Más sobre Osos y turismo

 Hace algo más de un mes compartí una entrada en este blog sobre el posible impacto del turismo en la población cantábrica de Oso pardo. Al mismo tiempo, Andrés Ordiz, un biólogo que lleva años trabajando con la especie y estudiando la afección de las actividades humanas sobre la misma y la respuesta de los osos a las actividades humanas escribió una tribuna que fue publicada en este enlace con un punto de vista similar al mío.

 Ambas opiniones han hecho correr mucha tinta y debates variados en foros de fauna del país. Algunas personas han confundido la entrada como un ataque directo contra cualquier actividad turística, otras hablaban de demagogia citando que unos pueden ver fauna y otros no e incluso hay quien echó el grito al cielo pidiendo por favor que no se restrinja el acceso al monte. 

 Mucho he meditado sobre ello y lo cierto es que mantengo cada palabra escrita en la entrada anterior ya que  es obvio que algunos no la han entendido bien (a pesar de que en ella se especifica claramente lo puntos que suscitaron tal crítica). 
 Aunque, respecto a restringir el acceso a ciertas zonas con fines de conservación de especies amenazadas que son especialmente vulnerables a la presencia humana (urogallos por ejemplo), lo veo más que justificado, aunque yo mismo me vea privado de un paseo por algunos de los bosques ibéricos mejor conservados. Creo que el porcentaje de superficie protegida y restringida al ser humano es tan ridículo como para querer arañar también las únicas hectáreas que puedan disfrutar de dicha protección.

 El propósito de esta entrada no es darle el coñazo a los que no comparten dicha opinión sino compartir la información a continuación proveniente de gente que sabe mucho más que yo sobre el asunto y de la cual aprendo cada día más.

 Unos días después de todo el revuelo armado, Carlos Rodriguez del Valle, que ya escribió cuyas tribunas anteriores merecen una buena lectura, redactó una extensa nota al respecto muy completa y didáctica. Podeís leerla pinchando AQUÍ

También fue publicada la siguiente entrevista realizada a Andrés Ordiz.
Aprovecho la actualización del blog para anunciaros la inauguración de mi nuevo blog cuyo objetivo es divulgar  información relacionada con la conservación de la biodiversidad y especialmente de los grandes carnívoros difundiendo artículos variados y escritos en inglés. Espero que sea de vuestro interés. El enlace es: 

http://4thenaturesake.wordpress.com/

Os dejo a continuación con un vídeo divulgativo sobre osos. Espero que os guste.

Anuncios

Sobre Osos y Turimo

 Hace unos días me encontraba con esta noticia (AQUÍ) sobre el “boom” del turismo osero (extrapolable al lobero, lincero, etc.). En dicha noticia hubo un par de frases que me llamaron mucho la atención: 
  
“Si esto se regula y hay empresas serias que lo gestionen se evitarán masificaciones e incluso servirá para beneficiar a la especie. Esto no hay que impedirlo, hay que ponerlo al servicio de los parques para beneficiar a la naturaleza” 
  
 Debo reconocer que no sé mucho de osos pero algo que aprendí, es que los hombres no son buenos para los osos. No son pocos los casos en Europa de osos tiroteados por culpa de comportamientos humanos inadecuados (e inaceptables). Otras veces (la mayoría) el encuentro se salda con un oso asustado o molestado (estresado, ahuyentado) como demuestran algunos trabajos realizados en Escadinavia (1).
Entonces, a raíz de ello, me pregunté de qué modo el turismo puede beneficiar a la especie o a la naturaleza misma y mi mente empezó a divagar en busca de respuestas. 

Me acordé de un trabajo realizado en Somiedo sobre los movimientos de una osa con dos crías (2) que concluía que los patrones de movimiento, actividad y uso del hábitat fueron significativamente afectados por la presencia humana en el hábitat osero. Los desplazamientos de esa osa fueron mayores en días festivos o vacaciones cuando la presencia humana es mayor. Por lo que no cabe la menor duda de que los osos no son inmunes al turismo y a priori, este no le beneficia a la especie (a menos que esto se demuestre con publicaciones, las palabras se las lleva el viento). 

