La misteriosa pluma de Búho real

 Letrinas de Tejón Meles meles
 
El día 10 de abril estuve con el compañero Xosé Pardavila buscando letrinas de tejón en una zona ganadera del centro de Galicia y situada en la Provincia de A Coruña. Cuando rematábamos el último recorrido de la tercera cuadrícula a prospectar, realizamos en una pista forestal un hallazgo un tanto inesperado.

La primera impresión (y creo que la acertada) es que se trata de una pluma de Búho real Bubo bubo.  En el momento, no nos paramos a buscar más indicios en el entorno cercano, simplemente la recogimos (ya habíamos georeferenciado la zona antes) y nos fuimos.
Un vez en casa, eché mano de la pequeña colección de plumas de aves rapaces para hacer unas comparaciones.
 
A la izquierda la pluma encontrada y a la derecha una pluma de la colección
Debido al evidente estado de deterioro, creo que es complicado saber si la pluma hallada pertenece a un ejemplar juvenil o adulto.
Las aves rapaces nocturnas tienen de peculiar que el borde de ataque de las primeras rémiges es serrado en lugar de liso, lo que distorsiona el flujo del aire sobre el ala en vuelo y elimina el ruido del vórtice que se crea cuando fluye el aire sobre una superficie lisa.
Una comparación de las plumas del Gran Duque Bubo bubo y de Cárabo Strix Aluco

Este hallazgo presenta varias curiosidades:
Primeramente, según pude leer, en la zona no se tiene constancia de ningún territorio de la especie. Aunque, los jóvenes y algunos adultos pueden realizar dispersiones de moderada amplitud (hasta 200 km.).
A pesar de ello, no sería descabellado la existencia de esta especie en el lugar, pues ya ha sido comprobada su presencia en zonas forestales la cual, además posiblemente pasaría desapercibida.
Los datos más recientes apuntan que en toda Galicia, existen 11 localidades de cría confirmada y dos territorios sin cría confirmada, situados todos ellos dentro de 11 comarcas alejadas de la zona del hallazgo.
Por otro lado, me llama la atención que la pluma va unida al álula, lo cual sugiere que quizás pertenezca a un ejemplar muerto. 
  
Detalle de la unión de la primaria y el álula
 

Para disfrutar gracias a una cámara en directo de un nido de Búho real de Holanda, pinchad AQUÍ.

Bibliografía:

Rapaces Nocturnas de Europa, Helmo Mikkola, Editorial perfils.


Entrada EXTRA:
Despues de colgar esta entrada, Alberto Gil (coordinador del Plan de recuperación del Águila real en Galicia) me pasó algunos enlaces sobre identificación de plumas de Búho real y otras rapaces, los cuales creo interesantes difundir.
Esto me enseñó que no es tan fácil diferenciar ciertas plumas de Búho real de algunas de Búho chico si no tienes una regla a mano y no sabes cuanto miden las de ambas especies, debido al diseño muy similar que tienen.

Estos enlaces os pueden servir ayuda:


http://anapri-asociacionnaturalistaprimilla.blogspot.com/2009/06/plumas-de-buho-chico.html

Espero que os haya gustado la entrada y hayais aprendido tanto como yo.
Gracias por vuestros comentarios, sobre todo a Alberto Gil.
Anuncios

Limícolas en el día de las aves

El 5 de Octubre de cada año se celebra el día mundial de las aves. Por motivos del calendario, este año las actividades tienen lugar entre el 2 y 3 de octubre. Este año, la conservación de los humedales y la adecuada gestión del agua son los temas centrales de la celebración.
Quizás, las aves más perjudicadas por la destrucción y deterioro de nuestros humedales sean las palustres: los carriceros tordales, carricerines, buscarlas, escribanos palustres y demás; a los que sin duda habrá que dedicarles una entrada por los ratos felices que me han hecho pasar durante las numerosas jornadas de anillamiento que les hemos dedicado.


Pero, aprovecho que acabó la campaña de anillamiento de limícolas y que Emilio colgó un excelente resúmen en el blog del grupo para colgar alguna fotillo de lo se ha anillado últimamente. Aunque no pude asistir a todas las jornadas de campo, tuve la suerte de presenciar la captura y anillar a 8 especies de las 14 marcadas. 

