El paisanu, el fuego y el llobu (III)

Escrito por Pepín Fernández en www.asturies.com

Tenía compremetío escribir esti artículu y nun yera quien a poneme, porque nun sabía qué escribir. ¿Cómo falar del llobu n’Asturies sin entrar nun rueda de discusiones inútiles y sectaries?

Lo primero que tengo que dicir ye que nun vi un llubu en tola mio vida. Y nun tengo vaques, nin oveyes, nin cabres, asina que nunca me comieren los llobos nada. Cuando me metí en política nel añu 2012 lo único que sabía de los llobos yeren los cuentos del mio pá. De cuando allindiaba el ganáu, con 12 años, y los sentía pela nueche y les vaques alterábense toes.

Entós, si nun sé ná de llobos, ¿pa qué escribo de llobos? Bono, porque’l problema del llobu n’Asturies nun ye un problema del animal, ye un problema políticu y mediáticu. Y d’eso deprendí un pocu nestos cuatro años. Voi tratar de sentar unes idees básiques que mos permitan llegar a un resultáu.

  1. El llobu ye un animal carnívoru. Como carne, d’animales que mata o d’animales qu’alcuentra muertos. Cuando caza si pue, mata más animales de los que pue comer pa volver al otru día a comelos. Nun mata porque sea dañín, mata porque ye’l so papel nel ecosistema.
  2. Yo nun defendo al llobu, defendo l’ecosistema y la biodiversidá y el llobu ye una parte más. Tien el mesmu valor un llobu qu’un raposu, qu’un esculenciu o qu’una faya. El valor de la vida nun se pue midir pol númberu de ‘Megusta’ en Facebook.  El llobu tien un gran valor pal equilibriu de les especies. Ye necesariu pa equilibrar les poblaciones de venaos, corcios, xabalinos y robecos. Val pa evitar que se propaguen enfermedaes neses especies y ayuden a desapaecer la carroña.
  3. N’Asturies casi tol terrén ta ocupáu por actividaes humanes, como la ganadería; nun hai superficie que nun s’use y que valga como reserva pa la fauna montés. El sitiu más protexiú de toda Asturies, que ye’l Parque Nacional de Picos d’Europa, tien una gran carga ganadera. N’Asturies nos 25 años últimos perdiérense la metá de les ganaderíes, pero les qu’hai tienen el doble d’animales. Asina ye que según el SADEI, en 25 años el númberu de vaques baxó nun 2 por cientu; les cabres y les oveyes nun 10 por cientu; y les caballeríes nun apara de xubir el númberu. En total n’Asturies hai mediu millón de cabeces de ganáu.
  4. Hai munchu intrusismu profesional na ganadería. Por eso hai animales que tán l’añu enteru en monte y qu’inclusive tienen que dir los guardies a buscalos y el amu nun apaez, como pasó va unos díes con unos caballos nel Sueve. Hai, poro, una parte d’esa ganadería que ta suelta al pascu, en monte públicu,  iviernu y branu, en zones onde hai llobos.
  5. Nel 30 por cientu de la superficie d’Asturies nun hai llobos. Si se ve dalgún llobu, los guardies de Mediu Ambiente mátenlos. N’Asturies nun se sabe los llobos qu’hai; digamos qu’hai más de 100 y menos de 300. Eso pa una superficie de 7.000 quilómetros cuadraos (10.000 menos el 30 por cientu). Tolos años muerren llobos, parte atropellaos nes carreteres, parte muertos pola conseyería (30 o 40 al añu nos últimos), por furtivismu y tamién nes monteríes llegales de xabalinos. Quier dicise, cada añu mátense sobre el 15 por cientu de los llobos qu’hai n’Asturies.

Si xuntamos toles idees anteriores, vemos que tenemos un problema. Tenemos ganáu sueltu nel monte, y tenemos unos bichos a los que-yos gusta comer carne. Asina que tenemos que los llobos maten ganáu. Nun lo maten sólo los díes que nun tienen otra cosa que poner en ‘La Nueva España’. Tolos díes maten dalguna res.

¿Y agora qué facemos? ¿Echar la llingua a pacer y dicir qu’esto solucionolo yo, porque ye too culpa de los ecoloxistes ésos? ¿Mirar pa otru llau?