Hábitat Osero en la Cordillera Cantábrica
Los osos han convivido siglos con el hombre en la península ibérica y de cierto modo han logrado adaptarse a su presencia o al menos han sobrevivido a la misma (aunque su población se ha visto alarmamente mermada por la presión humana) gracias a los “cuatro” rincones salvajes que quedan en el noroeste ibérico  en los que la especie está relativamente a salvo de las molestias. Modificaciones en el comportamiento tales como ajustar sus pautas de actividad para evadir los seres humanos han sido otra causa de la persecución humana (3): los osos europeos son más nocturnos que los que viven en amplias zonas salvajes de América del Norte. 
Se han publicado muchos artículos que demuestran que el estrés derivado por las perturbaciones humanas afectan negativamente a la capacidad reproductiva de muchas especies (por ejemplo el urogallo). Además, cuando especies con un  área de distribución reducida y sensibles a la actividad humana evitan un hábitat óptimo debido a la presencia del ser humano (ya sea por el turismo u otro tipo de actividad), supone una pérdida de hábitat añadida que no hace otra cosa que reducir aún más su área de distribución. Entonces, ¿En qué le puede beneficiar a un oso el turismo? 

 Algunos diréis que el turismo contribuye a la protección de entornos o a mejorar la percepción de la especie en la población local. Yo no leí nada publicado con osos en la península ibérica al respecto. Hay trabajos en otras partes del mundo con otras especies pero, ¿Es todo extrapolable? 

Por otra parte, el turismo contribuye a asentar población humana en entornos naturales (que hubiesen sido salvajes si el auge del turismo no hubiese revertido la tendencia despoblacional). Además, se aumentan el número de infraestructuras (pistas, carreteras, edificaciones, etc) que fragmentan el territorio y disminuyen aún más el ya escaso hábitat disponible. Véase Somiedo, que no ha dejado de crecer desde que se ha proclamado parque natural pero, ¿aumentó la conservación de la biodiversidad en dicho espacio? 

Hace poco leía una noticia sobre los casos de veneno en el Parque Nacional de Picos de Europa, el único parque nacional con lobos de España y en el que, a pesar de ello la administración mata varios lobos cada año (ni en espacios protegidos la naturaleza prevalece sobre los intereses humanos). Parece entonces que ni los espacios protegidos más visitados están libres de esta lacra y que el turismo no es capaz de cambiar estos hechos.

Buscando más información sobre el tema, encontré de casualidad este vídeo. Según se comenta en el mismo, parece que existe una estrecha relación entre infanticidios (cachorros de oso matados por machos adultos generalmente no emparentados y el hecho de que las familias (osa y oseznos) atacadas por los machos hayan sido molestadas y ahuyentadas previamente del entorno en el que se hallaban. Por lo que parece, las molestias humanas pueden suponer un aumento directo de la mortalidad en la especie. Sobre el tema, leí una frase que lo explica perfectamente:

The scarcity of suitable undisturbed habitat (Naves et al. 2003) and the high level of human disturbance could influence the ability of female bears to avoid SSI* in the Cantabrian range by segregating from other bears during the mating season, a strategy observed elsewhere

*sexually selected infanticide

Está claro: La escasez de hábitat óptimo y las molestias humanas pueden influenciar la capacidad de las hembras para evitar los infanticidios en la cordillera cantábrica y mantenerse alejadas de los otros osos durante la época reproductora. Por lo tanto, el turismo puede suponer una amenaza seria para la reducida población de oso cantábrico que sobrevive en un hábitat fragmentado, influenciado por la actividad humana y que ya soporta tasas de mortalidad relativamente altas. 

Cuando estaba rematando esta entrada, me encontré con esta noticia. Aún manifestando la opinión más precavida (y a mi parecer sensata), es especialmente interesante el símil que el director de la FOA hace con el Serengueti porque incluso en ese vasto espacio africano, la actividad turística genera un impacto nada despreciable en la fauna. Hay muchos artículos científicos en la web al respecto. El más destacable es quizás, el impacto del turismo en los guepardos que, como concluye algún trabajo: afecta directamente a su éxito de caza, capacidad reproductiva y mortalidad infantil y, como consecuencia, a su supervivencia. 