Proceso de anillado de un Correlimos común (Calidris alpina). Debido a su modo de vida en hábitats acuáticos y salinos, en España, los limícolas se anillan en la tibia y no en el tarso como es habitual en otras familias (aves rapaces, paseriformes, etc.).



Toma de mediciones del mismo Correlimos, esto nos permite discriminar poblaciones y en este caso sexos: Las hembras son algo más grandes que los machos. Hembra (medida de tarso mayor a 39 mm.); Macho (medidas de pico y tarso menores a 35 y 29 mm. respectivamente). Aunque, muchas veces las medidas se solapan y no es posible diferenciar el sexo del individuo.



Una vez capturada e identificada la especie. Debemos conocer ciertos datos  básicos, tales como su edad y su sexo. El plumaje nos dará buenas pistas para conocer ambos datos. Aunque, para ello es necesario conocer el proceso de muda de las aves, así como los diferentes plumajes que presentan a lo largo del año, además de la variación intraespecífica. que pueda mostrar cada individuo. En la foto superior, podeís ver un ejemplo sencillo. Pinchando en ella, la ampliareis para observarlo mejor. Se trata de otro Correlimos común anillado en la primavera pasada durante el paso prenupcial.




Detalle del pico del correlimos común. Esta especie se alimenta sondeando el barro rápidamente en busca de gusanos, moluscos u otros invertebrados. Suele vadear hasta el vientre en aguas poco profundas, en las que a veces hunde la cabeza. Es fácil verlo alimentarse con el cambio de las mareas.



Los Calidris son incansables viajeros. Los correlimos comunes que se pueden ver en el noroeste ibérico durante los pasos proceden del Norte de Europa, mayoritariamente de Escandinavia y del Reino unido. Aunque tambien crían en Siberia y Norteamérica. Durante el paso postnupcial, la gran mayoría de aves que podemos observar son juveniles (en su 1º año), sin embargo, durante la migración prenupcial no sucede así. Durante los pasos, en los distintos humedales gallegos, los bandos oscilan entre el medio millar y el millar de ejemplares. Durante la invernada llegan incluso hasta los 6.000 individuos (en el C.I.U.G.).


Chorlitejo grande (Charadrius hiaticula)


En la foto superior podemos observar en detalle el desgaste de las pequeñas cobertoras, son plumas juveniles, el ave hizo una muda parcial de plumas corporales. La foto fue realizada en marzo del año pasado, en la enseada do Vao (Complejo Intermareal Umia Grove) durante el paso prenupcial.

  
Los Chorlitejos grandes que vemos en el noroeste ibérico proceden principalmente de Islandia, Reino Unido y Escandinavia y en menor medida del resto de la fachada atlántica. Existe incluso algún dato de aves llegadas de Groenlandia. 
Es un ave común en la costa en los pasos prenupcial (hasta finales mayo-principios junio) y postnupcial (a partir de finales de agosto y principios septiembre), habitual durante la invernada y escaso en el interior (aunque se ven aves en A Limia y en las lagoas de Riocaldo, Begonte). 


Durante el paso primaveral se pueden ver entre 100 y hasta 500 ejemplares en Baldaio, algo más de un centenar en Foz, entre 50 y hasta 350 en Valdoviño y entre 50 y 500 aves en el Complejo Intermareal Umia O Grove.  Durante el paso postnupcial, los datos de los que se dispone parecen señalar una disminución de individuos en Baldaio y Valdoviño y un aumento de la especie en el C.I.U.G. con números de hasta 1.184 aves en septiembre (Xurxo Piñeiro) y en Foz con hasta 350 ejemplares avistados. Durante la invernada las cifras ya son menores y los censos realizados para toda Galicia señalan cifras cercanas a los 350 individuos (la mayoría en el C.I.U.G.). Aunque, si bien es cierto que cada año hay notables fluctuaciones de individuos en los pasos y en la invernada.


Para ir rematando la entrada, os dejo con una foto de familia:

A la izquierda, un Correlimos zarapitín Calidris ferruginea (ojo al tamaño y curvatura del pico), en el centro un Correlimos gordo Calidris canutus (de mayor tamaño corporal) y a la derecha un correlimos común Calidris alpina (el más pequeño de los tres).

y por último, una foto de Emilio tras colocar las redes japonesas.

