lustrosas, planas y persistentes), el Acebo tenga centrada su área de dispersión en una región de clima templado. Este arbolillo vive preferentemente sobre sustratos ácidos, suelos húmedos y de cierta profundidad. Cuando forma bosques prácticamente puras, sus características morfológicas determinan que se filtre poca luz al interior de sus masas y que el sotobosque sea extremadamente pobre, limitando su composición florística.


 Atravesando la galería de acebos, escuchamos páridos, zorzales, petirrojos y trepadores, cuando, en un claro de la cubierta arbórea una silueta nos sorprendió…

Vaya!! Un Águila real Aquila chrysaetos, mi primer avistamiento en Galicia de la especie..toda una sorpresa y una alegría!


En el sustrato nevado permanecían huellas de varios mamíferos, Arriba correspondientes a un Jabalí Sus scrofa y abajo a un Corzo Capreolus capreolus.


Huellas de Corzo Capreolus capreolus

Huellas de Liebre de piornal Lepus castroviejoi


A saltos, la liebre tiene un modo asombroso de desplazarse con una distancia considerable entre movimientos.



En la ladera orientada a la umbría el bosque de Quercus pyrenaica se halla salpicado de Ilex aquifolium, Taxus baccata y Betula alba.



Los avellanos Corylus avellana adornan en este lugar el bosque ripario.

Conforme nos alejábamos del fondo del valle y del río, nos adentrábamos en una masa más pura de melojos.


Las gallas, unos ingeniosos artilugios que desarrolla el árbol para librarse de los insectos que dejan en él sus huevos, coloreaban el follaje en el suelo.



Toda materia orgánica es digna de ser consumida, aprovechada y degradada.



Un buen ejemplar de Quercus pyrenaica resquebrajado por un rayo. Al lado, el amigo Manolo, prismáticos siempre en mano.


Este vivo colorido otoñal contrastaba con la blancura que dominaba el paisaje unos kilómetos antes.


Robles melojo o Cerquiños  Quercus pyrenaica



 Hermosas y coloridas estampas del melojar

Un hormiguero bajo nieve


Los frutos del acebo son auténtica fuente de vida en estas duras condiciones climáticas.

  
Un excremento en medio de la pista no señala el probable paso de la Marta Martes martes.

Un grupete de Ranas bermejas Rana temporaria en una poza de agua.

Esta particular corteza y las hojas de la foto siguiente pertenecen al Sauce Cabruno Salix caprea, un taxón característico de zonas elevadas y montañosas.

Una perfecta muestra de competencia arbórea, harmonía, diversidad y en definitiva, belleza natural.




Con estas últimas tomas remato la entrada, espero que os haya gustado.


Ancares..nos vemos en primavera!

Serra de Ancares: Tres Bispos

Proseguimos con la trilogía Serra de Ancares, iniciada en la entrada anterior: Val do Ortigal; lugar que abandonamos para dirigirnos a la cima del Tres Bispos. Para despedir el otoño y darle la bienvenida al invierno, ¿Qué mejor que una entrada nevada?

Aunque yo siempre salí desde A Campa da Braña, existen otros modos de abordar el Tres Obispos. El compañero Dani colgó en su blog estos días una excelente entrada muy navideña detallando otra ruta. 

Empezamos la ruta por un camino blanco cubierto de nieve que afortunadamente cubre el horrible asfalto de los primeros kilómetros. Los brezos en el valle nublado ofrecen una estampa llena de misterio.

No tardamos mucho en dar con los primeros rastros:
Una Perdiz, no sé si común Alectoris rufa o Pardilla Perdix perdix dejó sus huellas.
El lobo ibérico Canis lupus mostró su presencia con un vistoso marcaje en medio de la carretera. Las heces petrificadas por el hielo, llevaban ya unos días.
Además, el amigo lobo dejó un rastro contínuo. Sólo pudimos constatar un ejemplar ya que los perros del albergue no nos soltaron durante toda la caminata, cruzándose delante y borrando constantemente los pocos rastros que la nieve no cubriera. Aún así, pese a las características que delataban que pudiese pertenecer a un lobo, seguimos sujetos a que un perro nos haya engañado.