 A pesar de todo lo escrito anteriormente, yo no estoy en contra del turismo de la naturaleza. Pero, hay especies que no deben estar expuestas al mismo, hay pautas y reglas para otras especies y lugares adecuados y otros no. Todo ello debe ser rigurosamente regulado y los beneficios obtenidos del mismo DEBEN DESTINARSE A LA CONSERVACIÓN y no a enriquecer a unos pocos. Además, la oferta debería aportar algo más que la posibilidad de una sesión fotográfica o avistar especies emblemáticas o difíciles de observar.
Iniciativas turísticas que ofrecen ver lobeznos en las cercanías de su cubil en zonas en las que son perseguidos sin tregua deben ser totalmente prohibidas. No me parece bien que se lleve a cabo ningún tipo de actividad turística que no haya sido sometida a una evaluación previa que estudie el impacto de la actividad en las especies del entorno (objeto o no de observación). 
Para argumentar un poco mi escepticismo ante actividades que sólo ofrecen avistamientos o sesiones fotográficas, os ofrezco este enlace a un artículo sobre el impacto de los fotógrafos de la naturaleza en los hábitats y en las especies de India, dónde dicho negocio está mucho más desarrollado que en la península ibérica (lo que nos puede ayudar para regular a tiempo la actividad).

Después de escribir esta entrada, me encontré con  la excelente tribuna redactada por Andrés Ordiz sobre el mismo tema. Me gustan especialmente estes puntos:

“..Es necesario recordar que los osos pardos siguen siendo una especie en peligro de extinción en la cordillera cantábrica y que las decisiones que se tomen hoy día pueden condicionar su viabilidad en el futuro. Seguimos careciendo de información esencial sobre tasas de mortalidad de crías y adultos y sus causas específicas, y no es tolerable que algunos síntomas de mejoría reciente relajen el objetivo de conservación prioritario: asegurar la viabilidad de la población…
…El turismo de observaciones de osos extendería la presencia humana a los tramos temporales y lugares más sensibles para la especie. Tratando de justificarse, los mercaderes de estas actividades argumentan que se establecerán puntos de observación de ladera a ladera opuesta, pretendiendo así que no se molestaría a los osos. ¿Acaso no molesta a la fauna –osos incluidos– que utilicen la propia ladera en la que se ubican turistas y negociantes? Algunos de los puntos reconvertidos de facto en miradores oseros están en laderas de enorme valor para la especie, con su solitaria tranquilidad quebrantada, en puntos donde se pueden –o podían– observar huellas de oso de camino al improvisado patio de butacas.. 
..El mero encuentro casual de un oso con una persona, en la mayor parte de las ocasiones sin que ésta haya llegado a enterarse, causa un cambio en las pautas de comportamiento del animal que puede extenderse y verificarse durante toda una semana. Me baso en trabajos propios y ajenos publicados en revistas científicas. Un encuentro como los que sin duda se producirán entre un oso que come o duerme en una ladera y la llegada de excursionistas, lo vean éstos o no…
Muy interesante, verdad? Os recomiendo que leaís toda la tribuna.

Os dejo con el vídeo de infanticidio grabado por Carlos Granda que ha sido colgado anteriormente en el blog de Naturaleza Cantábrica.

En este ENLACE encontraréis un artículo muy bueno sobre el comportamiento de los osos ante la presencia del ser humano y en este otro, un resumen en castellano de la tésis doctoral de Andrés Ordiz.

Bibliografía consultada:

(1) Moen, G.K., Støen, O.-G., Sahlén, V. & Swenson, J.E. (2012) Behaviour of solitary adult Scandinavian brown bears (Ursus arctos) when approached by humans on foot. PLoS ONE, 7, e31699.

(2) Naves, J., Fernandez-Gil, A. & Delibes, M. (2001) Effects of recreation activities on a brown bear family group in Spain. Ursus. 12:135-140.

(3) Woodroffe R. 2000. Predators and people: using human density to interpret declines of large carnivores. Animal Conservation 3:165-73.

Trophic Downgrading of Planet Earth

Es el nombre del reciente artículo publicado en Science por una larga lista de prestigiosos investigadores.