Época de cambios y retos: sobre migrantes y merenderas

Hay una época en la que, tras los calores estivales, los días parecen acortarse bruscamente y las temperaturas caen en picado. Antaño, en ese momento del año y debido al decrecimiento de las horas de luz, a los jornaleros del campo se les dejaba de servir la merienda. Unas plantas llamadas precisamente Quitameriendas tapizan de púrpura y lila los suelos de la península durante esta época, representan un periodo de cambios y la transición entre el verano y el otoño. La Merendera es un endemismo ibérico.
Merendera pyrenaica
Tapiz de quitameriendas en flor

Estos días centenares de Papamoscas, Collalbas grises, Mosquiteros musicales y Tarabillas norteñas llegan a nuestros campos para hacer una parada en su epopeya migracional, alimentarse y acumular grasa que quemarán durante su viaje. Están “en paso” como se suele decir. Es una fortuna poder observar estas aves que crían en el norte de Europa, uno se pregunta si alguna vez nos volveremos a cruzar.
El movimiento de animales migratorios generalmente se corresponde con cambios estacionales del clima y está motivado por la búsqueda de alimento y su abundancia.


Las aves que migran aprovechan condiciones favorables que se presentan de manera temporal.  Según esta posición, las aves migratorias del hemisferio norte en realidad son aves tropicales que aprovechan temporalmente los días largos y la abundancia de insectos de los veranos del hemisferio norte y no aves del hemisferio norte que toleran las condiciones del hemisferio sur por escapar de condiciones desfavorables durante el invierno boreal.

En general, las especies que pasan el periodo frío en los trópicos sobreviven mejor el invierno que las que se quedan en zonas templadas. Pero, los residentes permanentes de zonas templadas logran mayores índices de reproducción que los migrantes. Por otro lado, los residentes del trópico se reproducen menos pero tienen ratios de supervivencia más altos. En las zonas tropicales las nidadas son menos exitosas, las aves ponen menos huevos y cada pareja intenta poner huevos con más frecuencia, pero los que logran llegar a adultos viven más tiempo.


Ciertas especies escogen diferentes rutas segun la época del año. En el noroeste ibérico, el paso postnupcial es mucho mayor que durante el paso prenupcial, ya que las migradoras parecen trazar sus rutas hacia los cuarteles de cría por la mitad oriental de la península.

 Papamoscas cerrojillo
Ficedula hypoleuca

El Papamoscas cerrojilo tiene sus cuarteles de invernada en Africa Tropical,  en una amplia variedad de bosques, desde la savana hasta casi la plurisilva y abarcan geográficamente desde el Senegal hasta el Sudán y Tanzania. En  invierno es común en Costa del Marfil, Nigeria, Togo, Tchad, etc.


Esta especie, junto a la Curruca zarcera Sylvia communis y el Carricerín común Acrocephalus schoenobaenus, podrían volar de 40 a 60 horas sin tregua por un eje noroeste-suroeste durante 2.200-2.500 km. como mínimo por encima del Sahara. Hay datos de un Papamoscas cerrojillo recapturado en Finlandia tras haber sido anillado 31 días antes en Cádiz, a 3.048 km en línea recta. No está mal para un pajarillo de este tamaño!

Mosquitero musical

Phylloscopus trochillus

El Mosquitero musical se puede ver muy facilmente entre agosto y octubre alimentándose de pulgones entre los hinojos y en los sauces. Su mayor tamaño, su color amarillento (no oliva) y su ceja más marcada pueden ayudar a distinguirlo de los otros mosquiteros. Al igual que los papamoscas, las aves que llegan a Iberia proceden principalmente de Europa Occidental (UK) y Escandinavia.


Algo curioso en esta especie (y en alguna otra) es que los jóvenes que nacen más al norte (Escandinavia) emprenden antes el viaje migracional que las poblaciones situadas más al sur (Alemania por ej.)- Igualmente, sus cuarteles de invernada están situados más al sur, realizando por lo tando una migración de más distancia, por lo que son ejemplares de mayor tamaño alar.