 En un abrevadero para el ganado, había tres ejemplares de Rana Bermeja Rana temporaria.

Un manto de niebla impedía ver más allá del bosque nevado de robles.
 Más rastros, esta vez un Corzo Capreolus capreolus.
A medida que ibamos avanzando, el tiempo empeoraba. Empezó a nevar más fuerte, la niebla se hacía más densa y nosotros no habíamos llegado ni a la campa de Tres Bispos. Ibamos a coronar la cima en medio de la niebla sin disfrutar de las vistas…menuda decepción! Os dejo con un vídeo de medio minuto de nieve.


Pero, al llegar a la campa dejó de nevar y a través de la niebla se empezaron a ver los rayos del tímido Lorenzo
.

A pesar de la niebla casi podemos adivinar algunas de las cumbres de la Sierra de Ancares: Corno Maldito, Pico de Lagos, O Mostallar.



En ciertos momentos de la ascensión, los rayos del sol deslumbrando en la nieve me recordaban a dos temas: Highway to Hell y Stairway to Heaven. Aunque para gustos musicales… 😉


Más rastros: en la imagen superior, un Zorro Vulpes vulpes que nos acompañó hasta el collado y en la imagen inferior un micromamífero. Es increible como pueden sobrevivir estos animales con más de 60 cm de espesura de nieve.


Ya divisábamos el objetivo! Los perros que no nos soltaron en todo el camino, se divertían ahora corriendo y tirándose de espaldas sobre la nieve, dejándose así deslizar por la ladera. Qué graciosos son estos chuchos!


El viento perfila curiosos dibujos en la nieve. 
Llegado aquí, me dispuse a grabar una panorámica de lo que nos rodea. La niebla se había disipado y las vistas eran espectaculares.


Una panorámica del espectacular Valle del Ortigal, del cual hablamos en la entrada anterior.

Los picos que delimitan Galicia: Os Penedois, Pico das Charcas, Corno Maldito, Pico de Lagos, O Mostallar y Penalonga.

 La cumbre más bella e imponente: Penarrubia.


 Una perspectiva del Tres Bispos y Os Penedois.

 Un vistazo hacia atrás…

Despues de salir desde el Albergue y afrontar el desnivel de 500 metros, estábamos ya en la cima! 
El Tres Bispos con 1.795 metros, es una cumbre bien modesta si la comparamos con la mayoría de los Picos de la Cordillera Cantábrica. 
Su nombre se debe a que supuestamente fue el lugar al que acudieron los tres obispos para repartirse las diócesis de Astorga, León y Lugo.

El frondoso valle del Ortigal
Pico  de Campo Longo y Alto de Vedual delimitando el Valle de Porcarizas.


Al pie de la Campa de Brego, el imponente Penarrubia, que a pesar de su apariencia, no tiene más de 1.822 metros.

Una serie de panorámicas de las cumbres en fila. Ante estos paisajes, uno no tiene otras palabras que no sean para preguntarse ¿Como es posible que esto no sea aún Parque Natural?

Una vista hacia el Pico Charcas, Corno Maldito y Pico do Campo longo. Con tiempo claro, desde aquí se pueden divisar las Ubiñas y hasta El Cornón!


 Más fotos del Valle del Ortigal


El Valle de Porcarizas


Allá abajo, deslumbra el refugio de Brego en la Campa con el mismo nombre. Detrás, el alto das Becerreiras.
Unas huellas de Liebre de piornal Lepus castroviejoi (imagen superior) y de Zorro Vulpes vulpes (imagen inferior) nos guiaron hacia el bosque de Cabanavella. Aunque, eso lo dejaremos para la próxima entrada…


BO NADAL!!!!

As Fragas do Eume, as ameazas (2ª parte)

En la entrada anterior  hicimos una relación somera del gran abanico de especies que albergan as Fragas do Eume, muestra clara del buen estado de conservación del ecosistema. Sin embargo, el último párrafo que cierra el post, hace referencia a que toda esa riqueza natural está gravemente amenzada por las actividades humanas.