La publicación destaca la importancia de los grandes carnívoros no sólo para la regulación de los ecosistemas, sino incluso para la salud humana. 
Las relaciones existentes entre los diferentes elementos de la frágil cadena trófica y los efectos del ser humano en la misma son muy complicados de entender. De modo general, las poblaciones de grandes carnívoros (desde lobos a aves rapaces, pasando por nutrias, tiburones, etc.) se están reduciendo a lo largo del planeta, con descensos muy acusados en algunas especies que antaño incluso eran bastante comunes. La desaparición de los peldaños superiores de la cadena trófica tiene serias consecuencias sobre su funcionamiento. La rotura de ese equilibro perjudica a las poblaciones de otras especies e incluso afecta directamente al ser humano, ya sea por un aumento de la prevalencia de patógenos o a algunos de sus intereses económicos. Además, el artículo demuestra otros efectos para muchos insospechados tales como un aumento de los incendios forestales, de la contaminación, de enfermedades infecciosas, afecciones a la calidad del agua y al ciclo de nutrientes.


 video reciente de una pareja de leopardos de Amur



La pérdida y fragmentación de hábitats y la caza provocada por el hombre son los principales causantes del descenso de los grandes carnívoros, tanto en los medios terrestres como marinos y tanto a altas como a bajas latitudes. El impacto total que genera el descenso de los grandes predadores no es entendido hasta el momento de su desaparición completa. La rarefacción y desaparición de estas especies clave es una de las razones de la llamada sexta extinción que está actualmente en curso y parece ser más grave de lo que se esperaba.
Esperemos que los gestores de nuestros ecosistemas tengan estas investigaciones en cuenta a la hora de gestionar el medio y las especies que lo habitan.

Podeis acceder al artículo original pinchando aquí:

Otros medios de comunicación difundieron el artículo:

Os Ancares, un avance…

Estoy bastante liadillo estos días. Se me acumula el material para las entradas y ando sin tiempo para ni siquiera procesarlo. Así que, para mantener actualizado esto y no os olvideís del blog, os avanzo un par de fotos. 

Mientras el resto del noroeste ibérico nos informa de la entrada de chorlitos dorados, avefrías y más bandos de especies y nos deleita con la espectacular concentración de pinzones reales en el Parque Natural de Gorbeia (Bizkaia), otros nos vamos a la montaña a disfrutar de la belleza del manto nevado. Ya sabeis, la cabra tira al monte!

Aprovechando las jornadas sobre la Perdiz Pardilla Perdix perdix (también llamada Charrela en Galicia o parda en Asturies) realizadas por la SGO en Os Ancares, con motivo de ser el ave del año 2010, nos fuimos el compañero Manolo Alonso y yo un par de días antes para disfrutar del bosque caducifolio, de la Cordillera Cantábrica y de las pocas montañas gallegas que se mantienen relativamente bien conservadas.
Además del hermoso paisaje que podeis apreciar en la foto que adorna ahora la cabecera del blog, disfrutamos de la presencia de uno de los grandes de la península.

Los más agudos habreis logrado adivinar que se trata de varias huellas de oso. Lo cierto, es que en el campo se apreciaban mucho mejor por el relieve que dejaron en el barro, en uno de los pocos tramos del recorrido sin nieve, ni hojas secas. Son unas imágenes poco más que anecdóticas pero que nos alegran a todos aquellos que como yo, son amantes de la montaña y de los grandes “carnívoros”. Hasta ahora, parece ser que ya son seis los osos que realizan incursiones por Galicia.
Para conocer un poco sobre los rastros y señales que dejan los osos y otros mamíferos en sus andaduras, os recomiendo la web de Barbastella.
Os espero en las siguientes entradas, un saludo!

DESDE 2001 SEIS OSOS HAN SIDO ANIQUILADOS EN LA MONTAÑA PALENTINA

En septiembre de 2005 dos osos pardos aparecieron muertos en el Parque Natural de Fuentes Carrionas. Ninguno de ellos había perecido por causas naturales; uno había sido tiroteado y el otro envenenado con Aldicarb, una sustancia presente en algunos fitosanitarios. Dos años más tarde, en 2007, dos nuevos casos sacudieron a la menguada y frágil población de apenas 25 osos que se asientan sobre Palencia, el sur de Cantabria y áreas aledañas de los montes de Riaño, en León. Y nuevamente esos casos se producen en el corazón del Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre, confirmándose también el envenenamiento en uno de los ejemplares.