Curruca zarcera     Sylvia communis

Las Currucas zarceras que pasan por el noroeste ibérico proceden en su mayoría de Europa occidental (UK) y en menor medida de Bélgica, Francia, Alemania, etc. Inverna en África, en savanas y matas espinosas.


Despues de 1965, se produjo una reducción del 75% de sus efectivos, probablemente a causa de las pérdidas de hábitat en el Sahel, donde el ave inverna. Las poblaciones orientales, en cambio, invernan en Asia y su nº de ejemplares no sufrió esa merma.

 Tarabilla norteña    Saxicola rubetra

Desgraciadamente, muchos caen durante ese viaje. Recuerdo un Papamoscas cerrojillo en una cuneta, una Curruca capirotada Sylvia atricapilla en la parrila de un coche, un gavilán llevándose entre las garras un Mosquitero musical y algún que otro correlimos victima del Halcón peregrino.
La Tarabilla norteña de la foto superior posiblemente se haya sumado a la larga lista. Este ejemplar fue encontrado semiconsciente en una dehesa salmantina, en pleno agosto y tras colisionar contra uno de los múltiples vallados que fragmentan nuestro país. Lo liberé con serias dudas sobre la duración de su vida.


Los tendidos eléctricos, los aerogeneradores y la gran red de infraestructuras viarias de nuestro país afectan a la migración de las aves. La pérdida del hábitat es la amenaza más grande. La destrucción de los humedales, que son los sitios de parada transitoria y de invernada para muchas aves migratorias,  está fomentada por la especulación urbanística de nuestras costas y los usos irracionales del agua.


Cuando el flujo de migrantes haya cesado, vendrán los invernantes, las bisbitas y los colimbos y, un largo listado de amaneceres helados…

Villafáfila

Este fin de semana tuvo lugar un Training Days en Verín. Siento mucha pena haber tenido que perdermelo, por lo que pude ver, debió ser además de didáctico, muy divertido.

Aproveché un viaje a tierras vallisoletanas para pisar algo de campo y dedicarle el sábado a Villafáfila. Aunque, las cifras de aves no alcanzaban ni los mínimos invernales, las especies presentes en esta época del año son todo un atractivo para uno que vive en la costa gallega.
Estaba la cosa animada, os dejo con una muestra de fotos:
Macho de Cernícalo primilla Falco naumanni

Adulto de Milano real Milvus milvus

Águila Calzada, Hieraetus pennatus

Cogujada común Galerida cristata

Collalba gris Oenanthe oenanthe

Triguero Miliaria calandra

Lavandera boyera Motacilla flava

Estampa de los típicos palomares.

y unos machos de Cigüeñuela

Himantopus himantopus


y unas Avefrías

Vanellus vanellus

Como se puede cazar un ave tan hermosa?

una pareja de Avocetas Recurvirostra avosetta

El ruidoso reclamo de las pagazas me acompañó durante buena parte de la mañana.

Sterna nilotica

Pagaza piconegra

Pero lo más impresionante de toda la estancia fue la enorme densidad de avutardas y el poder observar a los machos en pleno cortejo haciendo el baño de espuma.

Pareja de Avutardas

Otis tarda

Os dejo con un pequeño vídeo de dos machos en pleno cortejo. Disculpad la baja calidad, pues fue grabado con el móbil apoyado en el telescopio.

Además de todo esto, vi varias Calandrias, escuché mi primera Oropéndola del año y ví mis primeros abejarucos. Por cierto, ya quisieran muchos cotos tener la densidad de conejos que tiene la mediana de la A-6 a su paso por Tordesillas!

A falta de filtros, usé mis gafas de sol con este resultado.
Es increible que en parajes con tan poca vegetación como este pueda subsistir tanta riqueza faunística, haber unas densidades tan buenas de aves rapaces y que sobre todo..

…aun haya lobos!!

Bienvenidas Anduriñas!