Supónse que’l racional ye’l paisanu, non el llobu. Si queremos impedir que’l llobu mate’l ganáu tendremos que ser les persones les que pensemos qu’hai que facer. Hai que cambiar el discursu. Nun ye qué se fai col llubu, ye cómo facemos pa garantizar la superviviencia económica de les caseríes que tán en zona de llobos.

Porque hai que quitar dramatismu a la situación. El llobu y la convivencia con espacios protexíos nun ye’l problema de la ganadería, yá lo dixi nel primer artículu; el problema ye d’estructura económica de la sociedá y de conformación de les caseríes. El llobu afeuta sólo a la ganadería estensiva y sólo a la que ta en zona de llobos. Ye un tema llocalizáu; nun ye xeneral como se quier facer ver. El númberu de ganaderíes que tienen perdes pol llubu ye de bastante menos de mil al añu y, en muchos casos, la perda ye d’un animal al añu, sobre un total de 80 o 100.

Tampoco nun se trata de falar de rentabilidaes a plazu curtiu. Les vaques nun son rentables, viven de subvenciones y una parte del ganáu que ta nel monte nun ye pa sacar perres, tienlo la xente pa entretenese. Tenemos que mirar les coses a plazu llargu. Romper los equilibrios de los ecosistemes tien unes consecuencies mui negatives pa les persones. La conservación de la biodiversidá nun ye un caprichu, ye la garantía de la nuesa supervivencia. Por tanto, tenemos que buscar soluciones pa la convivencia de l’actividá humana y la conservación de la naturaleza. Y digo soluciones, non solución, porque les coses pa faleces bien hai que pensales y trabayales, y da-yos tiempu.

Matar llobos pon en peligru la especie, cuesta perres y nun sirve pa nada, como se ta viendo añu tres añu. Entós, ¿qué? Como dicía al entamu del artículu, ésti nun ye un problema científicu nin social; ye políticu. La mio esperiencia nestos cuatro años ye que les noticies qu’apaecen nos medios sobre’l tema y les protestes que se sienten tienen un interés polítcu y non realmente corporativu. Ye más, creo que los intereses de la caza escuéndense munches veces tres estes polémiques.

Por eso, creo que ye la hora de que les alministraciones tengan una política propia que nun dependa de les noticies del periódicu, sinón de criterios sólidos y coherentes. Ye hora de probar otres coses. Si en Castiella lleven matando llobos 10 años y tan tol día quexándose, igual ye qu’esi nun ye’l camín; igual ye qu’hai que probar otres coses. Y pongo exemplos:

  • Munches de les muertes que s’atribuyen al llobu causenles perros descontrolaos. Nun se sabe cuántos de esos ataques son de perros, pero hailos que piensen que pueden ser hasta’l 20 por cientu. Por eso hai que facer análisis de les reses muertes pa saber si tienen saliva de llobu o de perru, o nun la tienen. Eso da seguridá al ganaderu que reclama, porque va tener una prueba física de que’l llobu comió del so animal y permitiría que tuviéremos una certeza de la cantidá de reses muertes pol llubu. Cuando supiésemos que nun sitiu’l ganau lu ta matando un perru, habrá que facer un siguimientu y garrar esi perru. Los perros tienen amu y l’amu ha de ser responsable. Ye una cosa que’l mundu rural asturianu tien que deprender. La llei tien que cumplise nos pueblos. Tolos perros tienen que tener chip y l’amu ser responsable del so cuidáu.
  • Los pagos poles reses muertes tienen que cubrir tamién el trabayu perdíu, non sólo’l valor de la res, y tienen que pagase nun tiempu razonable colos menos trámites posibles. Y, si non, pagar intereses de demora. El llobu y el monte son públicos y los beneficios de la diversidá son de tol mundu. Poro, tola sociedá tien que pagar el so coste y non sólo’l ganaderu.
  • Hai que revisar dalguna de les actividaes ganaderes que más perdes tienen. Nun se pue tener un caballu l’añu enteru en monte namás que por diversión, inclusive que llegue a morrer de fame nuna nevada. Tener animales trai consigo una responsabilidá nel so cuidáu. El númberu de vaques qu’hai n’Asturies ye diez veces el del ganáu caballar; el númberu de daños na cabana ganadera bovina ye paecíu al de la cabaña ganadera equina. Eso quier dicir que daqué ta faciéndose mal. Y hai que revisalo. Caún na so casa pue facer lo que quiera, pero nel monte públicu tien que tar suxetu a unes normes.
  • En determinaos sitios y con determinaes actividaes, sería bueno probar con un pagu preventivu. Yá sé que nun ye rentable pastoriar un rebañu oveyes o de cabres como se facía enantes, pero si tamos nuna zona de muncha incidencia del llobu, onde hai rutes de senderismu que nun permitan l’usu de mastines, ¿podría contemplase una subvención pal pastoréu d’esos rebaños? ¿Podría estudiase la formación de cooperatives de pastoréu, que recuerden la tradición de considerar el trabayu de allindiar la reciella casique como un trabayu comunal? Ensin olvidase que’l tar llindiando caltién les mayaes, ensin desbroces y ensin quemes.