El hallazgo el pasado lunes 20 de abril de los restos de un nuevo ejemplar muerto –entre los que no se ha encontrado el cráneo- ha hecho saltar nuevamente todas las alarmas ante esta autentica sangría en el Parque Natural de Fuentes Carrionas, un espacio amenazado por múltiples factores, y que afecta a su especie más emblemática.


Se da además la circunstancia de que en el marco de Castilla y León habría de añadirse el oso atropellado en la A-6 en Trabadelo (León) en octubre de 2008 que según algunas noticias muy probablemente estuviese también envenenado.
Si a ello sumamos los dos casos sucedidos en 2001, en Palencia nuevamente, y en 2006 en Ancares de León, la trágica suma asciende a 8 ejemplares a los que se añadiría el oso con unas terribles heridas de lazo encontrado en Páramo del Sil, también en León, a finales de verano de 2008 y del que nada más se supo.




8 ó 9 osos muertos en apenas ocho años, en una población estimada de 120 ejemplares (sumando las dos poblaciones cantábricas), es una cifra espeluznante, pero si nos referimos sólo a la población oriental (con un censo de 25 ejemplares) y nos fijamos en esos 6 osos muertos en Palencia, el dato sobrepasa la barrera de la emergencia.

¿Hay culpables de esta situación? Evidentemente los primeros culpables son los desalmados, ciudadanos indeseables, capaces de disparar o envenenar de forma cobarde. Pero no es menos cierto que las administraciones públicas tienen algo que decir en este triste fenómeno. O mejor sería decir, tendrían algo que decir, porque la realidad es que ante esta concatenación de sucesos el gobierno regional de Castilla y León corre un tupido velo, malgasta los fondos que debieran destinarse a una buena vigilancia y conservación de los osos y su hábitat y se lanza en los días siguientes a la aparición de un cadáver a una campaña de autobombo sobre las excelentes cifras de osas con crías como si estuviésemos en un matadero, en el que mueren muchos ejemplares pero entran nuevas reses a la cadena de la muerte.

En el fenómeno del veneno Castilla y León tiene el dudoso honor de ocupar puestos de preferencia. El informe sobre el veneno en España elaborado por WWF en 2007 señala a Castilla y León (573 casos y 1.683 animales recogidos muertos) con el segundo puesto en el “ranking” de envenenamientos, sólo por detrás de Andalucía.

¿Es esto casual? Creemos que no. Existe la opinión generalizada de que estos datos retratan una pésima gestión de la naturaleza por parte de un gobierno regional que protagoniza escándalos como el del proyecto de estación de esquí en San Glorio; el envenenamiento masivo por los topillos; el del exconsejero de medio ambiente sorprendido con un cepo en un coto de caza; el incumplimiento de dictámenes judiciales de cierre de la mina ilegal de El Feixolín (León);

el de un Director General imputado por la tala ilegal y masiva en Navas del Marqués que recientemente ha sido designado Jefe de Medio Ambiente en la provincia de León;…

¿Hasta cuando debemos soportar esta situación intolerable? Los sucesivos gobiernos de Castilla y León, todos del mismo signo político, han creado una situación endogámica irrespirable. La seguridad que les otorga su inmovilidad en los cargos ha acarreado actitudes de una soberbia más propia de regimenes dictatoriales que de estados democráticos.

Los osos mueren envenenados o tiroteados y aquí nadie mueve una sola pestaña. Quizás pueda parecer una advertencia apocalíptica, pero es una realidad palpable en una región en la que la administración intenta aniquilar o enmudecer cualquier reacción en contra del mismo modo que los furtivos aniquilan a los osos.


Por todo lo expuesto, desde la Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica requerimos a las Cortes de Castilla y León a que tomen urgentes cartas en el asunto. Unas cartas que debieran comenzar por la petición urgente del cese de forma inmediata del Director del Parque Regional de Fuentes Carrionas, del Jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente en Palencia y de la cúpula de la Consejería de Medio Ambiente por una manifiesta inaptitud para el desarrollo normal de sus funciones, cuando no una dejación directa de las mismas de forma continuada.

PLATAFORMA PARA LA DEFENSA DE LA CORDILLERA CANTÁBRICA