Cuentos de dos estados. Una lección para la gestión de especies

 Es útil y didáctico cuando tratamos de solucionar los problemas existentes en nuestro entorno ver lo que se cuece en otros lugares en los que se invierte más en investigación y los datos están a disposición del público (señalando ridículamente la escasez de transparencia y el obscurantismo reinante en los gobiernos ibéricos). Esta entrada habla sobre errores y aciertos en dos estados norteamericanos: Oregón e Idaho.
 Durante los 15 meses en los que el lobo 0R7 equipado con un collar de radioseguimiento se paseó entre la frontera de Oregón y California, los debates sobre la habilidad de dicha especie para convivir con el ser humano estuvieron a la orden del día (California es el estado americano con mayor población humana). 
LOBO 0R7 fotografiado por un dispositivo de fototrampeo
 Dos años después del proceso legal que prohibió al estado de Oregón seguir matando lobos, su incipiente población  logró doblar el tamaño. Incluso, en el condado de Wallowa, dónde la mayoría de los conflictos entre el lobo y el ganado son registrados cada año, los casos de predación han disminuido hasta el 60% al verse los ganaderos y las agencias (el propio gobierno) sometidos al empleo de métodos de prevención no letales.
 Al mismo tiempo, en el vecino estado de Idaho, durante los dos últimos años, cazadores, tramperos y agentes estatales han matado más de 700 lobos. Sin embargo, ello no ha impedido que el número de ovejas y terneros predados por los lobos se incrementara en más del 75%. Por ejemplo, el número de ovejas muertas aumentó de 147 en 2011 a 337 en 2012. 
 Pero lo peor, es que no sólo se mostró inefectivo el matar lobos para reducir los casos de predación al ganado. Pues, la matanza de semejante número de lobos afectó muy negativamente al tamaño de su población; la cual, tal y como podéis comprobar en los siguientes gráficos ha sufrido una reducción notable.

Mortalidad del lobo en Idaho entre el 1 de abril de 2011 y el 31 de marzo de 2012
Mortalidad del lobo en Idaho entre el 1 de abril de 2012 y el 31 de marzo de 2013

 En los dos gráficos anteriores, se puede apreciar como ha disminuido la población de lobos a medida que ha aumentado la caza (verde) y el trampeo (rojo) de ejemplares. 

 En el gráfico siguiente podéis observar la tendencia de la población de lobos en los últimos 18 años y apreciar como la presión humana ha disminuido el número de ejemplares (y a pesar de ello, el número de casos de predación al ganado ha aumentado).

Evolución de la población de lobos en Idaho

 Estas tendencias reflejan exactamente lo que los biólogos y los expertos loberos han explicado a todo aquel que haya querido escuchar desde que el lobo se ha convertido en una de las primeras especies en ser protegidas por la legislación norteamericana hace ya más de 40 años: 

Centenarias técnicas no letales de manejo y prevención de daños tales como pastores, perros guardianes y adecuados vallados de malla electrificada reducen de modo sobresaliente la predación del ganado por carnívoros como los lobos.
 Queda demostrado el hecho de que cualquier tipo de matanza de lobos, expolio de camadas, reducción (control) de ejemplares produce la fragmentación de las manadas la cual incrementa las probabilidade de predación al ganado ya que, una vez el orden y la jerarquía de la manada son alterados (destruidos), la enseñanza de la caza de presas silvestres a los lobos más jóvenes desaparece y no deja otra solución a los lobos solitarios o a las manadas reducidas en efectivos que centrarse en las presas más fáciles de abatir (como el ganado libre y suelto en el campo). Más info al respecto en esta otra entrada del blog: AQUÍ.
 El lobo 0R7 sigue luchando por la supervivencia. El estado de California a pesar de ser el más poblado de los Estados Unidos, es el tercero más grande en extensión. Un debate sobre la gestión de la especie se ha abierto. Parece que el lobo ha encontrado la manera de volver a California después de su exterminio y ha sido el primer ejemplar avistado en el estado desde 1924. ¿Han cambiado las mentes y están los californianos esta vez listos para su protección?

La recuperación por parte del lobo de su histórica área de distribución requiere de disciplina y de la aceptación de que los animales, del mismo modo que nosotros mismos poseen el derecho de vivir aquí y ello no será siempre fácil.

 Historias como las del estado de Oregón contrastadas con otras como la de Idaho nos evidencian que existen varias vías a tomar pero sólo una para hacer las cosas bien. Es obvio que si en la península ibérica contásemos con un registro de datos tan bueno y disponible al público, así como una evaluación externa y continua de la gestión que realizan nuestras administraciones obtendríamos un gran número de publiaciones que nos señalarían los pasos a seguir para una correcta gestión. Desgraciadamente, qué lejos estamos de todo ello…

 

Después de deambular varios meses por el norte del estado de California, parece que el lobo 0R7 ha vuelto a Oregón. En esta ENLACE tenéis un artículo muy bonito sobre el viaje de dicho animal. Más información sobre el recorrido del lobo 0R7 en California: AQUÍ
Me he inspirado para escribir este artículo en una tribuna redactada por Amaroq Weiss.
He ampliado el párrafo relacionado con la tendencia de la población de lobos en Idaho gracias a los datos obtenidos en un artículo publicado por Ken Cole.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s