De las 9.393 ha que componen el espacio protegido, sólo el 30% están ocupadas por bosque autóctono, el cual, está además fragmentado en varias parcelas, superando apenas la mayor de entre ellas las mil hectáreas. Si consideramos que a esa superficie hay que restarle un borde de amortiguación de unos 50 metros debido a la alteración que supone en los procesos ecológicos la diferencia de las condiciones bióticas y abióticas en el bosque por lindar directamente con otro tipo de hábitats (como son las repoblaciones de eucalipto), la extensión interna y pura de bosque no alcanzaría las 1.200 ha. 

A raiz de las talas indiscriminadas y los incendios forestales, la superficie vegetada por matorrales de brezos y tojos ocupa el segundo puesto en extensión. En tercera posición, los terrenos dedicados al monocultivo de eucalipto Eucaliptus globulus superan actualmente las 1.800 ha, un 20% de la superficie total del espacio protegido. Estas plantaciones, además de reducir la superficie de bosque primigenio, causan efectos graves en la conservación, abundancia y distribución de las especies locales. La progresiva y desaforada plantación de eucaliptos tuvo como consecuencia que en los últimos 50 años se haya triplicado su extensión. A lo largo de estos años, el paisaje de ribera formado por avellanos y alisos se ha recortado en 48 kilómetros y el bosque autóctono de macizos frondosos ha perdido hasta 647 hectáreas. Para más desgracia, gran parte de esos terrenos son privados y sus dueños se oponen a abandonar la explotación maderera. 


Además, la construcción de un gran embalse finalizado en 1960, supuso un cambio brusco en la distribución espacial de la vegetación ribereña. Este ecosistema antaño bien conservado se extendía por una red de 141 kilómetros,  la cual ahora se reduce a 93,6. km. La deforestación del entorno del cauce fluvial es otra de las amenazas: esta ya se ha incrementado en un 41,4%  y en el mismo período, la vegetación típica que bordea y recorre el Eume y sus ríos tributarios se ha recortado en 48 kilómetros, lo que significa una pérdida de superficie de un 33,9% con respecto a los años 50′. 

Foto: Jorge F. Nóvoa

Esta fragmentación y pérdida de bosque puede tener graves consecuencias para todos los seres vivos que componen este ecosistema ya que reduce el tamaño de sus poblaciones y compromete a largo plazo su viabilidad genética.


El aspecto más desolador es que a pesar de conocer todos estos riesgos, recientemente la administración autonómica autorizó un proyecto de explotación para una mina de andalucita en la periferia del espacio protegido. La autorización definitiva de la extracción, supondría la destrucción del nacimiento del río Belelle; lo que además de suponer una pérdida significativa de la calidad y cantidad de agua que abastece a los núcleos cercanos, incumple los requisitos del Real Decreto 2857/78 que aprueba el Reglamento general para el régimen minero.

El proyecto previsto afectaría gravemente al entorno del espacio protegido en cuestión y a las zonas propuestas para su ampliación ya que, destruye una fraga de 25 hectáreas de superficie y afecta al monte Fontardión, el único corredor ecológico entre el parque natural y el Lugar de Interés Comunitario (L.I.C.) Xubia-Castro

El yacimiento se ubica en una zona de turberas altas activas identificadas en la Directiva 97/62/CE del Consejo de la Unión Europea y figurando en el Anexo I, que relaciona tipos de hábitats naturales de interés comunitario y cuya conservación requiere la designación de zonas de especial conservación. Se identifíca en dicho anexo con el código 7110, como un tipo de hábitat prioritario. Debido a las características de estos ecosistemas singulares, en las cabeceras de los ríos es imposible implantar medidas correctoras para los impactos previstos, ya que no se trata de una sola o varias fuentes, si no de multitud de manantiales que surgen del emplazamiento previsto para la implantación de dicha mina, que para más inri se situaría a menos de dos kilómetros de la zona de cría de una de las 12 únicas parejas detectadas en toda Galicia de Búho real Bufo bufo con el riesgo que ello supone para la subsistencia en la zona de esta especie nocturna que requiere áreas tranquilas y rehuye de la presencia y actividad humana.