El pasado martes ví mis dos primeras Golondrinas del año; revoloteaban sobre el prado que tengo delante de mi casa. Este presagio de la llegada de la primavera me dejó una buena sonrisa en aquella mañana lluviosa. Debido a la poca luz del momento y al vuelo incansable de los hirundineos, no hubo manera de sacarles una foto.
Por el Noroeste ibérico ya se están viendo Collalbas grises, golondrinas daúricas, Aviones zapadores y comunes, Cernícalos primilla, Críalos y puede que se me escape alguna especie estival más. Aunque, todas estas tardarán algo más en llegar a la Cordillera…
En la costa pontevedresa están a tope ya las cuerdas vocales de los Zorzales y los Verdecillos. En Ourense, (donde actualmente trabajo) las Totovías estuvieron a tope hace ya mes y medio. El ruiseñor bastardo que pasó el invierno deleitándome con su canto peculiar en un pequeño bosquete de robles sigue aqui.

Pelophylax perezi

Los anfibios están entretenidos en perpetuar su descendencia. En el Complejo Intermareal Umia-Grove se escuchan cientos de Ranas verdes y Ranitas de San Antón.
La plantas también saben de la llegada de la primavera: Las orquídeas florecen.

Algunas especies se han ido ya a sus zonas de nidificación. Una lucha por el territorio de cría les espera. Otros ni siquiera se llegaron a ver…Van dos inviernos ya que no tengo la suerte de cruzarme con los pinzones reales. Me despido con unas fotos suyas.

Macho de pinzón real

Fringilla montifringilla

Macho y hembra de Pinzón vulgar

Espero que os haya gustado. Buenas observaciones!

Zorzales

Tras regresar de la estancia navideña en Marruecos toca volver a habituarse al clima frío y húmedo del noroeste ibérico. Uno ya se había aclimatado a los 20ºC del valle del Draa. 😉
Cuando haya procesado los casi 4 gb de fotografías colgaré una entrada que resuma los 10 días de mi primer contacto con el continente africano. Pero como me conozco y soy un poco dejado tendré mientras que mantener el blog actualizado.
Llevo varios días babeando con las imágenes blancas de los blogs de los compañeros asturianos; en el suroeste gallego la nieve no se dejó ver. Echo bien de menos las nevadas anuales de mi infancia en Suiza…
Lo que me fascina es como la variación climática condiciona las aves que están presentes en el campo a cada momento; como ello se puede percibir en una superficie relativamente amplia (por ej. la cornisa cantábrica) y, como durante una misma mañana asturianos cántabros y gallegos pueden percibir que la noche anterior hubo entrada de Bisbistas, Avefrias, Limícolas o de Zorzales…como es recientemente el caso.

Estos días varios ornitólogos coinciden en la llegada de túrdidos a la península. Los árboles del río que rodean mi casa están llenos de zorzales que bajan a comer en los campos de maiz.
Ayer pude avistar un bando de una veintena de zorzales alirrojos muy desconfiados e inquietos
y un zorzal real.
Además, noté un aumento considerable de mirlos comunes en la zona, casi todos machos. Ya me comentara Emilio hace un tiempo que en una web holandesa habian visto un bando de casi un centenar de mirlos!
Sin el anillamiento es complicado afirmar si una especie es residente o si realiza algun tipo de migración.
Gracias al anillamiento, sabemos que algunos de nuestros zorzales proceden de Escandinavia, Gran Bretaña e Islandia. Este alirrojo fue anillado el año pasado, ojalá un compañero del norte de Europa confirme que sigue vivo.
Estas aves realizan movimientos anuales de más de 5.000 km y son dignas de ser protegidas. Desgraciadamente, los zorzales son especies cinegéticas y no reciben el trato que merecen.

Cormorán jurásico

Quien haya visto alguna vez un cormorán moñudo en pleno plumaje nupcial posiblemente se haya acordado del Archaeopterix, la primera ave conocida. Y no es para menos, este pájaro marino parece surgido de otra época.
Esta especie se haya en regresión como reproductora en nuestras costas.


De 1.500 individuos antes presentes en el Parque Nacional de las Islas Atlánticas, actualmente sólo sobreviven unos 300. El 55% de las aves anilladas son recuperadas muertas en redes. Los predación por los visones americanos, esa especie invasora que conquistó toda la costa gallega y alcanzó a nado las islas atlánticas, es otra de las amenazas que acechan a los cormoranes moñudos.


Os dejo a continuación con un par de vídeos de esta especie catalogada como Vulnerable, espero que estas imágenes sirvan para la adopción de medidas de protección y gestión adecuadas.

Agradecimientos a Emilio Martinez