Tamos falando de perres, sí, nun lo voi negar. El cercáu de Balmonte pa los llobos costó un millón de euros de fondos mineros. L’hospital de la fauna de Sobrescobiu, 4,5 millones y ta vacíu. ¿Cuántes perres gastamos en promocionar el paraísu natural que tamos desfaciendo? ¿Cuántes en batíes de llobos? Les propuestes que fago equí son barates y eficaces, y dan emplegu n’Asturies.

Tenemos un problema, más políticu y mediáticu que real, pero un problema. Vamos entós a probar soluciones nueves; les vieyes nun son soluciones y nun funcionen.

Vamos siempre un paso por detrás

Mientras que en Galicia se siguen llevando a cabo los campeonatos de caza al Zorro Vulpes vulpes en el que se juntan cuadrillas que intentan abatir el máximo número de zorros en una zona determinada sin que ningún estudio científico justifique dicha matanza o evalue los efectos de la misma. En otros lugares, como el Reino Unido se prohibió en la cámara de los comunes tras un intenso debate la caza del zorro con perros.
Cadáver de zorra abatida durante la época de caza en Galicia y abandonada en una pista como un simple despojo
Como a veces las comparaciones son odiosas, sólo citaré las palabras de Mahatma Gandhi:
La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por el modo en el que trata a sus animales.
 
Vayamos más lejos dando otros ejemplos. Una peculiaridad de los zorros en el Reino Unido es su tremenda adaptación al medio urbano. Llevo 7 meses viviendo aquí y no hay semana en la que no tenga algún avistamiento. Por el tipo de trabajo que realizo estoy bastante en contacto con la especie, con sus rastros y a veces sus hazañas y algún que otro problema que pueden generar.





En el Reino Unido se calcula que hay más de 33.000 zorros urbanos que alcanzan localmente densidades de hasta 4 ejemplares/km2 lo que supone casi el doble de lo que alcanzan en habitats más naturales (como la campiña). Por ejemplo, el area metropolitana de Londres está poblada por más de 12 millones de habitantes y 10.000 zorros. Todo ello se debe a la facilidad para obtener comida en estes entornos.


Obviamente, esto favorece un gran número de interacciones con el ser humano, los cuales tienen diferentes actitudes hacia la especie. Entre las quejas más comunmente relacionadas con la presencia de los cánidos se hallan diferentes destrozos en jardines. He visto madrigueras debajo de las típicas casetas de jardín (shed) o de las terrazas de madera (decking), escarbaduras tras colocar rollos de césped de calidad y costosos (turf). Sin embargo, otros propietarios están encantados con la presencia de zorros en sus jardines.
A veces, las quejas van relacionadas con el característico jaleo que hacen de noche. Sabéis de buena tinta mi pasión por los carnívoros pero he de reconocer que me han sacado más de una vez de cama por lo ruidosos que pueden llegar a ser. Para quienes no hayan escuchado nunca las vocalizaciones de los zorros podéis escucharlas pinchando AQUÍ o AQUÍ.
 