Desgraciadamente, en todos los sitios se cuecen habas y no hace falta ir hasta la selva tropical para ver como se tala indiscriminadamente el bosque, ni acudir a las montañas cantábricas para ver como el negocio minero se enriquece destruyendo nuestros espacios protegidos y dejando sin abrigo al oso pardo y al urogallo cantábrico, reliquias y sobrevivientes de eras más templadas, únicos representates de su estirpe en una iberia dominada por los intereses políticos y empresariales que en Galicia, el ser humano se ha encargado de extinguir hace bien años…


Bibliografía:
– Santos, T. Y Tellería, J.L. (2006). Pérdida y fragmentación del hábitat: efecto sobre la conservación de las especies. Ecosistemas, 34: 487-515.
– López, A., García, L. y Carreño, F. La fragmentación del bosque en las fragas del Eume. Quercus, 265: 26-31.

Os dejo a continuación con un reportaje sobre la concesión de la Mina de Andalucita que no tiene desperdicio.

Agradecimientos a José Vicente López Bao por enviarme información acerca del eucaliptal y animarme a redactar esta entrada. Las fotos de los paisajes corresponden a Angel Dorrio y a Rebeca Carreiro (Amigos da terra).

Fragas do Eume

Iniciamos el mes de Junio cambiando la portada del blog. Las cabanas de teito de Somieu dejan paso a un bosque urogallero y osero de la Cordillera Cantábrica, un ecosistema que además de hermoso, es rico en biodiversidad.
Durante esta entrada y la siguiente nos desplazaremos a las Fragas do Eume para conocer un poco este espacio natural y las amenazas que lo acechan.
En el noroeste de Galicia, a lo largo de los últimos 29 km. del río Eume, aún perdura una de las mayores y mejores muestras de bosque atlántico de la península ibérica. Declarado Parque Natural en 1997, las Fragas del Eume es uno de los bosques autóctonos atlánticos mejor conservados de Europa. 9.393 ha de laderas, montes y valles encajonados conforman este espacio protegido. En el, podemos hallar 3 tipos de bosque: robledal en las laderas dominado por el “Carballo” (Quercus robur), aliseda en las riberas con sedimentos encharcados formada por alisos (Alnus glutinosa), fresnos (Fraxinus angustifolia y Fraxinus excelsior) y Sauces (Salix atrocinerea) y, por último, avellaneda en las riberas abruptas con lechos rocosos formada principalmente por el avellano (Corylus avellana) y puntualmente por el olmo montano (Ulmus glabra).
Además, podemos hallar especies arbustivas como el peral silvestre (Pyrus pyraster), el espino albar (Crataegus monogyna) y el amenazado acebo (Ilex aquifolium). La presencia del laurel (Laurus nobilis) delata zonas más templadas y la aparición del madroño (Arbutus unedo) y el rusco (Ruscus aculeatus) son signos de temperaturas locales más cálidas. En cuanto al estrato herbáceo, es muy diverso y está compuesto por más de 150 especies.

Sin duda, lo más destacable del Parque Natural es la gran biodiversidad que se concentra en un área relativamente pequeña y que incluye, por ejemplo, 103 especies de aves, entre las que podemos destacar al Búho real (Bubo bubo), 10 de reptiles y 13 de anfibios, como el Sapillo pintojo (Discoglossus galganoi) y otros amenazados como la Salamandra rabilarga (Chioglossa lusitanica) y la Rana patilarga (Rana ibérica), ambas taxones clasificados como vulnerables en el Catálogo gallego de especies amenazadas. Además, podemos encontrar 220 de briófitos (musgos y hepáticas), más de 240 especies de líquenes y 40 especies de mamíferos, entre los que figuran el lobo ibérico (Canis lupus) y la nutria (Lutra lutra), ambas consideradas de interés comunitario y el desmán ibérico (Galemys pyrenaicus) que figura como vulnerable en el Catálogo gallego de especies amenazadas.

En cuanto a los quirópteros, un estudio llevado a cabo por la asociación Drosera permitió localizar 16 de las 23 especies citadas en Galicia. 

Murciélago bigotudo Myotis mystacinus

El Parque Natural alberga la única población reproductora de Galicia de Murciélago bigotudo (Myotis mystacinus), además de otros taxones que también figuran en el catálogo gallego de especies amenazadas como el Murciélago ratonero forestal (Myotis bechsteinii), el Murciélago ratonero pardo (Myotis emarginatus), el Murciélago mediterráneo de herradura (Rhinolophus euryale), el Murciélago ratonero grande (Myotis myotis), el Murciélago de herradura grande (Rhinolophus ferrumequinum) y el Murciélago de herradura pequeño (Rhinolophus hipposideros). Además, análisis genéticos revelaron una nueva especie de murciélago ratonero gris pendiente de describir.

Murciélago ratonero forestal  Myotis bechsteinii
Una altitud inferior a los 400 m.s.n.m. y orientación de umbría favorece la presencia de un buen número de helechos amenazados. 
Culcita macrocarpa       Foto: Jon Mauregi Arenaza

En ellos cabe citar a Dyopteris aemula, Dyopteris gaunchica, Hymenophyllum tunbrigense y 3 especies clasificadas en el Anexo II de la Directiva hábitats: Vandesboschia speciosa, Woodwardia radicans y Culcita macrocarpa; esta última clasificada “En peligro de extinción“y el resto en la categoría “Vulnerable“. Todos estos helechos subtropicales figuran en el Catálogo gallego de especies amenazadas y son un claro testimonio de la evolución de estos bosques a partir de las laurisilvas del terciario, hace aproximadamente dos millones de años.

Woodwardia radicans  Foto: Asturnatura
 
Pero, con un total de 635 especies repartidas en 53 familias, son los invertebrados los que representan la mayor diversidad del ecosistema. Entre ellos, podemos destacar a algunos taxones protegidos como el Caracol de Quimper (Elona quimperiana), la Doncella de bandas rojas (Euphydryas aurinia) y el ciervo volante (Lucanus cervus). 
                          
Caracol de Quimper Elona quimperiana    Foto: Alberto Fernández Palacio
Las fragas del Eume abrigan hasta 103 especies de carábidos, unos coleópteros depredadores que viven a ras de suelo y entre los cuales está presente el Carábo gallego (Carabus galicianus), un endemismo del noroeste peninsular asociado a cursos de agua bien conservados. En tercer puesto y despues de los 92 curculiónidos hallados, figura con 89 especies, la familia de los crisomélidos cuyo representante local más característico es Chrysolina mactata, especie endémica del noroeste peninsular asociada a Linaria triornithophora, una planta típica del sotobosque de estos robldales llamada “pajaritos“. 
                         
Chrysolina mactata   Foto: Jose Ramón Pato
Se descubrieron además 3 especies nuevas para la ciencia: Aphthona sandrae asociada a los brezales de la parte más alta del parque y dos estafilínidos: Mayetia ramon y Hesperotyphlus reyesae
Como curiosidad, es característica la presencia en la zona de numerosas especies típicas de montaña entre ellas, podemos mencionar a los carábidos Argutor perisi, Haptoderus cantabricus y Oreophilus cantaber, el bírrido Chrysobyrrhulus asturiensis, que antes sólo había sido citado en los Ancares y en la región occidental de la Cordillera Cantábrica y el anóbido Grynobius planus, una carcoma. 
Grynobius planus
Por último, cabe destacar el gran porcentaje de endemicidad de los coleópteros presentes en las Fragas del Eume ya que cerca del 15% son exclusivos de la península y de zonas más restringidas. Esto es una clara muestra del valor de esta fauna, tanto por su rareza como por su enorme diversidad. 
Sin embargo, no todo es oro lo que reluce. Esta riqueza está gravemente amenazada debido a la presión que sufre por las alteraciones derivadas de la alta humanización del entorno y la escasa o nula gestión autonómica. Aunque, esto lo abordaremos en la próxima entrada. Espero que os haya interesado.
Las fotos de paisajes fueron tomadas por Rebeca Carreiro y Angel Dorrio, ambos miembros de Amigos da terra. Gracias!

Bibliografía:

Baselga, A. y Novoa, F., Coleópteros del Parque Natural de las Fragas del Eume (Galicia, noroeste de la Península Ibérica), Boletín de la Asociación Española de Entomología, 28 (2004)

Costa, M., Morla, C., y Sainz, H. (1997). Los bosques ibéricos: una interpretación geobotánica. Ed. Planeta. Barcelona.

Vales, C. (1993). Las fragas del río Eume, un ejemplo de bosque atlántico. Quercus, 93: 16-17.