Os dejo con una foto de mi entrañable vecino. Solía verlo acompañado de una hembra y ejemplar más joven, quizás un cachorro del año pasado al que ví varias veces reclamando alimento. 
Tras despertarme, me quedaba el consuelo de verlos jugar entre los coches, reventar las bolsas de basura u otro tipo de comportamientos (cópulas, regurgitaciones, limpiezas de pelaje, etc.).

Pero, desgraciadamente las interacciones entre hombres y zorros en las ciudades británicas no se quedan en estas anécdotas que os acabo de contar sino que debido quizás a algunos sucesos desafortunados y a la amplia difusión sensacionalista, carente de rigor y sin información contrastada de ciertos medios de comunicación (no sólo en la península ibérica se cuecen habas) se ha barajado hasta hace poco la posibilidad de realizar un control de la especie en los medios urbanos.
 
Al parecer, hace dos años, una madre de familia se encontró un zorro en la habitación de sus dos hijas y estas habrían sido mordidas en la propia cuna por el animal. Como era de esperar, los medios de comunicación dieron una amplia difusión al asunto fomentando una visión de la especie que costará muchos años erradicar de muchas mentes. En este enlace podéis acceder a una noticia de televisión. El vídeo fue colgado por una de estas empresas de “control” de fauna (qué extraña coincidencia!). En este enlace y en este otro podéis acceder a otras noticias con imágenes de las niñas después del supuesto ataque.


Afortunadamente, siempre hay voces que salen a la palestra haciendo mención a lo poco frecuentes que son estes hechos y que por ejemplo hay muchos más problemas relacionados con perros que con zorros.
Para variar, otros casos se fueron sumando al primero; como ataques de zorros a gatos o perros. Aquí tenéis un ejemplo. 
Sin embargo, hay 10.000 zorros que se mueven a diario en la ciudad y este tipo de interacciones alcanzan un porcentaje ridículo (lo mismo sucede con las bajas entre el gaanado por la predación de carnívoros a lo largo de todo el mundo, inclusive el lobo en la península ibérica, por dar datos, menos del 0´1% en Galicia).
Alimentar a la fauna silvestre tiene en muchas ocasiones consecuencias indeseadas y la hace más vulnerable. Estos animales acaban dependiendo del hombre o acaban siendo víctimas del mismo (no todos tenemos el mismo respeto por la fauna y no son pocos los zorros que mueren cada año de un tiro tras haber sido alimentados por otra gente).
El resultado fue que el gobierno local londinense acabó anunciando una campaña de “control” (eufemismo comúnmente usado para evitar la palabra matanza) de la especie. Afortunadamente, las encuestas señalan que a más del 70% de la población le gustan los zorros, un porcentaje se muestra indiferente y menos del 10% mantiene una actitud negativa respecto a la presencia de la especie. Los grupos conservacionistas locales han tenido bien cuenta de ello y promovieron diversas campañas de recogidas de firmas, manifestaciones y demás actividades para frenar la matanza
En la península ibérica, posiblemente esto no hubiese tenido éxito como se ha demostrado en varias ocasiones con diversas especies (zorros, lobos, descastes variados en especies cinegéticas, caza en parques nacionales y un largo etc.). Pero, a diferencia del Estado español, otros países si invierten en ciencia y basan sus actuaciones en trabajos científicos (aunque no siempre..).
Os dejo a continuación la respuesta por la cual el gobierno londinense justifica que no se lleve a cabo el “control” del zorro en la ciudad.
“Very many foxes inhabit private gardens and, consequently, a London-wide control programme (culling, contraception or relocation) could not be effectively implemented. A simple, but useful contribution to minimising the problems caused by foxes is to reduce the amount of food that foxes are able to scavenge. Much of the food scavenged by foxes is the result of littering or food waste. I am addressing both issues through my Capital Clean-up campaign and Recycle for London .” I do not believe there are any plans to carry out a fox cull here in London .


La verdad es que no es muy convincente y se puede leer entre líneas una posible resignación, pero una victoria, es una victoria. Los zorros seguirán haciendo “trastadas” en la ciudad por mucho tiempo.

Os dejo con un vídeo de despedida. La próxima entrada versará sobre el turismo osero.